Diario del Derecho. Edición de 01/12/2021
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 24/10/2011
 
 

Un día cualquiera; por Francisco Balaguer Callejón, Catedrático de Derecho Constitucional

24/10/2011
Compartir: 

El día 21 de octubre de 2011, se ha publicado en el diario Público, un artículo de Francisco Balaguer, en el que el autor afirma que hay que convencerse realmente de que no hay ni debe haber nunca otra opción posible que la de la canalización de todos los conflictos mediante las vías democráticas establecidas en nuestro sistema. Trascribimos íntegramente dicho artículo.

UN DÍA CUALQUIERA

A diferencia de las guerras y de los actos violentos, la paz no estalla. No hace ruido, ni se manifiesta de manera estruendosa, salvo que alguien decida celebrarla de esa forma, con fuegos de artificio, cánticos o desfiles. No es complicado darse cuenta de que la paz es, en realidad, el fin de una anormalidad, de un desorden moral y cívico, de una monstruosa aberración por la que algunas personas se creen con el derecho a destrozar vidas ajenas. Una anormalidad que es el resultado de una posición ideológica insostenible, por la que se pretenden defender planteamientos legítimos que dejan de serlo en el momento mismo en que se recurre a la violencia. Esta paz que nos llega ahora es también de naturaleza silenciosa, porque tiene una parte de alegría y otra de tristeza, y quizás no haya que festejarla ni hacer de ella una bandera, pero es hermosa.

Es posible que hoy mismo comencemos a hablar ya de vencedores y vencidos, de la victoria de la convivencia y de la derrota definitiva del terrorismo. Seguramente habrá muchas palabras difíciles, sospechas, recelos y dudas sembradas más o menos interesadamente. También desconcierto, dificultad para cambiar un discurso asentado y para elaborar una nueva narrativa que se corresponda con el horizonte que se está abriendo ahora. Habrá que hacer muchas valoraciones: por ejemplo, acerca del momento elegido para hacer el anuncio, justo un mes antes de las elecciones. Sobre a quién beneficia y a quién perjudica electoralmente esta noticia. Y también valoraciones sobre las valoraciones que los distintos partidos realicen en estos días. Pero ayer, un día cualquiera, a las siete de la tarde, sin esperarlo nadie y a la vez ansiando que llegara, se declaró la paz.

Nada tenemos que agradecer, no ha sido un regalo ni una concesión generosa, ciertamente. Tampoco es posible, porque iría contra la lógica misma de lo que acaba de ocurrir, pretender una equidistancia entre los que han matado y sus víctimas. El comunicado de la banda terrorista puede tener muchos significados en el futuro, pero, en el día de hoy, su sentido profundo es el reconocimiento de un error y la voluntad de no volver a cometerlo. A partir de aquí se abren muchos escenarios posibles, que habrá que diseñar con paciencia y con esfuerzo, porque la lucha por la paz no acaba de terminar, sino que comienza ahora su fase decisiva. Un período en el que quizás podamos cerrar muchas heridas y reconocer, al mismo tiempo, que otras muchas quedarán abiertas para siempre y que tendremos que vivir con ellas, hasta que se agoten los últimos testimonios vitales de un período siniestro que nunca debió haber existido.

Pero días como este quedan para siempre en el corazón de las personas y de los pueblos. Son días para recordar a los que ya no están con nosotros, para derramar, quizás, unas cuantas o muchas lágrimas, para seguir caminando con el peso de un pasado que todavía está ahí y que tardará en desaparecer. Pero también para soñar con un futuro que estamos tocando con las manos. Con todas las cautelas que se le quieran poner, es difícil no sentir la emoción de un momento que tiene una dimensión histórica. Porque no podemos olvidar a las víctimas, pero tampoco podemos obviar el hecho de que no habrá ya nuevas víctimas. No podemos dejar a un lado el dolor, que se prolongará en el tiempo y que deberá seguir siendo una referencia inexcusable en el proceso que ahora se abre. Pero, al mismo tiempo, tendremos que reivindicar, con respeto y prudencia, la finalidad esencial que toda sociedad democrática debe perseguir: el fin de la violencia y la solución pacífica de los conflictos de cualquier naturaleza. Recordemos: todas las propuestas, incluidas aquellas que plantean proyectos en los que no creemos, son legítimas si se defienden con la palabra y sobre la base del respeto a los derechos y a la reglas del sistema democrático.

Es también el momento para pedir responsabilidad y sensibilidad a las personas que tienen que gestionar el nuevo escenario que se abrió ayer. Quizás no debieran olvidar que la paz es siempre frágil y que el proceso va a requerir mucha sabiduría para superar los obstáculos que puedan aparecer. Como también exigirá de una gran generosidad para no ceder a la tentación de hacer un uso partidista de las nuevas situaciones que se generen a partir de ahora. Ningún grupo debería tener nada que ganar individualmente, porque la paz sólo puede ser una conquista de toda la sociedad. No cabe otra alternativa posible si queremos que sea duradera y que permita el desarrollo de una nueva cultura política en la que la convivencia y el respeto se impongan sobre cualquier tipo de fundamentalismo. No se trata sólo de mantener las formas democráticas, sino de convencerse realmente de que no hay ni debe haber nunca otra opción posible que la de la canalización de todos los conflictos, por intensos que puedan ser, mediante las vías democráticas establecidas en nuestro sistema.

Casualmente estaba ayer en Bilbao, paseando por calles repletas de personas. No había nada parecido a fuegos artificiales o a un día festivo. Simplemente la normalidad de la gente que sale del trabajo o va al trabajo, que camina apresuradamente. Todo normal, como hubiéramos querido que fuera siempre y como esperamos que sea a partir de ahora.

Noticias Relacionadas

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Estimado profesor:
Siento disentir en una cosa que se deriva de estas preguntas: ¿quién ha declarado la paz? ¿qué impide que por los mismos motivos y razones otros disientan y sigan asesinando? ¿qué paz se ha declarado si no se ha pedido perdón?. Disiento, no hay declaración de paz, hay cese interesado de violencia que a su vez podrá cesar, volviendo la violencia, cuando interese a quien nunca creyó en la paz. A otros sólo les queda poner la nuca, ya vivían en paz y creían en ella.
Cordialmente
javier company
prof. tit. dcho adtivo. UPV

Escrito el 24/10/2011 23:26:18 por fcompan Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2021

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana