Diario del Derecho. Edición de 15/10/2021
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 23/07/2010
 
 

De la ilusión política a la desilusión; por Manuel Jiménez de Parga, Catedrático de Derecho Constitucional y ex presidente del Tribunal Constitucional

23/07/2010
Compartir: 

El día 22 de julio de 2010, se publicó en el diario El País, un artículo de Manuel Jiménez de Parga, en el cual el autor opina que la democracia, en la actual versión española, debe ser modificada. Trascribimos íntegramente dicho artículo.

DE LA ILUSIÓN POLÍTICA A LA DESILUSIÓN

En el año 1993 publiqué un libro con este título: La ilusión política. Como subtítulo figuraba la siguiente pregunta: ¿Hay que reinventar la democracia en España?. Lamentablemente lo que hace 17 años era una cuestión abierta se ha convertido en un imperativo. La democracia, en la actual versión española, debe ser modificada. El día 12 de julio miles de españoles demostraron, en las calles y plazas de nuestras ciudades, que defienden los grandes principios del ordenamiento constitucional. Sin embargo, y dentro del sistema bien establecido, las deficiencias se advierten en varios componentes del régimen político. La forma en que se lleva a cabo la representación política resulta insatisfactoria. He aquí lo primero que, a mi juicio, hay que modificar.

La Ley Electoral no facilita, sino que obstaculiza, tanto la labor del Gobierno como la tarea de la oposición. Unos partidos pequeños, pero bien instalados en determinadas zonas de España, condicionan las decisiones de los grandes partidos nacionales. Además, el sistema electoral de listas cerradas ha contribuido a la transformación de los partidos políticos hasta convertirlos en partidos de empleados. Lo importante para quienes militan en un partido es conseguir un buen puesto en las listas cerradas y confeccionadas por quienes imponen la disciplina en la organización. Igual que sucede en las empresas privadas, el empleado fiel tiene su premio. Han sido archivadas las viejas teorías sobre los diputados con ideas propias.

No es fácil decidirse por otra legislación electoral. En todas se registran defectos. La que ha funcionado en Alemania me parece la menos mala. Concede dos votos a cada elector: con uno de ellos se pronuncia a favor de un candidato de distrito pequeño, al que personalmente conoce o puede conocer; con el otro voto apoya la lista presentada por el partido de sus preferencias, en circunscripciones más extensas. La mitad de la asamblea resulta formada por diputados o senadores de virtudes y defectos conocidos, cercanos al votante, y la otra mitad se integra por representantes de partidos que contribuyen a dar más cohesión al correspondiente grupo.

Otra deficiencia de nuestro sistema parlamentario la encontramos en toda su trayectoria histórica, con fases más o menos penosas. Me refiero al presidencialismo encubierto que empezó a funcionar como tal en el mismo 1978, al promulgarse la Constitución. Adolfo Suárez fue el presidente, tanto en el seno del Gobierno como en las Cámaras parlamentarias. Hasta que su presidencialismo real no entró en crisis y dimitió, el régimen marchó olvidándose de los instrumentos y recursos del parlamentarismo clásico. Igual sucedió con Felipe González y con José María Aznar. Y está sucediendo con el presidente Rodríguez Zapatero. Las cuestiones de confianza y las mociones de censura quedan prácticamente eliminadas de las potestades del Parlamento. Lo que en la realidad existe es un presidencialismo encubierto.

Y sin pretensiones de una enumeración exhaustiva de los motivos para la desilusión, hemos de señalar la ineficacia normativa, en determinados lugares, del artículo 3.1 de nuestra Constitución: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.

Con una notable ignorancia de lo que es Cataluña y de lo que es el País Vasco, los políticos con poder se lanzaron, desde el inicio de la Transición, a reestructurar la organización territorial de España. Y se aprobó el Título VIII de la Constitución, dejando abiertas las puertas para que los independentistas amenazaran un día con utilizarlas. Se pecó de falta de conocimiento y de ingenuidad.

Ante el panorama de incógnitas que nos acucian, hay que reaccionar con los instrumentos que nos proporciona el texto constitucional. Debemos apostar por una democracia capaz de defenderse a sí misma. Y si el artículo 150.2 admite la posibilidad de que el Estado transfiera o delegue en las comunidades autónomas facultades correspondientes a materias de titularidad estatal, esa transferencia o delegación es susceptible de un recorrido en sentido inverso, o sea, recuperando el Estado las facultades que le son propias.

Y es competencia exclusiva del Estado, según el artículo 149.30 de la Constitución, dictar las normas básicas sobre la educación, regulada en el artículo 27, donde se precisa en su apartado 8 que “los poderes inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes”. Fue un error quitar importancia a la enseñanza que se impartiría en las distintas zonas de España. Salvo que el Estado asuma la inspección y homologación que le corresponde, la sociedad española estará integrada por ciudadanos a los que les dieron en las aulas escolares versiones distintas de la Historia de España, y en las que se sobrevaloraron los acontecimientos y los entornos territoriales próximos y se infravaloraron, o desconocieron, los sucesos y los monumentos históricos de otras regiones peninsulares. Y no se tendrá en cuenta lo que se proclamó el año 1812 en Cádiz: “El plan general de enseñanza será uniforme en todo el reino, debiendo explicarse la Constitución política de la Monarquía en todas las Universidades y establecimientos literarios, donde se enseñen las ciencias eclesiásticas y políticas”.

En esa enseñanza que debería ser uniforme en todas las zonas de España, hay que recordar la vigencia de unos principios que dan fundamento y razón de ser a las normas constitucionales concretas. Así lo afirmó el Tribunal Constitucional en su sentencia sobre la ley de partidos políticos.

Repito: la democracia debe ser capaz de defenderse a sí misma. Una interesante resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (Eike Erdel contra Alemania, 2007) ha estimado que son suficientes las sospechas de que alguien puede atentar contra el orden democrático -dudas, desconfianza y recelos de una Oficina Federal- para aplicar al sospechoso la dureza de la ley. Confiemos, pues, en que Batasuna no será allí amparada.

Son más las causas de la presente desilusión política. El pluralismo informativo no se consigue, los sindicatos fallan, los gastos de las campañas electorales resultan excesivos, desproporcionados, la corrupción nos invade. Se palpa por doquier una crisis de los valores, la globalización rompe el Estado nacional soberano.

Consideración especial tiene que darse a la corrupción en el ámbito de la ordenación del territorio, con calificaciones y recalificaciones urbanísticas para beneficio de quienes dominan los ayuntamientos. Se piden ahora leyes estatales para la regulación del suelo y de otros recursos y servicios esenciales, siguiendo una orientación contraria a la que tomó el Tribunal Constitucional en su Sentencia 61/1997, con el precedente de la 118/1996, una de las sentencias, aquélla, la más extensa de las habidas (272 páginas del tomo XVII de la publicación oficial), donde se afirmó que “la competencia en materia de urbanismo pertenece sustancialmente a las comunidades autónomas, sin que en este supuesto pueda el Estado invocar título competencial alguno que le permita determinar qué instrumentos de planeamiento han de formular los ayuntamientos”.

Las consecuencias de la marginación del Estado en materia de urbanismo están a la vista. El Estado tiene que recuperar la legislación supletoria que constitucionalmente le corresponde. La supletoriedad -hay que recordarlo- es una función del Ordenamiento estatal y esa función se cumple sin necesidad de habilitación de competencia de tipo alguno. Así lo establece el artículo 149.3 de la Constitución y así se deduce de la naturaleza y función del Ordenamiento estatal.

Este reforzamiento del Estado es necesario y urgente en una democracia avanzada, como pretende ser la española.

Hay que modificar, en suma, la manera democrática de acercarnos a los otros y a las cosas del entorno.

Noticias Relacionadas

  • La hora de los BRIC; por Antonio Estella, Catedrático Jean Monnet de la Universidad Carlos III de Madrid
    El día 23 de noviembre de 2011, se ha publicado en el Diario Público, un artículo de Antonio Estella, en el que el autor opina que cuanto más impliquemos a los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) en la gobernanza mundial, más democracia habrá en el planeta, porque serían muchos los beneficios que las economías de los países desarrollados obtendrían de esta medida. Trascribimos íntegramente el texto del artículo. 23/11/2011
  • Democracia y Ley; por Enrique López, Magistrado
    El día 22 de noviembre de 2011, se ha publicado en el Diario La Razón, un artículo de Enrique López, en el que el autor, opina que ha llegado el momento de recuperar y fortalecer el respeto y la independencia del Poder Judicial. Transcribimos íntegramente el texto del artículo. 22/11/2011
  • Un día cualquiera; por Francisco Balaguer Callejón, Catedrático de Derecho Constitucional
    El día 21 de octubre de 2011, se ha publicado en el diario Público, un artículo de Francisco Balaguer, en el que el autor afirma que hay que convencerse realmente de que no hay ni debe haber nunca otra opción posible que la de la canalización de todos los conflictos mediante las vías democráticas establecidas en nuestro sistema. Trascribimos íntegramente dicho artículo. 24/10/2011

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Tribunal Supremo: El TS ratifica la doctrina que se ha pronunciado en el sentido de que cabe presentar ante los tribunales de lo contencioso-administrativo documentación no aportada en vía de gestión tributaria
  2. Estudios y Comentarios: Encontronazos europeos; por José Luis Requero, magistrado
  3. Actualidad: El Congreso avala los cambios del Senado a la Ley del Acceso a la Abogacía y la Procuraduría
  4. Tribunal Supremo: Reitera el TS que un funcionario docente interino que ha sido cesado al terminar el curso escolar y readmitido al inicio de un nuevo curso no tiene derecho a percibir retribuciones por ese periodo
  5. Tribunal Supremo: La ampliación unilateral por parte del empresario del objeto de un contrato temporal por obra o servicio determinado ligado a una contrata mercantil, incorporando nuevos cometidos, convierte al contrato en indefinido
  6. Estudios y Comentarios: El Tribunal Constitucional, a Cádiz; por Gabriel Moreno González y Germán M. Teruel Lozano, profesores de Derecho Constitucional
  7. Actualidad: El AMB deberá pagar 15 millones a Agbar por incumplir el servicio de saneamiento
  8. Actualidad: El TS anula una condena por agresión sexual al considerar que debió permitirse analizar las redes sociales de la víctima
  9. Actualidad: Dos años de cárcel para una farmacéutica de Jaén y el pago de 300.000 euros por estafar al SAS con las recetas
  10. Actualidad: Delgado ensalza la labor de los fiscales especialistas en menores y destaca el trabajo en equipo, su "seña de identidad"

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2021

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana