Diario del Derecho. Edición de 01/12/2021
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 23/11/2011
 
 

La hora de los BRIC; por Antonio Estella, Catedrático Jean Monnet de la Universidad Carlos III de Madrid

23/11/2011
Compartir: 

El día 23 de noviembre de 2011, se ha publicado en el Diario Público, un artículo de Antonio Estella, en el que el autor opina que cuanto más impliquemos a los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) en la gobernanza mundial, más democracia habrá en el planeta, porque serían muchos los beneficios que las economías de los países desarrollados obtendrían de esta medida. Trascribimos íntegramente el texto del artículo.

LA HORA DE LOS BRIC

El debate europeo y español sobre la necesidad de aplicar medidas de estímulo económico para salir de la crisis está indisociablemente unido al de su financiación. ¿Quién pagará un nuevo plan de estímulo para que Europa se recupere? Por sí solos, ni Estados Unidos, ni Alemania ni Francia tienen hoy en día recursos suficientes como para ayudar. Un nuevo Plan Marshall solamente podría venir de los llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), y en particular del gigante amarillo, de China. Ello ha sido objeto de una especial atención en la última cumbre del G-20 celebrada en Cannes.

Según las estimaciones más recientes, los BRIC han ido acumulando a lo largo de los últimos años -pero específicamente desde que estalló la crisis económica- aproximadamente el 40% de las reservas mundiales de divisas (unos tres billones de dólares). China se lleva la parte del león: se estima que detenta un 30% de dichas reservas. La crisis económica tiene mucho que ver a la hora de explicar este fenómeno puesto que el dinero ya no llama a las puertas ni de Europa ni de Estados Unidos, y sí que lo está haciendo a las de los países emergentes. Pero otras causas explican también tal incremento del ahorro en esta parte del planeta, como la subida de los precios del petróleo y el gas natural (en general, los de las energías fósiles), la “guerra de divisas” entre el yuan y el dólar, y el extraordinario crecimiento económico que están experimentando estos países.

Algunos autores, como Griffith-Jones y Ocampo (2008), señalan, sin embargo, que los países emergentes están acumulando más reservas internacionales de lo que sería deseable para la estabilidad del sistema financiero internacional. Por ello, estos mismos autores proponen que el excedente de ahorro que los BRIC están acumulando debería emplearse para contribuir a la recuperación de las economías del llamado mundo desarrollado. Por ejemplo, los autores antes citados estiman que con emplear simplemente el 1% de los fondos soberanos con los que cuentan estos países, se podría generar una nueva herramienta de préstamo equivalente aproximadamente a 70.000 millones de dólares anuales, que se podría destinar a fines diversos.

En realidad Griffith-Jones y Ocampo se fijan en los fondos soberanos, que son solamente una porción de las reservas que los BRIC acumulan. Por tanto, estamos hablando, en la práctica, de muchos más recursos. En cualquier caso, sobre la base del ahorro acumulado por China y el resto de los BRIC, se podría articular una Facilidad Financiera Global que sirviera para estimular el crecimiento en los países desarrollados. Esta Facilidad Financiera Global se emplearía para activar los sectores más productivos de las economías de los países desarrollados, sobre todo aquellas actividades que propiciarían un crecimiento sostenible, equilibrado y respetuoso con el medio ambiente, como las energías alternativas, la investigación y el desarrollo, la educación, la sanidad, etc. La Facilidad podría articularse a través de algunas de las instituciones internacionales que ya existen, como por ejemplo el FMI, aunque probablemente, y teniendo en cuenta lo ranciamente conservadora que es esta institución, lo más apropiado sería que fuera independiente de ella. La facilidad podría ser gestionada, por ejemplo, a través de algún organismo multilateral mucho menos sesgado desde un punto de vista económico, como podría ser la ONU.

Son muchísimos los beneficios que las economías de los países desarrollados obtendrían de la aplicación de esta medida, pero sin duda alguna, las economías emergentes también se verían beneficiadas. En efecto, según los pronósticos de las instituciones que más de cerca analizan la evolución de los BRIC, estos países están actualmente sometidos, por un lado, al riesgo del sobrecalentamiento económico, y por otro, al riesgo de una caída abrupta en la demanda proveniente de los países desarrollados. Por tanto, la colaboración de los BRIC con los países desarrollados podría tener el efecto de enfriar de alguna manera las economías de aquellos, al mismo tiempo que se sostendría la demanda de los países desarrollados. Ambas trayectorias contribuirían decididamente a que el crecimiento del planeta fuera mucho más equilibrado. Además de todo ello, los mercados financieros internacionales verían reducidas las tensiones que padecen en estos momentos, lo que nos beneficiaría a todos, pero también a los BRIC, que no tendrían que preocuparse tanto por cubrir el riesgo de un nuevo cataclismo financiero, su inquietud fundamental en estos momentos.

Los detractores de medidas como las que se defienden aquí dicen que el establecimiento de una Facilidad Financiera Global financiada por los BRIC, y en particular por China, terminaría por alterar los equilibrios geo-políticos del mundo. Sin embargo, es evidente que esos equilibrios están ya alterados de manera irremediable desde hace algún tiempo. El mundo va a pasar, está pasando ya cada vez más por Beijing que por Nueva York o Bruselas. Ello nos plantea dilemas éticos y políticos de difícil solución: ¿una dictadura rescatando a algunas de las democracias más antiguas de la historia de la humanidad? Imagino que la respuesta a esa pregunta es que cuanto más impliquemos a países como China en la gobernanza mundial, más cerca estaremos de que la democracia se vaya abriendo camino en esa parte del planeta.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2021

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana