Diario del Derecho. Edición de 17/04/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 08/07/2003
 
 

SOBRE EL “APRESURAMIENTO” EN LA JUSTICIA CRIMINAL; por Manuel Cobo del Rosal, abogado y catedrático de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid

08/07/2003
Compartir: 

El día 8 de julio se publicó en el diario La Razón un artículo de Manuel Cobo del Rosal, en el cual, el autor expresa su opinión sobre la reciente normativa de los juicios rápidos. Transcribimos a continuación un resumen de dicho artículo.

SOBRE EL “APRESURAMIENTO” EN LA JUSTICIA CRIMINAL

En la Ley 38/2002 del 24 de octubre de 2002, se regulan los denominados “juicios rápidos” secuela del Pacto de Estado para la reforma de la justicia.

Respecto a esta regulación, Manuel Cobo del Rosal, considera que la justicia es la que debería ser razonablemente rápida, pero no los juicios. Estos, según el autor, deben ser serenos, reflexivos, detallados, minuciosos y bien motivados y, sobre todo, estudiados, pero nunca, acelerados.

Sobre el tema de la modificación o “reforma de la justicia” de cualquier orden, incluido el penal, se ha escrito mucho pero cree el autor que en vano.

Para él, las necesidades y carencias de la justicia en general, y en especial de la justicia penal, han venido dictadas en gran medida por fenómenos sociales ajenos a los poderes públicos, cuando no por resoluciones de órganos supranacionales, en ocasiones muy críticas con el sistema judicial español.

Recuerda el catedrático las censuras que se han producido por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos o de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas a la justicia española.

Una de las razones de descrédito de la Justicia que más ha calado en el medio social es la lentitud que le acompaña.

Pero, aún así, Manuel Cobo del Rosal considera que la justicia debe ser ante todo reflexión. Una justicia que, por apresuramiento, fácilmente pueda resultar irreflexiva y desmesurada, no es justicia.

Por lo anterior, el autor afirma que el juez debe huir de la improvisación fácil, meditar serenamente y que al mismo no debe faltarle el tiempo razonable y preciso para dictar sentencia.

Critica Manuel Cobo del Rosal que el prólogo de la Ley 38/2002 de 24 de octubre asegura la improvisación y la irreflexión y, además, que dicha Ley ha tenido una pésima acogida por parte de quienes deben aplicarla, como son los jueces.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana