Diario del Derecho. Edición de 13/09/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 19/08/2019
 
 

Indebida apropiación; por Santiago González-Varas, Catedrático de Derecho Administrativo

19/08/2019
Compartir: 

El día 19 de agosto de 2019, se ha publicado en el diario La Razón, un artículo de Santiago González-Varas, en el cual el autor dice que el descuido, por la opinión pública, al final puede llegar a influir incluso hasta en los propios procesos judiciales. La situación es tan grave que, como línea de futuro, creo que empieza a imponerse que el partido más votado gobierne.

Me preocupa, en la política, que funcione una indebida apropiación de ciertos valores, por ciertos colectivos, que sacan provecho individual de tal apropiación: el “ecologismo” o la defensa del medio ambiente, por ejemplo, termina identificándose con determinados partidos políticos, así como la defensa de la mujer, o incluso (y ya de antiguo) la defensa de la cultura y de las posiciones más intelectuales etc., cuando en realidad muchas veces estamos ante diferencias de estilos. El problema surge realmente cuando esta apropiación funciona, porque se traduce a la postre en votos, que es lo que importa. Ya no se trata de populismo o demagogia, se trata de un fenómeno algo más profundo. Fenómeno al que se une la tradicional menor atención, de otros partidos, por la ideologización, la cultura, lo intelectual y la opinión pública, etc.

Afecta esto incluso al vocablo “libertad”, en especial cuando se relaciona con el espíritu “progresista”, como lo corrobora, por ejemplo, el llamado “procés”: una vez que se consigue, más o menos, lo más elemental (poner ante la justicia a sus responsables) sobreviene entonces el “espíritu progresista” invocando una especie de indulgencia con tales personas que han delinquido, para dar una imagen más humana y libertaria. En este ejemplo, el progre se define como aquel que, debido a que otros antes han adoptado las posibles soluciones, él aprovecha para quedar como el más “humano” o más “sensible”, dirigiendo incluso misivas al Tribunal Supremo de absolución o incluso de posibles indultos. Como si, por cierto, no tuvieran el mismo derecho, a la indulgencia, otro tipo de delincuentes comunes cuyos hechos han tenido incluso una menor repercusión, sobre todo colectiva. El descuido, por la opinión pública, al final puede llegar a

influir incluso hasta en los propios procesos judiciales: siendo las leyes interpretables por esencia, al final los juzgadores (aunque son independientes y lo hacen lo mejor que pueden) terminan interpretando los tipos legales influenciados por este ambiente u opinión pública de la que uno no puede sustraerse aunque quiera. De hecho, es significativo cómo nadie se extraña de que un dirigente del PP pueda ir a prisión por haber cometido un delito (tan interpretable) como la prevaricación y que, en cambio, muchos se puedan extrañar de que pueda condenarse a un político de ERC o JpC que ha llegado a hacer algo tan grave e irreversible como intentar sustraer dolosamente a España de 32.108 km2, que es la extensión de nuestro territorio en Cataluña.

En los territorios donde no gobiernan partidos constitucionalistas existe una opinión pública densa. La clave no está en la reforma constitucional de competencias ni en nada parecido, pese a lo que dicen incluso eminentes juristas, a mi juicio algo descentrados. La clave está en lo que estoy contando, es decir, en lo ideológico y en las mentalidades y valoraciones de las cosas; y en estos territorios se respira un ambiente espeso, hasta el punto de que, si esto no se frena, PSOE, PP, Cs y Vox terminarán extinguiéndose en tales territorios, si es que no se han extinguido ya.

La situación es tan grave que, como línea de futuro, creo que empieza a imponerse que el partido más votado gobierne (actualmente PSOE). Ahora bien, para ello, el presupuesto o condición es que exista un férreo compromiso ex ante de lealtad a España y de que, gobierne la derecha o gobierne la izquierda, no se transija ni pacte jamás con partidos nacionalistas-separatistas. Como suelo decir, lo único que importa es la Hispanidad. Sobre esta hablaremos otro día.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

En estos momentos en los que nos estamos enterando por los EEUU de lo que ya sabíamos, como se segregó una parte del territorio español - ¿en ué queda esa manida unidad de la patria que no ha hecho mas que menguar a todo trapo desde 1808? - de la mano de Juan Carlos I al servicio de sus personales intereses de afianzarse en el trono que le dio el dictador es inevitable plantearse cual es el grado de criminalidad de la estupidez rampante cometida en Cataluña con ojos jurídicos, pero tabmién con osjos sociológicos y sobree todo con ojos de buena disposicion a recuperar una convivencia que nunca debió perderse, sobre todo sin olvidar a todos los que, arteramente, han tirado la piedra escondiendo la mano de la cizaña que sembraron durante años y todavia siguen.
Sin duda muchos presos comunes - ¿quiere decir eso que los catalanes no son presos comunes? - son víctimas de una sociedad injusta que les ha "forzado" a delinquir. La solucion no es meter más gente en la cárcel sino evitar que tenga nadie que llegar a ella con el sistema de expotacion salarial que viola la CE78 de la mano de falsos "liberales" y "progresistas". Pero no tengo el más mínimo sentimiento de indulgencia con los pujoles zaplanas, ratos, granados, empalmados y Cía S. A. que han llevado a la cárcel a tantos presos comunes ni a los autores de ERES y demás tropelías que siendor ladrones comunes reciben de premio trato VIP en las cárceles.
Los problemas políticos tienen souciones políticas, `pretender que tengan soluciones jurídics exigiría metr en la Cárcel a San Martín a Bolivar, a O'higgins, a Rizal etc., como sin duda se pretendió por la via jurídico-militar y fracasó. Podemos seguir repitiendo los errores, para eso somos humanos.

Escrito el 20/08/2019 4:11:08 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana