Diario del Derecho. Edición de 20/09/2018
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 17/09/2013
 
 

Maestro García de Enterría; por Santiago Muñoz Machado, Catedrático y miembro de la Real Academia Española

17/09/2013
Compartir: 

Escribo apresuradamente estas líneas, al filo de la medianoche del lunes 16 de septiembre, para añadir a la información objetiva y fiel que este periódico publica (acaso sea inevitablemente insuficiente dada la dimensión del personaje y la magnitud de su obra), una nota personal sobre la noticia de la muerte de don Eduardo García de Enterría, que ha desolado esta tarde al mundo del derecho.

La hemos recibido con asombro a pesar de que sus discípulos y amigos conocíamos su progresivo debilitamiento por razón de la edad. Pero hasta hace bien poco nunca se le había notado el paso de los años. Había aprendido a combatirlos manteniendo o incluso incrementando su actividad como intelectual y jurista. Nunca hubo pausas en la selección de nuevos proyectos, ni mermas en el entusiasmo que puso en su estudio. Era muy característico de su mentalidad ese ardor juvenil con el que siempre se enfrentó a las dificultades o a su trabajo ordinario y la fuerza con que defendió sus ideas. Si un jurista, para serlo, tiene que presentar de forma ordenada y razonable sus argumentos, ha de ofrecerlos, si además quiere ser un jurista de éxito, con convicción; ha de creérselos él mismo en primer lugar. Y en ese vigor radicó una de los mejores rasgos de su carácter.

Para varias generaciones de juristas el profesor García de Enterría, uno de los mejores del siglo XX sin duda posible, fue el maestro por antonomasia. Le llamábamos “maestro” no sólo quienes nos habíamos formado cerca de él y recibido sus enseñanzas directas, sino también juristas de toda España y Latinoamérica que habían aprendido el oficio de profesores o de abogados siguiendo su ejemplo. En el formidable ensayo de George Steiner Lessons of the Masters está explicado, evocando personajes históricos de grandísima influencia intelectual, de Sócrates a Jesús, de Virgilio a Dante, de Brahe a Kepler, de Husserl a Heidegger, que “la única licencia honrada y demostrable para enseñar es la que se posee en virtud del ejemplo” y que la instrucción “por medio de la palabra o la demostración ejemplar es evidentemente tan antigua como la humanidad”. Pero rara vez a lo largo de los siglos aparecen personajes cuyos escritos y método de trabajo se convierten en guías esenciales para generaciones enteras.

En el caso de Eduardo García de Enterría se hizo efectiva otra característica del magisterio que es aún más infrecuente que el buen ejemplo: la interacción con sus discípulos, la continua comunicación e intercambio de ideas que siempre enriqueció a aquellos pero que también sirvió para alimentar las propias posiciones personales del maestro. Él amó, sobre todas sus realizaciones como universitario, las revistas jurídicas que impulsó, que abrieron paso a ese debate continuo de ideas; o el seminario de los miércoles en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, donde esa relación e intercambio sirvieron de formación continua para muchos juristas, pero también a él para aprender al tiempo que enseñaba. La universidad fue la primera de sus vocaciones. Ocupó el sillón “U” de la Real Academia Española. En una ocasión en la que le pidieron que escribiera un breve artículo sobre letra “U”, lo dedicó a la Universidad y contó en unos párrafos apretados la historia de una institución antigua y esencial para el progreso de las sociedades, más fuerte que los hombres que se dedican de tiempo en tiempo a intentar arruinarla.

Hay más de cien catedráticos de universidad en España, y no sé qué número de profesores titulares, que tienen al profesor García de Enterría por maestro. Siguen sus enseñanzas, admiran sus obras, explican sus ideas y exponen en las universidades según las concepciones que él dejó establecidas en una obra desarrollada a lo largo de más de cincuenta años. Se extiende esta tarde sobre todos ellos, sobre todos nosotros, sus discípulos, un gran sentimiento de orfandad.

En mi caso particular siento el dolor añadido de no poder compartir con él las sesiones de trabajo en la Real Academia Española, donde me deja el enorme reto, como jurista, de continuar la obra compleja y especializada para la que él estuvo siempre tan dispuesto. Y me quedará también, sobre todo, el vacío inmenso que dejará su ausencia y su palabra.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Estudios y Comentarios: El viaje de Puigdemont; por Alfonso-Luis Calvo Caravaca, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad Carlos III y Javier Carrascosa González, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Murcia
  2. Tribunal Supremo: Procede el sometimiento a curatela en lugar de a tutela al no tener el declarado incapaz una limitación total para regir su patrimonio
  3. Tribunal Supremo: En un procedimiento civil no toda ocultación de un hecho que, de haber sido puesto en conocimiento del Juez, habría contribuido a la justicia de la resolución, puede considerarse como constitutiva del delito de estafa procesal
  4. Tribunal Supremo: La presentación de la papeleta de conciliación de un socio de una cooperativa después de haber reclamado en vía interna contra su expulsión carece de efectos suspensivos del plazo de caducidad de la acción impugnatoria
  5. Actualidad: Justicia revisa de urgencia la ley procesal para mejorar la protección de las mujeres víctimas de delitos
  6. Tribunal Supremo: No procede el reconocimiento de gran invalidez instado por un trabajador que antes de su alta en la SS ya necesitaba la ayuda de una tercera persona y cuya situación clínica se agravó con posterioridad
  7. Agenda: II Congreso Internacional sobre Derechos Humanos: Los derechos humanos y los objetivos de desarrollo sostenible
  8. Actualidad: El TC aclarará su doctrina sobre la competencia del TS para investigar la rebelión tras admitir el recurso de Gabriel y Boya
  9. Actualidad: El TS determina que las diputaciones vascas no deben indemnizar a las empresas por la devolución de las vacaciones fiscales
  10. Actualidad: Delgado creará un Observatorio para incluir la "perspectiva de género" en la carrera judicial

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2018

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana