Diario del Derecho. Edición de 04/12/2020
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 05/02/2010
 
 

Desayunos y democracia; por Santiago Cañamares Arribas, profesor titular de Derecho Eclesiástico de la Universidad Complutense y Secretario de la Revista General de Derecho Canónico y Eclesiástico del Estado del Iustel

05/02/2010
Compartir: 

El día 4 de febrero de 2010 se publicó, en el diario La Razón, un artículo de Santiago Cañamares Arribas en el cual el autor opina sobre el desayuno de oración celebrado en EEUU y su compatibilidad con la laicidad del Estado. Trascribimos íntegramente dicho artículo.

DESAYUNOS DE ORACIÓN Y ESTADO LAICO

En EE.UU. los miembros del Congreso organizan anualmente un desayuno de oración, auspiciado por una fundación cristiana. En él toman parte el Presidente de la Nación y un nutrido grupo de políticos y de personajes influyentes de la esfera nacional e internacional. Este año ha sido invitado Rodríguez Zapatero.

Allí este tipo de prácticas de significación religiosa se insertan en el marco de la normalidad democrática. Piénsese, por ejemplo, en el juramento de fidelidad a la bandera que incluye la referencia "una Nación ante Dios", el Día de Oración Nacional, Acción de Gracias o el propio lema nacional, "en Dios confiamos".

¿En qué medida resultan compatibles con la laicidad del Estado? La respuesta se ha decantado con el tiempo. Inicialmente, el Presidente Jefferson declinó promulgar el Día de acción de gracias, por considerarlo contrario a la neutralidad del Estado (Primera Enmienda). Sin embargo Washington, Adams y Madison no tuvieron reparos en su proclamación. Los últimos presidentes han continuado la tradición de referirse a Dios -hasta cuatro veces lo ha hecho Obama- en diversos actos públicos.

El propio Tribunal Supremo norteamericano ha ido admitiendo la constitucionalidad de estas prácticas, precisando, al tiempo, la noción de laicidad. Inicialmente la interpretó como rígida separación entre Estado/Iglesias. Posteriormente le atribuyó un significado “benevolente” frente a la religión. Esto explica que en 1983 declarara constitucional la costumbre de abrir las sesiones del Congreso de Nebraska con una oración. Entendió que formaba parte de las tradiciones sociales, de suerte que la invocación del auxilio espiritual por parte de un órgano público no entrañaba una violación de la laicidad. Se trata -decía- "de un reconocimiento tolerable de las creencias ampliamente compartidas por el pueblo de este país y no un paso decidido hacia el establecimiento de una iglesia oficial"

La asistencia del presidente Zapatero al desayuno de oración, tal vez sea circunstancia propicia para plantearnos si de la experiencia norteamericana se puede extraer alguna conclusión. Probablemente, lo más significativo sea redescubrir el sentido positivo de la laicidad, que no implica -por decirlo en palabras de un intérprete autorizado- "liberarnos de la religión, sino más bien hacernos oficialmente libres para su práctica". Lo cual puede ayudar también en el anunciado proceso de reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2020

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana