Diario del Derecho. Edición de 01/12/2020
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 23/06/2004
 
 

VIOLENCIA QUE NO ES DE GÉNERO; por Francisco Rodríguez Adrados, catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Real Academia Española

23/06/2004
Compartir: 

Ayer, 23 de junio, se publicó en el diario ABC un artículo de Francisco Rodríguez Adrados, en el cual, el autor comparte la opinión de la Real Academia Española de condenar la expresión “violencia de género” y recomendar “violencia doméstica” o “violencia de sexo”. Transcribimos un resumen de dicho artículo.

VIOLENCIA QUE NO ES DE GÉNERO

La Academia Española ha decidido condenar la expresión “violencia de género”. El autor, en este artículo, se adhiere a esa opinión pues considera que esto es una ofensiva contra el anglicismo.

Entiende que traduciendo el gender sexual por género no es ya que atribuyamos a nuestra palabra un significado que no tiene, sino que introducimos una grave confusión. “Masculino” y “femenino”, los dos géneros, no se refieren de por sí, ni mucho menos, al hombre o la mujer, el macho o la hembra. Son clasificaciones gramaticales muy complejas.

Y, en opinión de Francisco Rodríguez Adrados, la violencia la ejercen las personas y no entidades gramaticales como estas. Ciertamente, el género masculino y el femenino pueden indicar sexo: el niño y la niña, por ejemplo. Pero nada tienen que ver con el sexo, por ejemplo, la sandía y el melón. Y otras veces el género simplemente falta en muchas palabras, se marca con ayuda de la concordancia: hay el estudiante y la estudiante.

Y hay casos notorios de ambigüedad: el hombre es masculino, pero, según el contexto, puede significar el varón frente a la hembra o, contrariamente, subsumir a ambos: decimos los hombres, los derechos del hombre, el origen del hombre, el hombre es un ser racional, refiriéndonos a hombres y mujeres. Hay, por tanto, un uso neutro del masculino: algo no sólo heredado, sino económico, nos evita estar diciendo constantemente los funcionarios y las funcionarias.

Esta es la complicada situación, en español y en otras lenguas que han conservado los géneros gramaticales que se crearon en una cierta fase de las lenguas indoeuropeas.

Así, Francisco Rodríguez Adrados considera que es mejor no complicar el tema más aún con un género = sexo sacado del inglés, que ha perdido el género gramatical. Este es algo muy complejo: sólo el contexto aclara a qué sexo o no sexo o conjunto de sexos se refiere.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2020

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana