Diario del Derecho. Edición de 13/09/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 20/02/2019
 
 

Juristas y el Estado de derecho; por Franklin Hoet Linares, Presidente Global de la World Jurist Association

20/02/2019
Compartir: 

El día 20 de febrero de 2019 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de Franklin Hoet Linares en el cual el autor considera que la defensa del imperio de la ley, y el respeto de las libertades y la democracia demandan compromisos firmes, decididos y con responsabilidad de todos.

JURISTAS Y EL ESTADO DE DERECHO

Desde su creación en 1963, la World Jurist Association (WJA) ha trabajado constantemente por la paz y la justicia a través del imperio de la ley: Pax Orbis Ex Juris. Como organización no gubernamental con estatuto especial consultivo ante las Naciones Unidas, la WJA se destaca como un foro abierto en el que jueces, abogados, profesores y profesionales del derecho de más de 140 países trabajan y cooperan para fortalecer y promover el imperio de la ley y divulgar el principio de la paz a través del Derecho. Partimos del reconocimiento de la dignidad inherente a la familia humana, fundamentado en la libertad, la justicia y la paz mundial; tal y como lo establece el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, al igual que los estatutos de nuestra asociación.

La WJA fue incorporada en Estados Unidos, basada en el concepto original ideado por Sir Winston Churchill sobre: “Contribuir firmemente desde la sociedad civil para fortalecer el imperio de la ley”. Adicionalmente, el presidente de los Estados Unidos Dwight Eisenhower apoyó la creación del World Through Law Center, actualmente WJA, bajo la premisa: “El mundo no debe elegir entre la fuerza y la ley: si la civilización ha de sobrevivir, debe escoger la fuerza de la ley”.

Nuestra Asociación está integrada por 5 diferentes asociaciones mundiales de profesionales y un instituto de derechos humanos, fluye con la reconocida globalización, empoderando a las diferentes regiones del mundo. Una de las maneras en que trabajamos por la paz mundial es mediante la organización de conferencias y congresos bienales, para promover diferentes maneras de solventar situaciones emergentes. En los eventos principales durante los últimos cuatro años, nuestros miembros y especialistas de relevancia mundial se han reunido en Barcelona, Aruba, la ONU en Nueva York y Múnich, para analizar asuntos de actualidad, desde internet y la energía, hasta la 4.ª Revolución Industrial y los retos que estos imponen a la paz y a las libertades. No son temas meramente jurídicos, sino asuntos que ponen énfasis en la libertad y la justicia a nivel mundial.

Este XXVI Congreso celebra el 40 aniversario tanto de la Constitución Española como de la Conferencia de la WJA de Madrid de 1979, teniendo como tema central “Democracia, Constitución y Libertad”. Cerca de dos mil juristas e importantes personalidades internacionales participan en múltiples deliberaciones, concluyendo con la Declaración de Madrid, que con las conclusiones y recomendaciones será sometida a la ONU.

Vivimos tiempos de grandes retos, en un contexto de crisis de gobernabilidad mundial, no sólo en España, sino en muchos países alrededor del mundo, incluyendo el mío propio: Venezuela. La defensa del imperio de la ley, y el respeto de las libertades y la democracia demandan compromisos firmes, decididos y con responsabilidad de todos.

Nuestra ONG está dispuesta a apoyar los esfuerzos de cualquier organización destinados al restablecimiento de la paz, sin distinción de raza, afinidad religiosa, cultural o ideológica. Por esta razón, hemos asistido dos veces a Seúl, a apoyar la Declaración de la Paz y el Cese de la Guerra redactada en marzo de 2016 por la ONG Coreana World Peace Restauration of Light (HWPL), en la cual integro su Comité Legal Internacional. El acuerdo alcanzado está en vías de ser estudiado por la Secretaria General de la ONU con miras a alcanzar un tratado internacional. Grande fue nuestra alegría cuando el mismo día que estábamos visitando la zona desmilitarizada, las dos Coreas estaban firmando una declaración conjunta y un acuerdo militar en Piongyang. En marzo acompañaremos al próximo presidente de la WJA, doctor Javier Cremades, para conmemorar en Seúl el III aniversario dicha Declaración y discutir planes educativos pro paz.

Desde los inicios de nuestra Asociación hemos proclamado que los billones de dólares empleados en mantener la carrera de armas en guerras debieron ser utilizados en incrementar el estándar de vida, particularmente en los países en desarrollo, y en construir un sistema legal para el mundo; tratado por tratado, acuerdo por acuerdo, hasta que el tan urgido imperio de la ley a nivel global, sea lo suficientemente sólido para mantener la paz en el mundo.

Sin embargo, no podemos pecar de ingenuos. Sabemos que el escenario mundial está dominado por múltiples intereses y una vez finalizado el proceso de aprobación y ratificación de cualquier tratado, un problema no menos importante se mantendrá: la Gobernabilidad.

La gobernabilidad se refiere a las estructuras y procesos diseñados para asegurar las responsabilidades, transparencia y capacidad de respuesta, el imperio de la ley, estabilidad, equidad, inclusión, empoderamiento y la participación general. También representa las normas, valores y reglas de juego a través de las cuales los asuntos de carácter público se manejen de manera transparente, participativa, inclusiva y con capacidad de respuesta. En un sentido más amplio, la gobernabilidad se infiere de la cultura y del ambiente institucional en el que los ciudadanos y los diferentes actores interactúan y participan en los asuntos de carácter público, pues trasciende los organismos gubernamentales.

Actualmente, debido a la carencia de instituciones adecuadas y sólidas, existe una ausencia de gobernabilidad mundial efectiva, rápida y eficiente. El mundo necesita una autoridad que regule, entre otros casos, los crímenes de lesa humanidad, como los genocidios, corrupción, lavado de dinero internacional, financiamiento del terrorismo; desarme de armas nucleares y la aplicación ineficiente de prácticas ambientales para la sustentabilidad social. Mientras se mantengan situaciones como las descritas, sin consecuencias reales para los responsables de las violaciones, no se alcanzarán la justicia y la Paz. Es nuestro deber y parte de nuestro legado, como forjadores de soluciones pacíficas, trabajar para alcanzarla y transmitirla a las generaciones futuras.

Por eso la importancia de reconocer y estimular a quienes están trabajando en esta dirección, como nuestro homenajeado, Su Majestad Felipe VI, el primer Rey jurista del mundo, fiel representante de las nuevas generaciones de profesionales del derecho amantes de la paz, el Estado de Derecho, la justicia, la libertad y, por ende, la Democracia.

Comentarios - 2 Escribir comentario

#2

En relación con el comentario #1 (y respondo con todo respeto).
Si es imprescindible tener algunos conceptos claros y reflexionar, quizá es oportuno aclarar lo siguiente:
1.- De acuerdo con nuestro sistema constitucional, el Rey no es heredero de Franco y este no lo impuso a los españoles. La monarquía parlamentaria se fundamenta en la Constitución, obra del poder constituyente (el pueblo español).
2.- El carácter hereditario de la Jefatura del Estado no atenta contra la democracia. Nuestro sistema político es la monarquía parlamentaria por decisión constitucional. La monarquía parlamentaria responde a un sistema democrático en tanto que el poder ejecutivo descansa en un gobierno que cuenta con la confianza de las Cortes, cuyos miembros son elegidos en sufragio universal.
3.- Cuestión diferente es defender la necesidad u oportunidad de abrogar el sistema de monarquía parlamentaria. Esta opción es totalmente legítima y no puede negarse el debate. Pero el debate, para ser serio, debe partir de la realidad jurídico-política, y no de premisas interesadas.

Escrito el 21/02/2019 9:33:01 por CRONISTA0066 Responder Es ofensivo Me gusta (0)

#1

¡Por favor! Ser licenciado en derecho no convierte a una persona en jurista. Ser herdero del heredero de Franco, impuesto por él a todos los demás españoles, imposibilita para ser demócrata. Sobre todo si se pretende seguir con ese nombramiento con carácter hereditario.
Es imprescindible tener algunos conceptos claros.
Basta con reflexionar.

Escrito el 20/02/2019 17:55:37 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana