Diario del Derecho. Edición de 18/09/2020
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 30/03/2009
 
 

GUZMÁN BRITO, Alejandro: El Derecho como facultad en la Neoescolástica española del siglo XVI, Iustel, 280 Páginas, 2009

30/03/2009
Compartir: 

Iustel presenta, en su área editorial, la obra “El Derecho como facultad en la Neoescolástica española del siglo XVI” que reexamina la doctrina sobre el derecho-facultad de los cuatro neoescolásticos principales ­–Vitoria, Soto, Molina y Suárez–, complementada con algunas referencias a otros de la misma escuela.

Datos de la obra

Título: EL DERECHO COMO FACULTAD EN LA NEOESCOLÁSTICA ESPAÑOLA DEL SIGLO XVI Vínculo a libro editado en papel

Autor: ALEJANDRO GUZMÁN BRITO

ISBN: 978-84-9890-038-5

Colección: Biblioteca Jurídica Básica

Formato y acabado: 19 x 12,5 cms. - Rústica con solapas

Páginas: 280

PVP.: 25,00 euros (con IVA), 24,04 euros (sin IVA)

Código: 0709010

Área: Filosofía del Derecho

Novedad: Marzo 2009

Reseña sobre la obra

La idea de que la palabra “Derecho” (ius) pueda ser aplicada a las facultades parece haberse formado a fines de la Alta Edad Media entre algunos canonistas, pero no penetró en la Escolástica clásica ni en la Civilística medieval. En el siglo XIV, Guillermo de Ockham ya la conoce bien y la usa. Pero fue en el siglo XV cuando esa idea recibió una cierta atención teorética por el teólogo francés Iohannes de Gerson, quien la definió y explicó. Después, el teólogo alemán Conradus Summenhart comentó la definición de Gerson. Francisco de Vitoria, al momento de comentar la Summa Theologiae de Tomás de Aquino, en su parte sobre la justicia y al Derecho, se encontró ahí con el concepto tradicional de ius como lo justo objetivo, que él aceptó; mas, paralelamente, también acogió la noción de derecho como facultad o potestad, que halló en los escritos de Gerson y Summenhart, la asumió sin crítica en cuanto a constituir el género próximo de una de las acepciones de “Derecho” e incrustó la idea como general en la exposición tomista original, aunque cuanto a él interesaba, en realidad, era su aplicación al dominio. Domingo de Soto le siguió en esta última actitud, de definir el dominio como facultad, pero no en lo relativo a la definición general del Derecho como tal. Luis de Molina no sólo volvió a la postura vitoriana, sino que hizo del derecho-facultad el punto de partida de su sistema de la justicia conmutativa (o sea, del Derecho privado). Francisco Suárez no discutió la generalidad de la noción y la perfeccionó con recurso a la idea de “facultad moral”. De esta forma, merced a la adopción original que hizo Vitoria de la noción del derecho-facultad en escritos de los escolásticos medievales tardíos, ella se hizo patrimonio común de la Escolástica española del siglo XVI y del siguiente, en donde la encontró Grotius, cuya autoridad aseguró la difusión del concepto a través de toda la Escuela del Derecho Natura, clásico y postrero, de donde pasó a la Pandectística.

Más información:

Teléfono: 902 208 801

Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2020

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana