Diario del Derecho. Edición de 26/11/2021
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 19/10/2021
 
 

El juramento de la Princesa Leonor; por Luis María Cazorla Prieto, académico de Número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

19/10/2021
Compartir: 

El día 19 de octubre de 2021, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de Luis María Cazorla Prieto, en el cual el autor opina que estamos ante una opción de notables consecuencias políticas y electorales, más en concreto a la que conduce nuestro ordenamiento jurídico-constitucional aplicado en toda su extensión. Además no es ocioso recordar que con todo ello se entrevera la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea, que recae en España de julio a diciembre de 2023. He aquí una coincidencia de factores importantes que han de ser tenidos en cuenta en el panorama político de España a medio plazo.

La Constitución de 1978, bajo cuya vigencia España ha disfrutado del más prolongado período de desarrollo político, económico y social en nuestra historia reciente, contiene, junto al armazón institucional del Estado, una cuajada carta de derechos y obligaciones. Entre estos últimos, su artículo 61 consagra la obligación del Príncipe heredero o de la Princesa heredera de jurar en una sesión de los Plenos del Congreso de los Diputados y del Senado reunidos en Cortes Generales “guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas así como el de fidelidad al Rey” cuando alcance la mayoría de edad, es decir, cuando cumpla dieciocho años. A este juramento, por tanto, está obligada la Princesa heredera doña Leonor de Borbón y Ortiz cuando en el no tan lejano 31 de octubre de 2023 llegue a esa edad.

Pero este precepto constitucional necesita un desarrollo complementario para hacer su contenido factible. El juramento del entonces Príncipe heredero don Felipe de Borbón y Grecia, que tuvo lugar el 30 de marzo de 1986, justo el día en el que tuvo dieciocho años, constituye un importante y valioso precedente, que, por las características y elementos que lo conformaron, propició el nacimiento en términos jurídicos de una auténtica costumbre constitucional y parlamentaria, que vino a cubrir el vacío normativo existente en esta materia, dado el entonces y todavía hoy carente Reglamento de las Cortes Generales que anuncia la Constitución.

A la vista de ello, la Princesa Leonor tendrá que proceder a un solo juramento sin perjuicio de que este contenga las dos vertientes que el artículo 61 reclama, tal como se hizo con motivo del juramento del ayer Príncipe heredero y en la actualidad Felipe VI. Estas dos vertientes son, como he apuntado líneas atrás, la de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas, por un lado, y, por otro, la de fidelidad al Rey. Se trata de un solo juramento, porque ambas vertientes comparten una estrecha conexión material y funcional y la afectante a la fidelidad al Rey es un firme y solemne compromiso que la Princesa heredera deberá contraer ante las Cortes Generales con respecto a quien ya ha jurado dos veces fidelidad a la Constitución, primero en la condición de Príncipe heredero y años después en la de Rey.

Es importante no pasar por alto que la preparación y desarrollo del acto de juramento tiene carácter complejo desde el punto de vista orgánico, al tener que intervenir en todo ello la Corona a través de la Casa del Rey, las Cortes Generales y el Gobierno. Desde el punto de vista sustantivo es señaladamente parlamentario a la luz del papel muy predominante que las Cortes Generales desempeñan por tajante mandato de la Constitución. A su vez, en la relación que se traba con el juramento que nos ocupa serán exclusivamente partes la Princesa heredera y los Plenos del Congreso de los Diputados y del Senado reunidos en Cortes Generales. La primera emitiendo un acto personalísimo y la institución parlamentaria en calidad de receptora, que, sin tener que formular declaración alguna, lo acreditará por sus medios reglamentarios, es decir, por el acta correspondiente y el debido Diario de Sesiones. En puridad no son parte en esta relación ni el Rey, que no emite ningún acto en sentido estricto, ni el presidente del Gobierno, que nada tiene que refrendar al no mediar acto del monarca, sin perjuicio del descollante tratamiento protocolario que pueda corresponder a uno y a otro. Tampoco quien presida el Congreso de los Diputados, que, según dispone la Constitución, lo hará también en las sesiones de los Plenos de esta Cámara y del Senado reunidos en Cortes Generales, tiene que refrendar, habida cuenta, entre otras razones, de que el juramento no se encuentra entre los actos tasados constitucionalmente en los que es preciso que lo haga.

Es crucial subrayar el profundo sentido político y jurídico del juramento de quien está llamada a ocupar en el futuro la Jefatura del Estado, sentido que va mucho más allá del mero simbolismo o de la escenificación con pompa y solemnidad. Entraña el cumplimiento de una obligación impuesta por un artículo, el 61.2, de una Constitución de profundo sentido normativo y vinculante; de ahí sus trascendentales efectos jurídicos. Su sentido político no es menos crucial. Con él se reforzará la legitimidad que la Princesa heredera tiene ya por virtud del régimen de sucesión automática que la Constitución establece, algo que de esta manera vendrá a añadirse a la dinástica también anclada en nuestro texto constitucional. Gracias al juramento constará y quedará plasmado con la máxima publicidad la adhesión de la Princesa heredera a los valores y la configuración institucional consagrados en nuestra Carta Magna, ante, entre otros extremos, la posibilidad de que, aun antes de ser proclamada Reina, pueda desarrollar funciones públicas, muy a pesar de que el estatus del Príncipe heredero y de la Princesa heredera está tan parcamente definido en la Constitución.

Desde el punto de vista temporal, fuertes razones políticas y jurídicas, a las que se suma el poderoso precedente del juramento del entonces Príncipe heredero y en la actualidad Felipe VI, abonan que el de la hoy heredera de la Corona sea el mismo día en el que alcance la mayoría de edad, esto es, el 31 de octubre de 2023, como he apuntado ya.

Pero, como las últimas elecciones generales se celebraron el 10 de noviembre de 2019 y, de no producirse la disolución anticipada, el mandato de las actuales Cámaras concluirá el 10 de noviembre de 2023, la fecha del juramento de la Princesa heredera podría quedar inmersa en pleno período electoral. Ante tal situación y como el acto, por sólidos fundamentos jurídicos y políticos, debe tener lugar de manera ineludible en una sesión conjunta de los plenos del Congreso de los Diputados y del Senado reunidos en Cortes Generales y no ante una hipotética e inexistente jurídicamente Diputación Permanente de las Cortes Generales, el presidente del Gobierno podría hacer uso de su facultad de disolver las Cámaras para que el juramento se llevara a cabo ante la nueva legislatura nacida de las urnas, o no hacer uso de ella y que, en consecuencia, el mandato de las actuales se prolongara hasta su término constitucional máximo, esto es, hasta el 10 de noviembre. En este último supuesto, el juramento de la Princesa Leonor se celebraría ante unas Cámaras que estarían dando los últimos estertores de su muy larga vida política.

Como se desprende de lo anterior, estamos ante una opción de notables consecuencias políticas y electorales más en concreto a la que conduce nuestro ordenamiento jurídico-constitucional aplicado en toda su extensión. Además, por la influencia que podría tener, no es ocioso recordar que con todo ello se entrevera la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea, que recae en España desde el 1 de julio al 31 de diciembre de 2023.

He aquí una coincidencia de factores importantes que, sin duda, han de ser tenidos muy en cuenta en el panorama político de España a medio plazo.

Comentarios - 2 Escribir comentario

#2

Con todo el respeto que merece esta constitución franquista, no podemos olvidar que se trata de una constitución con la que se nos prometió el tr
ansito a la democracia y éste tránsito no se ha producido. Segujimos viviendo bajo un régimen en el que los ciudadanos tenemos PROHIBIDO elegir al Jefe del Estado.
Sin eso no hay democracia, bien entendido que habiendo SÓLO eso tampoco hay democracia.
Puede haber un régimen parlamentario, bien entendio que habiendo SÓLO eso tampoco hay democracia.
Para que haya democracia se necesita que los ciudadanos ELIJAMOS al Jefe del Estado y que además ELIJAMOS a nuestros representante en el Parlamento, bien entendio que habiendo SÓLO eso tampoco hay democracia.
Dicho así parece que es difícil que se cumplan todos los requjisitos para que haya democracia, pero no es así.

Para que haya democracia SÓLO SE NECESITA UN SOLO REQUISITO que el art. 14 CE 78 SEA VERDAD; como no lo es, todos los que estén a favor que que la transicion a la democracia no llegue NUNCA pueden seguir empeñados en vestirla de seda, pero DICTABALANDA se queda.

Escrito el 19/10/2021 15:31:58 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

#1

Con todo el respeto que merece esta constitución franquista, no poidmeos olvidar que se trata de una conistitución con la que se nos prometió el transito a la democracia y que ésta sólo existe cuando sea verdad (sin letra pe

Escrito el 19/10/2021 15:22:08 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Estudios y Comentarios: Limpieza poblacional; por Alejandro Nieto, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas
  2. Tribunal Supremo: El TS anula una sentencia que fue dictada limitando el derecho del acusado a la última palabra, ordenando la repetición del juicio ante un nuevo Tribunal
  3. Actualidad: Araceli Mangas Martín, galardonada con el XXVII Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio
  4. Tribunal Supremo: El TS reitera que el hecho de que un copropietario no haya manifestado su discrepancia en el plazo de treinta días siguientes a la notificación del acuerdo adoptado en la junta de propietarios, no le impide accionar contra el mismo
  5. Tribunal Supremo: Cuando en la liquidación del régimen de gananciales ninguno de los cónyuges desea la adjudicación de la vivienda familiar, por no poder hacer frente a la compensación en metálico a la otra parte, procede su venta en pública subasta
  6. Estudios y Comentarios: Falsos culpables; por Javier Gómez de Liaño, abogado
  7. Actualidad: El Supremo confirma la condena de seis años y medio de prisión del juez Alba por confabular contra Victoria Rosell
  8. AN, TSJ, AAPP: El despido de una embarazada es nulo, pero no existe vulneración del derecho fundamental a la prohibición de discriminación por razón de género, si la empresa prueba el desconocimiento del embarazo
  9. Actualidad: El Gobierno de Aragón impulsa una aplicación informática para apoyar a los profesionales de la justicia gratuita
  10. Actualidad: La Audiencia Nacional acuerda abrir juicio oral a Josu Ternera por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2021

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana