Diario del Derecho. Edición de 17/05/2022
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 04/05/2020
 
 

El estado de alarma no puede seguir; por Daniel Berzosa, profesor de Derecho Constitucional

04/05/2020
Compartir: 

El día 4 de mayo de 2020 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de Daniel Berzosa en el cual el autor considera que política y constitucionalmente se debe operar ya con la legalidad ordinaria.

EL ESTADO DE ALARMA NO PUEDE SEGUIR

Por un lado, ya, desde la penúltima comparecencia del presidente del Gobierno y los anuncios que manifestó en ella, el estado de alarma no tiene base constitucional, ni legal, ni, por tanto, política para mantenerse. La Constitución (artículo 116) solo establece el procedimiento para declarar y, en su caso, alargar la duración de los estados excepcionales; pero el alcance concreto de su contenido y su justificación respectiva se recogen en la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio. Y, para que cualquiera de ellos (por tanto, también el estado de alarma) pueda decretarse -con más motivo, prorrogarse-, según su artículo primero, apartado uno, es imprescindible lo siguiente: “Procederá la declaración de los estados de alarma, excepción o sitio cuando circunstancias extraordinarias hiciesen imposible el mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las Autoridades competentes”.

El hecho de que se ha iniciado la liberación de la reclusión general de la población, impuesta -anómalamente; pero esta es otra cuestión- al amparo del estado de alarma declarado el 14 de marzo y con vigencia, prorrogada sucesivamente, hasta el próximo 9 de mayo, evidencia aún más si cabe que el problema del coronavirus, que es solo sanitario -y así se ha sostenido desde el principio por el Gobierno y la mayoría parlamentaria que lo ha apoyado hasta ahora, e incluso se ha usado para defender que solo hemos estado en un estado de alarma y no de excepción durante 56 días-, es asumible, gestionable con las competencias de que disponen los poderes públicos de forma ordinaria (“mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las Autoridades competentes”, en el lenguaje de la ley).

Por tanto, política y constitucionalmente se debe operar ya con la legalidad ordinaria, cuyo marco parte de la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. Desde aquí, las “autoridades sanitarias competentes” (central, autonómicas, provinciales y municipales) pueden “adoptar medidas de reconocimiento, tratamiento, hospitalización o control cuando se aprecien indicios racionales que permitan suponer la existencia de peligro para la salud de la población debido a la situación sanitaria concreta de una persona o grupo de personas o por las condiciones sanitarias en que se desarrolle una actividad” (artículo 2) y hasta “las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible” (artículo 3).

Medidas, claro es, que han de adoptarse en perfecta coordinación de todos los entes involucrados, cada uno en el ámbito de sus respectivas competencias, y que tampoco se pueden tomar a discreción, esto es, sin discriminar los casos con base racional (por ejemplo, realización de test masivos). Y, por supuesto, dichos poderes públicos deberán ponderar con sumo cuidado el alcance de dichas medidas y su justificación en caso de incidencia en los derechos fundamentales, que no pueden ser en ningún caso suspendidos, ni deliberadamente lesionados.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Es verdad, ya sólo mueren 160 personas/dia. Además, quizá, muchos serán parados y los otros pobres o jubilados. Y aún si no lo son ¿desde cuando la muerte de una persona puede poner en peligro los negocios?
Toda la vida ha sido al revés, la muerte de muchas persona, ¡nada mejor que una guerra!, ha sido la causa de muchos y muy lucrativos negocios.
Este Estado de Alarma es elfruto de un gobierno que dice ser ecologista y va contra las leyes ecológicas; la superviviencia del más fuerte.
Y el capita siempre ha sido maás fuerte que el trabajador o el jubilado ¡sobre todo si,además, está enfermo!
Como dice el autor ", por supuesto, dichos poderes públicos deberán ponderar con sumo cuidado el alcance de dichas medidas y su justificación en caso de incidencia en los derechos fundamentales, que no pueden ser en ningún caso suspendidos, ni deliberadamente lesionados" y todo para evitar que muera cada día sólo160 personas ¡venga ya!. A ponderar, que eso es lo que no sabe hacer el gobierno!

Escrito el 04/05/2020 17:26:37 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2022

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana