Diario del Derecho. Edición de 20/02/2020
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 15/01/2020
 
 

Una mina sin carga explosiva; por Rafael Navarro-Valls, Catedrático y académico

15/01/2020
Compartir: 

El día 15 de enero de 2020 se ha publicado, en el diario El Mundo, un artículo de Rafael Navarro-Valls en el cual el autor opina que es simplista que se acuse al cardenal Sarah y a Benedicto XVI de un supuesto intento de frenar los aires reformistas de un Papa que, en el asunto del celibato, forma con ambos un equipo compacto.

UNA MINA SIN CARGA EXPLOSIVA

Ciertamente “la verdad surge más rápidamente del error que de la confusión”. El episodio entre el cardenal Robert Sarah y Benedicto XVI acerca de la coautoría de un libro ha transitado del malentendido a la confusión. De modo que la verdad pasa a ser manipulación de terceros y la realidad, un espejismo. Un episodio de Netflix en vivo. Los que hemos coordinado libros somos conscientes de las interpretaciones diversas que, a veces, surgen de lo más o menos convenido verbalmente en el inicio.

Desde quién ponemos primero en el título a si un autor es simplemente un colaborador o si el título ha de ser tal o cual, la personalidad de los autores y la trascendencia del tema tratado, son ingredientes que agravan el barullo. De modo que un simple malentendido se convierte en escándalo mundial. Eso ha pasado con el libro Des profondeurs de nos coeurs (Desde lo profundo de nuestros corazones) que se publica hoy y del que Le Figaro acaba de hacer públicos algunos párrafos. La raíz de la confusión estriba en que algunos han distorsionado los argumentos y otros han malinterpretado los motivos y se ha puesto en cuestión la sinceridad. Un lío.

El asunto se convierte en explosivo, ya que en el trasfondo está el celibato sacerdotal, uno de los temas centrales del libro. Lo cierto es que desde hace mucho es un asunto delicado. En el Concilio Vaticano II, Pablo VI se reservó el tema. Probablemente no quería dejar una imagen polémica del concilio, donde había una concordia en casi todo lo tratado. Con todo, el documento sobre el sacerdocio, uno de los últimos, dedica el punto 16 al celibato, haciendo una defensa del mismo. Algo más tarde, en 1967, Pablo VI ratificó esta postura con una encíclica, Sacerdotalis clibatus. Sus sucesores la mantuvieron. No obstante, ha seguido y sigue habiendo disparidad de posturas. El libro mencionado adopta la posición más común, lo cual no es hoy una excepción. Este simple hecho ha desencadenado una tormenta.

Para calmarla, conviene bajar al mundo de la realidad. Los hechos son estos: 1.- Sarah pide a Benedicto XVI un texto sobre el celibato sacerdotal. 2.- Éste acepta, pero bajando la densidad teológica del mismo, dada su actual estado de salud. 3.- Inicialmente estaba previsto que ambos aparecieran en portada. 4.- El intento externo de confundir, convirtiendo la colaboración entre autores en una supuesta presión sobre el Papa Francisco acerca del futuro del celibato sacerdotal inicia la confusión, que se acentúa cuando se niega incluso la autoría de la colaboración del Papa emérito. 5.- Para poner fin a rumores malintencionados, Benedicto XVI decide que, en las futuras ediciones, se retire su nombre de portada y su firma de las conclusiones. Benedicto XVI pasa de “coautor” a simple “colaborador”. 6.- El Papa emérito se ratifica en la autoría del texto entregado a Sarah, que se mantendrá tal cual en esta edición y en las próximas. 7.- El cardenal Sarah acepta las nuevas condiciones.

Sea cual sea lo exactamente convenido, es evidente que el cardenal pensó que era justo mencionar a Benedicto XVI como coautor -algo que, en estos tiempos en que salen a la luz tantos plagios, en mi opinión, le honra-. Pero en la secretaría personal de Benedicto XVI le pidieron, de su parte, que no lo hiciera. Y no lo ha hecho. El motivo es claro: no quiere dejar ni la más mínima impresión de interferencia en la labor del actual Papa. El desenlace es que Des profondeurs de nos coeurs ha tenido -desde luego sin intención alguna por los autores- una publicidad increíble, que permitirá que su lectura masiva ilumine algo más las inteligencias -sin ahogarla con las pasiones- sobre un asunto interesante de la teología católica: el celibato. Un tema sobre el cual el propio Papa Francisco dijo en enero de 2019: “Preferiría morir antes que cambiar la ley del celibato sacerdotal”. Es simplista que se acuse al cardenal Sarah y a Benedicto XVI de un supuesto intento de frenar los aires reformistas de un Papa que, en este asunto, forma con ambos un equipo compacto. El episodio se asemeja a una mina sin carga.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2020

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana