Diario del Derecho. Edición de 16/08/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 13/08/2019
 
 

La vida buena; por Segismundo Álvarez Royo-Villanova, Jurista

13/08/2019
Compartir: 

El día 13 de agosto de 2019, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de Segismundo Álvarez Royo-Villanova, en el cual el autor dice que para ser una sociedad sólida debemos ser capaces de defender nuestra visión de la vida buena en cada aspecto de la política y del Derecho, desde la razón pero sin necesidad de ocultar sus raíces religiosas, admitiendo por supuesto la crítica y buscando los puntos comunes y el compromiso.

Quizás debería haber titulado este artículo “la buena vida”, que remite al disfrute y -en términos filosóficos- al hedonismo, tan adecuado a esta época veraniega. La “vida buena”, en cambio, nos habla de ética, de responsabilidad y de Aristóteles, que sostenía que la felicidad no se alcanza con la acumulación de placeres sino con una vida virtuosa.

Hoy no conviene hablar de virtud. Primero, porque se pueden vender buenos vinos, cruceros o casas a cuenta -o con el cuento- de la buena vida, pero no hablando de moral. Además, porque casi todos los filósofos rechazan hoy esta discusión. El pensamiento ilustrado tuvo el enorme mérito de reconocer la dignidad de la persona y los derechos humanos como centro de la teoría política y del Derecho, pero negó el debate moral. Los utilitaristas, porque no hay otro criterio de justicia o bondad que la utilidad máxima del mayor número; los kantianos, porque no hay más norma moral que la que cada uno se impone, con el único límite del respeto a los demás. En consecuencia la moral y la virtud, como la religión, deberían limitarse al ámbito privado.

Pero suprimir ese debate no es posible: las personas buscamos siempre patrones causales en la realidad pues necesitamos saber el por qué y para qué de las cosas y también -y sobre todo- de nuestra vida, lo que solo se responde desde la ética. Tampoco se puede recluir esa cuestión al ámbito privado, porque como explica Harari en “Sapiens”, la colaboración en grupos humanos amplios solo es posible gracias al lenguaje y a los mitos y relatos comunes. Si dejamos fuera del relato los aspectos éticos, el vacío que dejan será ocupado por otros, expresos u ocultos. El discurso que de hecho hoy domina es el que entiende que el mercado responde todas las cuestiones que antes decidía la moral. Todo -los bienes, el trabajo, el medio ambiente- tiene un precio, que el mercado fija de la manera más eficiente. Pero esto no convence a todos: basta seguir los debates sobre cuestiones como la gestación subrogada o leer a Michael Sandel, reciente Premio Princesa de Asturias, para quien someter determinados bienes al mercado puede corromperlos y degradar las relaciones sociales en su conjunto. La crisis financiera, la creciente desigualdad y la desconfianza de los mercados son también síntomas de la insuficiencia de esta teoría.

La renuncia al debate racional sobre lo ético es, además, peligrosa: entroniza la subjetividad, pues nadie podría ya discutir lo que yo pienso/siento. Haidt y Lukianoff alertan de que la universidad ya no pretende enseñar a pensar y a debatir, pues prioriza que sus alumnos estén protegidos de lo que pueda ofenderles, habilitando “espacios seguros” y censurando debates. Si cada grupo religioso o ideológico no está obligado a defender racionalmente su postura y puede denunciar cualquier ofensa real o imaginada, se fragmenta la sociedad y se alimentan los movimientos radicales e identitarios, tan ligados a la emoción. Por ejemplo, es frecuente escuchar que no se puede ignorar el sentimiento independentista de muchas personas; pero lo que habría que discutir no es qué sienten ni cuántos son, sino si esa independencia es moralmente valiosa. ¿Va a favorecer la solidaridad o la exclusión? ¿Nos dará más libertad? Asuntos como la eutanasia, la inmigración o las políticas educativas y o familiares también deben ser tratados desde la moral, lo que implica preguntarse sobre los objetivos de la vida, las fronteras o la educación. Como se ha dicho: “Es absurdo pedir que las personas no aporten su moralidad personal a los debates sobre políticas públicas. Las leyes son por definición una codificación de moralidad, en gran parte fundada en la tradición judeo-cristiana”. La cita -algunos se sorprenderán- es de Obama.

El desprestigio de la política tiene mucho que ver con este alejamiento de la moral, porque tras las etiquetas de progresistas, liberales o conservadores adivinamos el vacío de razones éticas. Para ser una sociedad sólida y cohesionada debemos ser capaces de defender nuestra visión de la vida buena en cada aspecto de la política y del Derecho, desde la razón pero sin necesidad de ocultar sus raíces religiosas, admitiendo por supuesto la crítica y buscando los puntos comunes y el compromiso. Y debemos exigir a los políticos que hagan lo mismo.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

La ética tiene fundamentos filosóficos; la moral es una mera costumbre - ¡las hay bien inmundas! - convertida en ley. Las de raíz religiosa aún son menos éticas: son el presunto mandato de un presunto dios, según dicen sus presuntos oráculos, mandato en el que creen sus presuntos fieles, en cuya presunta virtud - el poder divino de poseer la verdad única - se impone a propios y extraños - a sangre y fuego - crean o no en en el dios, en sus oráculos o en el mensaje mismo. Es el epítome de la falta de ética, por serlo del atropello a la libertad de razonamiento individual.
Sn gente que se levantan todas las mañanas con el único objetivo de sentirse agredidos por las opiniones o comportamientos racionales cuya represión quieren ejercer desnaturalizando la ley - lo que hay que hacer es recordarles el art. 7.1 CC: el derecho debe ejercerse de buena fe.
Quédese cada uno con sus creencias; ¿acaso hay que meter en la carcel a los terraplanistas?, y déjennos burlarnos de los que veneran plumas de angeles, glotis de santos, restos de prepucios de circuncisos o telas que un día tocaron el cuerpo ¿qué parte? de un presunto santo o santa.Es lo más piadoso que podemos hacer con ellos.
Tras financiar instituciones docentes con dinero público cuyo ideario es antidemocrático, ¿qué otra cosa podemos esperar? Si la ética es una opción frente a esas enseñanzas, además de educa en esas "morales" se priva a esos escolares de educarlos en la ética racional que enseña a respetar la libertad ajena. Y eso es muy gravé. Educa en el totalitarismo.

Escrito el 14/08/2019 10:59:19 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana