Diario del Derecho. Edición de 05/12/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 24/06/2019
 
 

La clave es la intimidación; por Esteban Mestre, Catedrático de Derecho penal

24/06/2019
Compartir: 

El día 22 de junio de 2019 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de Esteban Mestre en el cual el autor opina sobre la sentencia de “la Manada”.

LA CLAVE ES LA INTIMIDACIÓN

Nunca me gustó la resolución del caso conocido como “la Manada”. Desde una perspectiva de Justicia material, y pese a la entidad objetiva de las penas impuestas, la atención y tutela jurídica ofrecidas a la víctima de un ataque tan demoledor para su libertad sexual, el cuerpo, la mente y la dignidad, me parecieron siempre desproporcionadamente insuficientes.

Y, valorando la realidad de los hechos, aún no entiendo qué análisis subyace al razonamiento que manifestaba que, encontrándose la víctima “en esta situación, en el lugar recóndito y angosto descrito, con una sola salida, rodeada por cinco varones, de edades superiores y fuerte complexión, la denunciante se sintió impresionada”.

Existen muchos otros verbos más descriptivos de la situación de terror, desesperación y angustia que debió vivir la chica de 18 años víctima del ataque, pero mi discrepancia con aquella sentencia radicaba en criterios técnicos. En primer término, la lectura de su relato de hechos probados me llevaba directamente a subsumirlos en el delito de violación, previsto y penado en el artículo 179 del Código Penal, porque los cinco autores habían atentado contra la libertad sexual de la joven mediante el empleo de una gravísima intimidación (que la llevó a quedar paralizada y sin capacidad alguna de reacción. Póngase el lector en el centro del relato que he transcrito en el párrafo precedente, y analice si habría quedado impresionado o aterrado).

La existencia de la violencia o la intimidación en el ataque sexual con penetración es precisamente el elemento que distingue los delitos de abuso sexual y de violación. Y entender que, en ese caso, existiría un delito de abuso sexual porque el artículo 181.3 del Código Penal contempla el supuesto de que “el consentimiento se obtenga prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima”, suponía confundir conceptos claramente diferenciados en la legislación y la doctrina científica, y extender los efectos de este último precepto a casos nunca concebidos por el Legislador. En segundo término, me pareció inconcebible que aquella Sentencia considerase que los hechos constituían un único delito continuado, porque la jurisprudencia existente considera que la violación violenta o intimidatoria es un delito complejo, que se integra por la suma de la conducta de penetración inconsentida y el ejercicio de la violencia o intimidación que se ejerza para imponer a la víctima ese comportamiento sexual. De este modo, si un solo autor lleva a cabo ambos elementos, sólo recibirá castigo por la comisión de un delito, pero si dos personas se reparten los papeles en la agresión, y mientras uno ejerce la violencia o la intimidación, el otro lleva a cabo la conducta sexual, ambos han de ser castigados como coautores de la violación.

Por ello, como en el caso juzgado se acreditó que, en cada acto sexual realizado por cada uno de los condenados, participaron todos los demás, llevando a efecto la intimidación coral que permitió vencer la capacidad de resistencia de la víctima, cada uno de ellos debió ser condenado como coautor de todos y cada uno de los delitos cometidos por todos. Cuando leí la Sentencia pensé que el problema no estaba en la legislación, que los Tribunales aplicaban con corrección. Las necesidades de reforma de la legislación penal en esta materia, que sin duda existían, no justificaban aquella Sentencia.

Tengo que reconocer que lo que se adelantó ayer -la condena del Supremo por violación con agravantes- me ha quitado la mala sensación que me generó aquella primera resolución.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Creo que "mala sensación" es un delicado eufemismo a la hora de señalar lo que nos produjo aquella primera resolucion en todos los profesionales que vemos en la libertad el fundamento de la convivencia.
Todo atropello de la libertad, por coaciòn, intimidación, amenaza o cualquier otro procedimeinto es una violacion de la libertad; si tras ese atropello hay una violación, ¿qué más necsitaba considerar el tribunal para entender lo que no entendió?

Escrito el 24/06/2019 15:20:52 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana