Diario del Derecho. Edición de 14/11/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 28/01/2019
 
 

Asignaturas pendientes; por Pedro González-Trevijano, Académico de Número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

28/01/2019
Compartir: 

El día 28 de enero de 2019 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de Pedro González-Trevijano en el cual el autor opina que continúa siendo residual y fraccionario el conocimiento de la Constitución de 1978.

ASIGNATURAS PENDIENTES

La historia educativa en España arrastra desde hace tiempo dos déficits, no digo que sean los únicos ni exclusivos, que ignoran facetas relevantes en la más integral y completa formación de todo hombre. Lo que nos empobrece no solo como singulares individuos, sino también como activos integrantes de una Nación centenaria. Uno, de naturaleza social y política. Otro, de carácter anímico y estético. Ambos, menos diferentes conceptual y epistemológicamente de lo que pudiera pensarse.

El primero, la escasa atención que hemos prestado a nuestros Textos constitucionales. Todavía hoy insuficiente y fragmentariamente ignorados, cuando no burdamente preteridos o groseramente violentados. Desde el fatídico grito de “¡Vivan las cadenas!” -con el que los absolutistas españoles recibían al anhelado Fernando VII en 1814 y consumaban la felona derogación y la sangrienta proscripción de la Constitución de Cádiz-, pasando por una convulsa y azarada sucesión de frustrados Documentos constitucionales -demasiadas veces de bandería y facción-, poco interés hemos depositado en las normas que han pretendido organizar nuestra vida en convivencia. Aunque no pocos de ellos eran, como acuñó gráficamente Karl Loewenstein, Textos constitucionales “semánticos”, espúreos disfraces que ocultaban el rancio ejercicio desmesurado de un omnímodo y descontrolado poder político.

De poco sirvió en su día el radical mandato que prescribía apasionadamente, con el fin de impulsar una novedosa manera de entender un alternativo modelo de ordenación jurídico-política y de las relaciones de poder, la irrenunciable protección de los derechos fundamentales y la obligada fiscalización del poder político. Los dos baluartes estructurales en que se asienta una sociedad civil moderna y vertebrada. Recordemos lo dispuesto en el entonces revolucionario artículo 16 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789: “Toda sociedad en la que no se reconocen los derechos fundamentales, ni el principio de separación de poderes, carece de Constitución”.

El casi coetáneo mandato del artículo 368 de nuestra Constitución de 1812, al preceptuar que “El plan general de enseñanza será uniforme en todo el reino, debiendo explicarse la Constitución política de la Monarquía”, no pasó de ser un aldabonazo puntual y discontinuo, ¡aunque sonoro y brillante!, de una oportunidad histórica tristemente perdida. Un referente de ética pública y de compromiso ciudadano, prontamente desatendido y hasta explícitamente relegado. Hoy, en la España constitucional, en un contexto muy diferente, continúa siendo residual y fraccionario el conocimiento de la Constitución de 1978. Los cuarenta años transcurridos no nos han permitido aún desarrollar el ansiado sentimiento constitucional. Algo no solo sorprendente, que también, sino particularmente grave, pues solo se respeta, ampara y transmite a las generaciones futuras, lo que se sabe, valora y estima. Por ello hemos de reseñar la vocación pedagógica de la aparición, entre otros, de un Comentario mínimo a la Constitución española, presentado en el mejor de los foros posibles, el Tribunal Constitucional, encargado prioritariamente de interpretar y velar por la validez y vigencia de nuestra Norma normarum.

La segunda de las lagunas, aunque parezca increíble en un país de geniales artistas, es la pictórica. Disfrutamos de una de las más importantes pinacotecas, el Museo del Prado, parangonable, cuando no superior por la riqueza de sus pinturas, sobre todo por las obras maestras de las escuelas italiana, española y flamenca, a los Museos Vaticanos, al Louvre, al Hermitage, a la National Gallery y a

la Galeria de los Uffizi. Y eso que los españoles nos identificamos colectivamente, como pocas veces, con la manera de acercarnos a la condición humana y a nuestra historia, que transmiten los pinceles de Diego Velázquez, El Greco -aun siendo de origen griego es considerado un pintor propio- y Francisco de Goya. Y ahora ya, transcurrido algún tiempo y el reconocimiento internacional, Pablo Picasso, sui generis director de nuestro Museo durante la II República. “Dadme un museo -decía el Minotauro malagueño- que yo lo lleno”. Parte sobresaliente de la historia de España y de Europa, y por ende de América, está narrada visualmente de modo magistral en sus diferentes salas. Tenía razón el escritor turco Orhan Pamuk: “Los museos son lugares donde el tiempo se transforma en espacio”. Tanto de los momentos estelares, los años de nuestra hegemonía

(Carlos V en la batalla de Mühlberg, de Tiziano, La rendición de Breda, de Velázquez o Recuperación de bahía del Brasil, de Juan Bautista Maíno), como de nuestras tragedias (Los Fusilamiento del 3 de mayo o la serie de Los Desastres de la Guerra, de Francisco de Goya, y Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros

en las playas de Málaga, de Antonio Gisbert). Un espejo, como pocos, para vernos; para retratar tanto los anni mirabiles como los anni horribiles. Allí reconoceremos, parafraseando a Jean Cocteau, a los amigos muertos.

La Monarquía española desempeñó en su contenido, gestación y extensión un papel, como apunta Jonathan Brown, de primerísimo orden: desde sus prolegómenos en Isabel la Católica y Carlos V, hasta el refinado reinado de Felipe II (Tiziano, El Bosco), el desarrollo del coleccionismo en época de Felipe III (el Duque de Lerma), y, sobre todo, durante Felipe IV (Rubens, Velázquez). Fue no obstante Fernando VII, el imperdonable traidor de la causa constitucionalista, quien dejó su huella gracias al impulso de su mujer la reina María Isabel de Braganza, la única loable, con la terminación y destino final de las obras iniciadas por Carlos III. Aprovechen pues la oportunidad y acérquense al edificio de Juan de Villanueva. La Exposición Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de encuentro, lo merece. En palabras de Don Felipe VI, con ocasión de su inauguración, “El Museo del Prado es un territorio real e imaginario, español y universal, en el que se funden lo mejor del hoy y del ayer”. Una pinacoteca que sabe reflejar el alma y la memoria de España. Una galería fascinante que nos permite, como ironizaba Henry James, ser radicales y conservadores simultáneamente.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Supongo que la no existencia de enseñanza de la CE78 es porque sería difícil contestar a a lógica de la juventud cuando preguntara que clase de seguridad jurídica es la que hace compatible que un mismo texto legal prohiba la discriminación en el art.14 y la instaure en el Título II. Que diga en el art. 9.2 que los poderes publicos deben eliminar todo lo que dificulte o impidan la plenitud de la ibertad y la igualdad y el Título II atropelle la igualdad. Que en el art. 1.2 diga que la soberanía reside en el pueblo español de donde emenan los poders del Estado cuando el poder del jefe del Estao emana de la deciion del ultimo dictador militar General Franco, que como sus predecesores: General Élio y General Martinez Campos y General Primo de Rivera apoyaron la dictadura borbónica. Lo que me gustaria saber es como lo explican los Catedráticos de Derecho Institucional. Supongo que como sus colegas, que también justificaban la "democracia" y el "Estado de Derecho" que tenìamos con Franco.

Escrito el 29/01/2019 15:35:28 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana