Diario del Derecho. Edición de 18/02/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 16/01/2019
 
 

TSJPV

El TSJPV ordena el pago de 260.000 euros a la familia de un calderero de Babcock Wilcox fallecido por cáncer pulmonar

16/01/2019
Compartir: 

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha desestimado el recurso de Cofivacasa (sucesora de Babcock Wilcox) contra la sentencia del Juzgado de lo Social número 6 de Bilbao, ratificando así la condena a indemnizar con 259.112,28 euros a la familia de un calderero de Babcock Wilcox fallecido por cáncer pulmonar, según ha informado la Asociación vasca de víctimas del amianto (Asviamie).

BILBAO, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

La sentencia del Juzgado número 6, recurrida por Cofivacasa, estimó parcialmente la demanda de la viuda e hijos del calderero José Ángel I.R., que falleció en agosto de 2017, poco después de que se le reconociera una Incapacidad Absoluta derivada de Enfermedad Profesional, al estar afectado por un cáncer pulmonar epidermoide, poco después de que se le reconociera la Incapacidad Absoluta derivada de Enfermedad Profesional tras inhalar fibras de amianto.

Asviamie ha denunciado que Cofivacasa trató de "ignorar el incumplimiento empresarial de las normas preventivas, para culpar al hábito tabáquico de JA.I.R. como causante de la enfermedad (logrando reducir la indemnización), y trató posteriormente de aminorar la indemnización reconocida a los familiares, dado el escaso periodo transcurrido entre el diagnostico de la enfermedad, el reconocimiento de la Incapacidad y el fallecimiento".

José Ángel trabajó como calderero en Babcock Wilcox desde 1964 a 2004. Su actividad consistía en fabricar tuberías, para lo cual tenía que cortar tiras de cordón y placas o mantas de amianto para forrar las zonas más calientes. Los trabajadores no empleaban máscaras, ni existían sistemas de extracción de humos hasta los años 90. La limpieza de la zona de trabajo se realizaba barriendo, con cuyo método dispersaban las fibras cancerígenas.

El informe de Osalan recoge que "según los datos aportados, se puede concluir que el trabajador podría haber estado expuesto al amianto durante sus años de trabajo, sin que pueda determinarse la intensidad de dichas exposiciones, al no existir mediciones ambientales".

La sentencia señala la obligación del empresario de cumplir todas las normas de prevención de los riesgos laborales y garantizar la seguridad y salud de los trabajadores, así como el deber de indemnizar cuando dicho incumplimiento ha sido la causa. Por ello, el empresario infractor queda sujeto al deber de reparar los daños y perjuicios ocasionados por su conducta trasgresora.

Asviamie ha mostrado su "satisfacción" porque la sentencia del TSJPV "desbarata los intentos de las grandes empresas que, lejos de asumir las responsabilidades por los daños causados por su desprecio al cumplimiento de las normas para proteger la salud de los trabajadores, continúan burlándose de las víctimas, torturándolas con sus cínicos recursos judiciales, tratando de reducir o eliminar las indemnizaciones correspondientes".

Por ello, ha llamado a las fuerzas parlamentarias a "redoblar los esfuerzos" y acelerar la creación del Fondo de Compensación para las víctimas del amianto, con recursos suficientes para indemnizar a los afectados, que "crecen exponencialmente".

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana