Diario del Derecho. Edición de 19/09/2018
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 28/05/2018
 
 

Torra y la aplicación del 155; por José Manuel Otero Lastres, Catedrático de Derecho mercantil en la Universidad de Alcalá

28/05/2018
Compartir: 

El día 26 de mayo de 2018 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de José Manuel Otero Lastres en el cual el autor opina que las manifestaciones de Torra, lejos de despejar la amenaza que suponía el procés para Cataluña y España, concentran nuevos nubarrones sobre nuestros intereses generales.

TORRA Y LA APLICACIÓN DEL 155

No creo que pase mucho tiempo hasta que, por fin, se constituya el gobierno autonómico de Cataluña salido de las elecciones del pasado 21 de diciembre de 2017. Y en ese momento dejarán de estar vigentes las medidas adoptadas en aplicación del artículo 155 de la Constitución. El Senado, como se recordará, ratificó la aplicación de tales medidas, tras constatar “la extraordinaria gravedad en el incumplimiento de las obligaciones constitucionales y la realización de actuaciones gravemente contrarias al interés general por parte de las instituciones de la Generalitat de Cataluña”.

En el discurso de investidura, el señor Torra afirmó, entre otras cosas: “Seremos leales al programa del 1 de octubre, a la construcción de la república”; “hace falta un gobierno que exprese nuestra inalterada voluntad de aplicar el mandato republicano que emana de la ciudadanía”; e “impulsaremos un proceso constituyente () que deberá concluir con la redacción de una Constitución catalana”. Hubo, pues, una comunicación pública del presidente de Cataluña, asegurando que la Generalitat va a “incumplir las obligaciones constitucionales”, lo cual supondrá, en definitiva, “una actuación gravemente contraria al interés general de España”.

Ante esta situación, el problema es si tales declaraciones autorizan, sin más, la iniciación por parte del Gobierno de una nueva aplicación del artículo 155; o, si, por el contrario, hay que esperar a que esas manifestaciones se traduzcan en actos.

La lectura del artículo 155 permite advertir que para la aplicación de este precepto ha de concurrir al menos uno de los dos siguientes requisitos: que la comunidad autónoma no cumpla las obligaciones que la Constitución u otras leyes le imponen o que la comunidad autónoma actúe de forma que atente gravemente al interés general de España.

Nuestro artículo 155 se inspira en la figura de la llamada “coerción federal” (Bundeszwang), prevista en el artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn, pero con la singularidad de que en aquel se añadió como supuesto de hecho habilitante para su aplicación el consistente en una actuación por parte de la correspondiente comunidad autónoma “que atente gravemente al interés general de España”. El precepto dispone también, en lo que ahora interesa, corresponde al Gobierno la facultad de valorar si concurre alguno o los dos presupuestos habilitantes para aplicar el citado 155.

La cuestión se centra ahora en determinar si cabe el acto político del control excepcional por el Gobierno y el Senado de las actividades de Cataluña como consecuencia del solo hecho de que su presidente anunciara públicamente que va a incumplir de las obligaciones constitucionales; y si tal anuncio puede suponer en sí mismo una actuación gravemente atentatoria contra el interés general de España. Si tenemos a la vista las citadas declaraciones del nuevo presidente de la Generalitat no cabe duda de que se ha comprometido a llevar a cabo ciertas “obligaciones de hacer” que se resumen en el compromiso de poner en marcha un proceso constituyente que concluiría con la redacción de una Constitución catalana. La pregunta que se estarán haciendo algunos de ustedes es si el solo anuncio de la puesta en marcha de este proceso constituyente supone ya un incumplimiento de las obligaciones constitucionales.

La respuesta no es sencilla porque la actuación anunciada por el presidente de la Generalitat es poner en marcha un proceso constituyente que desemboque en una república, por tanto, un “hacer”, pero que está prohibido, con lo cual habrá que entender que el incumplimiento tendrá lugar cuando la Generalitat haga lo que tiene prohibido hacer, que sería, como sucedió en la ocasión anterior, efectuar una declaración unilateral de independencia. En principio, parece, pues, que la simple declaración no supone incumplimiento y, por tanto, que las declaraciones del presidente de la Generalitat no suponen por sí solas que concurre el primer requisito para la nueva aplicación del precepto.

Desde la óptica del segundo presupuesto, la respuesta puede ser diferente, por dos razones: porque la declaración en sí misma es una actuación que puede ser atentatoria contra el indicado interés general y porque no toda declaración está amparada por la libertad de expresión (hay, por ejemplo, delitos como el de apología o los de incitación al odio o la violencia que tienen las correspondientes manifestaciones como acción originadora).

Pues bien, el hecho de que se haya añadido al 155 el presupuesto de la “realización de actuaciones gravemente contrarias al interés general de España” debería hacer meditar a los partidos constitucionalistas sobre la conveniencia de volver a poner en marcha la aplicación de este precepto. Y es que las manifestaciones de Torra, lejos de despejar la amenaza que suponía el procés para Cataluña y España, concentran nuevos nubarrones sobre nuestros intereses generales. Y eso supone, en mi opinión, que las instituciones catalanas no han dejado de llevar a cabo actuaciones gravemente contrarias al interés general de España.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Se afirma que tas las declaraciones del Sr. Torra: “Seremos leales al programa del 1 de octubre, a la construcción de la república”; “hace falta un gobierno que exprese nuestra inalterada voluntad de aplicar el mandato republicano que emana de la ciudadanía”; e “impulsaremos un proceso constituyente () que deberá concluir con la redacción de una Constitución catalana” hubo una comunicación pública del presidente de Cataluña, asegurando que la Generalitat va a “incumplir las obligaciones constitucionales”, lo cual supondrá, en definitiva, “una actuación gravemente contraria al interés general de España”.
Sin embargo no es así. La CE78 permite su modificación sin ningun limite en cuanto al contenido de la modificación; en la medida que estas declaraciones se conviertan en realidades que no contradigan la CE78 nada hay de ilegal en proclamarlas. Se dice que España es indivisible: Eso sólo quiere decir que no puede haber dos Españas. Por tanto, si una parte de España,como ocurrió todo a lo largo del S. XIX y también en el S. XX con la Provincia del Sahara, deja de ser parte de España no podrá seguir llamándose España.
No obstante Alemania siguio llamándose Alemania aunque había una RFAlemana y una RDAlemana. Hoy todavía hay una República de Corea del Norte y otra República de Corea del Sur.
Por tanto, no nos anticipemos; que eso puede ser peor que retrasarse.

Escrito el 28/05/2018 17:02:25 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Estudios y Comentarios: El viaje de Puigdemont; por Alfonso-Luis Calvo Caravaca, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad Carlos III y Javier Carrascosa González, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Murcia
  2. Tribunal Supremo: No procede el reconocimiento de gran invalidez instado por un trabajador que antes de su alta en la SS ya necesitaba la ayuda de una tercera persona y cuya situación clínica se agravó con posterioridad
  3. Tribunal Supremo: La Sala rectifica su doctrina y declara que no es necesario que el contrato de relevo sea indefinido y a tiempo completo cuando se celebran para cubrir jubilaciones parciales con reducción de jornada y salario superior al 75%
  4. Estudios y Comentarios: De másteres, doctorados y universidades; por Francisco Sosa Wagner, Catedrático de Derecho Administrativo
  5. Tribunal Supremo: No procede la acción de saneamiento por evicción motivada por la inclusión en el inventario de la herencia de los progenitores de los litigantes de una finca ganancial que fue vendida por el padre a uno de sus hijos
  6. Actualidad: El Supremo anula el registro de Competencia a la sede de Repsol en 2013 y ordena devolver la documentación incautada
  7. Tribunal Supremo: No existe despido si no finalización del contrato de obra o servicio de portería en un edificio público, cuando después del cese del trabajador el servicio se adjudica a otra empresa y en el convenio colectivo no se impone la sucesión
  8. Estudios y Comentarios: La gramática sexuada; por Santiago Muñoz Machado, Catedrático de Derecho administrativo y Académico de Número de la Real Academia Española y de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas
  9. Tribunal Supremo: Cuando se discute exclusivamente la inconstitucionalidad de las normas que dan cobertura a los actos tributarios de las entidades locales, no es necesario presentar recurso de reposición previo al recurso contencioso
  10. Estudios y Comentarios: Prisión provisional justificada; por Plácido Fernández-Viagas Bartolomé, letrado de la Asamblea Legislativa y magistrado jubilado

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2018

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana