Diario del Derecho. Edición de 21/11/2018
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 02/04/2018
 
 

#STOPBREXIT; por José M. de Areilza Carvajal, profesor de ESADE y Cátedra Jean Monnet

02/04/2018
Compartir: 

El día 30 de marzo de 2018, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de José M. de Areilza Carvajal, en el cual el autor dice que cuando los británicos decidieron la salida de la UE el gobierno no había aclarado las consecuencias.

Dos de los mejores políticos que ha dado Inglaterra en los últimos años, Tony Blair y Nick Clegg, lideran la campaña para que haya un segundo referéndum antes de la salida de la Unión Europea. Juega en su contra el escaso tiempo del que disponen -justo dentro de un año el Reino Unido estará fuera- y también su jubilación política respectiva. Pero pueden convertirla en un argumento a favor: están por encima de la lucha de partidos y los cálculos a corto plazo de Theresa May y Jeremy Corbyn.

Se enfrentan a unos medios de comunicación mayoritariamente anti-europeos y tienen que explicar por qué es más democrático votar dos veces que una. Su argumento es convincente, pero requiere pedagogía y matices, dos elementos ausentes en la era de la post verdad y las apelaciones a los sentimientos en pocos caracteres. Cuando los británicos decidieron la salida de la Unión sabían qué significaba permanecer, pero el gobierno de David Cameron no había aclarado los términos y las consecuencias de abandonar el proyecto europeo.

Tan seguro estaba de la victoria del “Remain” que no se prepararon estudios ni se ofrecieron datos al electorado. Ahora, lo que se conoce del acuerdo de salida, tanto del período transitorio como de los contornos de la relación futura, perjudica claramente al Reino Unido en comparación a sus derechos y ventajas como Estado miembro. Hay que sumar la más que posible manipulación de las redes sociales por el campo del “Leave” durante la campaña del referéndum y la financiación por encima de lo permitido de estos separadores.

El punto de apoyo de Blair y Clegg es el Parlamento, que dirá la última palabra sobre el Brexit. Los conservadores euro-escépticos se opondrían al acuerdo final porque no se les ha escuchado de forma suficiente y los tories pro-europeos al entender que el perjuicio económico es mayúsculo. Sería entonces el momento de prorrogar un año la permanencia, algo que permite el artículo 50 del Tratado UE por unanimidad de los 27 socios. A continuación, un segundo referéndum podría evitar in extremis una salida que no beneficia a ningún europeo.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2018

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana