Diario del Derecho. Edición de 20/07/2018
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 17/03/2015
 
 

LECrim

Catalá defiende el cambio del término 'imputado' por 'investigado' porque socialmente estaba "contaminado"

17/03/2015
Compartir: 

Se compromete a emprender reformas que refuercen el Estado de Derecho mediante la lucha contra la corrupción

GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido este lunes el proyecto de cambiar el término "imputado" por "investigado", porque considera que el primero, aunque jurídicamente no debe asociarse con culpabilidad alguna, a nivel social sí está "contaminada".

A su juicio, el uso social que se este término puede estar incluso "violentando" el principio constitucional de presunción de inocencia. El ministro ha incidido en que la apertura de una investigación tras una determinada denuncia o querella no tiene por qué relacionarse con la posible culpabilidad del investigado, como, a su entender, hasta ahora ocurre, cuando se alude a una imputación.

En este sentido, ha recordado que la palabra se usa habitualmente en el lenguaje político, con el que hasta se pide que los imputados abandonen sus responsabilidades públicas y no se incluyan en listas electorales.

Catalá ha defendido que el Gobierno tiene que poner en marcha nuevos "instrumentos normativos" que permitan lograr "una justicia del siglo XXI" de aquí al final de legislatura y ha indicado que las reformas tienen que ir encaminadas a reforzar el Estado de Derecho, por ejemplo en la lucha contra la corrupción, lo que, según ha admitido, genera "mucha inquietud" en la sociedad española.

En el transcurso de un desayuno informativo organizado por el diario 'Ideal' de Granada, Catalá ha defendido las medidas adoptadas por el Gobierno para fortalecer la economía y ha señalado que también una justicia mejor contribuye a fomentar la "sostenibilidad" económica y la creación de empleo, teniendo en cuenta además que los inversores internacionales también buscan, además de un rendimiento, un sistema de garantías jurídicas.

Para Catalá, la justicia tiene que ser también parte de la identidad de la 'marca España', y para ello está trabajando el Ministerio, que tiene por delante, de aquí al final de la legislatura, varios proyectos que aprobar, que estarán centrados, según ha dicho, en las necesidades actuales del sistema, y para ello ha abogado por contar con el consenso y la colaboración de los profesionales del derecho.

El objetivo es, según ha apuntado, conseguir un sistema normativo "más eficaz y de mayor calidad" y ha indicado que, para emprender reformas, éstas deben responder a las demandas sociales, como, en su opinión, son las que se adoptarán para luchar contra la corrupción, como la ley de financiación de partidos políticos, o las herramientas que se ofrecen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra el crimen organizado o las nuevas delincuencias del siglo XXI.

Por otro lado, se ha referido a otros proyectos que quiere poner en funcionamiento el Gobierno, o ya ha puesto, para mejorar el sistema judicial, como la reforma de la ley orgánica del poder judicial, que permitirá la reasignación de asuntos sin necesidad de que se modifique la planta judicial, y que persigue la homogeneidad en las resoluciones judiciales. También, el ministro ha apostado por mejorar el régimen del personal de la administración de justicia, donde el 25 por ciento de la plantilla es interina, y abrirá ofertas de empleo público en ese sentido que permitan una mayor estabilidad laboral.

En materia procesal, ha aludido a la reforma de las leyes de enjuiciamiento civil y criminal, esta última de finales del siglo XIX, y a la medida que permitirá acotar los plazos de instrucción sobre todo en el ámbito penal, y aunque ha reconocido que este asunto es "inquietante" para jueces y fiscales ha defendido que permitirá una mayor agilización de la justicia, sin necesidad de que las causas se eternicen durante años. De hecho, ha señalado que, para lograrlo, el Gobierno impulsará mejoras reglas procesales y también la creación de nuevas plazas de jueces y fiscales.

Asimismo, ha recordado que la intención del Ejecutivo es que el 1 de enero de 2016 todas las comunicaciones entre profesionales y la administración de justicia sean exclusivamente electrónicas y mediante el uso de nuevas tecnologías, lo que no es, según ha sostenido, más que un traslado de lo que ocurre en la sociedad al ámbito judicial. "No es ciencia ficción, no tenemos ninguna maldición que nos condene a estar en el vagón de cola en la incorporación de las nuevas tecnologías", ha mantenido.

También se ha referido a la eliminación de las tasas judiciales en las personas físicas, y la reforma de la asistencia jurídica gratuita, como un ejemplo de que el Gobierno "escucha y acepta las críticas", y la reforma de los registros civiles, que permitirá lograr que estos órganos sean igualmente propios del siglo XXI.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2018

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana