Diario del Derecho. Edición de 19/09/2018
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 21/05/2014
 
 

Los tuits del odio; por Joan J. Queralt, catedrático de Derecho penal de la Universidad de Barcelona

21/05/2014
Compartir: 

El día 21 de mayo de 2014, se ha publicado en el diario El País, un artículo de Joan J. Queralt, en el cual el autor opina que la bajeza moral que destilan algunos tuits no alcanza la entidad suficiente para ser constitutiva de delito.

LOS TUITS DEL ODIO

Castiga el artículo 510 del Código penal con prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses, entre otros, a los que provocaren al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones por motivos antisemitas.

Tras la desmedida respuesta a la ola de tuits derivada del asesinato de la presidenta de la Diputación de León, los inaceptables ataques contra los judíos derivada de la victoria del Maccabi sobre el Real Madrid sí merecen atención.

Ciertos sectores sociales aspiran a la marginación social cuando no el destierro o exterminio de los judíos. Es lógico que en estas circunstancias nada virtuales muchos, personal y grupalmente, se sientan con razón amenazados. De este, digamos, desprecio no solo los judíos tienen la exclusiva: otros grupos mal llamados étnicos (raza y ser humano no pueden ir en la misma frase) han sufrido extrema dureza en su historia con altísimos costes personales: es lo que tiene ser minoría.

En este contexto de nulo nivel cultural que convierte a algunos seres humanos en energúmenos y tras dolorosas experiencias que empezaron con la palabra y siguen con hechos y acabaron con vidas de humanas, no es de extrañar que de una u otra forma, las legislaciones penales, singularmente, la mayoría de las continentales, incluyan tipos penales como el parcialmente transcrito.

Sin embargo, la dificultad de establecer el hecho de la provocación al odio o a la violencia estriba en que, penalmente, la provocación es la incitación directa a cometer un delito. Obviando que odiar no es ningún delito y que castigar una acción que no comporta un delito es indebido (se confunde el fin con el móvil), lo decisivo es la provocación a la violencia, que sí será delictiva contra las personas y las cosas. Se produce, pues, una duplicidad delictiva entre la provocación genérica al delito y esta, lo que resta claridad a la respuesta penal.

Lo decisivo es la incitación directa a la violencia por motivos racistas o antisemitas. La bajeza moral que destilan los tuits no alcanza la entidad suficiente para ser constitutiva de delito. Por fortuna, la sociedad parece inmune a tales sugestiones: dichos comportamientos, reitero éticamente censurables, son abiertamente inidóneos para los fines que proclaman. Cosa diferente es que alguien, motivado por esas expresiones manifestara su intención de ponerlas en práctica. Ahí, la provocación sí que supondría, se llevara a cabo o no el acto de violencia, una punible provocación directa al delito.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Estudios y Comentarios: El viaje de Puigdemont; por Alfonso-Luis Calvo Caravaca, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad Carlos III y Javier Carrascosa González, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Murcia
  2. Tribunal Supremo: No procede el reconocimiento de gran invalidez instado por un trabajador que antes de su alta en la SS ya necesitaba la ayuda de una tercera persona y cuya situación clínica se agravó con posterioridad
  3. Tribunal Supremo: La Sala rectifica su doctrina y declara que no es necesario que el contrato de relevo sea indefinido y a tiempo completo cuando se celebran para cubrir jubilaciones parciales con reducción de jornada y salario superior al 75%
  4. Legislación: Accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público
  5. Estudios y Comentarios: De másteres, doctorados y universidades; por Francisco Sosa Wagner, Catedrático de Derecho Administrativo
  6. Tribunal Supremo: No procede la acción de saneamiento por evicción motivada por la inclusión en el inventario de la herencia de los progenitores de los litigantes de una finca ganancial que fue vendida por el padre a uno de sus hijos
  7. Actualidad: El Supremo anula el registro de Competencia a la sede de Repsol en 2013 y ordena devolver la documentación incautada
  8. Tribunal Supremo: En un procedimiento civil no toda ocultación de un hecho que, de haber sido puesto en conocimiento del Juez, habría contribuido a la justicia de la resolución, puede considerarse como constitutiva del delito de estafa procesal
  9. Estudios y Comentarios: Prisión provisional justificada; por Plácido Fernández-Viagas Bartolomé, letrado de la Asamblea Legislativa y magistrado jubilado
  10. Tribunal Supremo: No existe despido si no finalización del contrato de obra o servicio de portería en un edificio público, cuando después del cese del trabajador el servicio se adjudica a otra empresa y en el convenio colectivo no se impone la sucesión

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2018

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana