Diario del Derecho. Edición de 17/04/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 29/01/2004
 
 

EL ESPÍRITU DE ALGUNOS JUECES; por Javier Gómez de Liaño, abogado y exmagistrado de la Audiencia Nacional

29/01/2004
Compartir: 

El día 28 de enero, se publicó en el diario El Mundo un artículo de Javier Gómez de Liaño, en el cual el autor expresa su opinión sobre la reciente Sentencia del Tribunal Supremo que condena a once Magistrados del Tribunal Constitucional por archivar un recurso de amparo sin estudiarlo. Transcribimos un resumen de dicho artículo.

EL ESPÍRITU DE ALGUNOS JUECES

Javier Gómez de Liaño considera que la Sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo que condena a once magistrados del Tribunal Constitucional como responsables de negligencia grave en el ejercicio de sus cargos es una mala noticia porque, en su opinión, cuesta trabajo creer que el Tribunal Constitucional dicte autos y sentencias injustos.

Para el autor es una pésima sentencia, y afirma en su artículo que no es porque exigir responsabilidad a los magistrados del Tribunal Constitucional le parezca mal, sino por el hecho de que la decisión de los magistrados del Tribunal Supremo tiene un entonamiento que se aleja de los términos racionales y jurídicos.

Continua Javier Gómez de Liaño diciendo que desde el nacimiento del Tribunal Constitucional, en 1979, éste órgano ha sido objeto de recelo por parte de los titulares de algunos órganos de la jurisdicción ordinaria, sobre todo y fundamentalmente, por parte del Tribunal Supremo.

En este sentido, recuerda el autor las imputaciones que hicieron los magistrados de la Sala Civil del Tribunal Supremo a los del Tribunal Constitucional cuando éste último dejó sin efecto la Sentencia pronunciada por el Tribunal Supremo conocida como “asunto Isabel Presley”.

Si desde siempre la imparcialidad del juez ha sido una de las exigencias de la justicia, para Javier Gómez de Liaño, todos los magistrados autores y firmantes de la sentencia comentada deberían haberse abstenido o, en su caso, haber sido recusados.

Volviendo a la reciente Sentencia del Tribunal Supremo, opina el autor que, digan lo que digan sus ocho fundamentos de derecho, sólo hay una apariencia de juridicidad, pero nada más.

Según Javier Gómez de Liaño los autores de la sentencia han conseguido sembrar el desconcierto entre la clase jurídica e incrementar la desconfianza de la gente en la justicia.

Continua diciendo en su artículo que los magistrados de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en su inmadurez, han olvidado que las sentencias, para ser justas, han de adecuarse a la verdad y que encierra un engaño afirmar que dicha sentencia es un fiel reflejo de la justicia y leal aplicación del principio de que todos somos iguales ante los tribunales.

Termina el autor afirmando que la justicia lleva mucho tiempo sin funcionar y que lo primero que hay que hacer es enfrentarnos a nuestra propia realidad judicial. En su opinión, mientras los jueces y políticos disimulen y no arbitren soluciones la justicia no funcionará bien.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana