Diario del Derecho. Edición de 26/11/2021
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 06/02/2020
 
 

El 152.1 de la Constitución; por Daniel Berzosa, Profesor de Derecho Constitucional y Abogado

06/02/2020
Compartir: 

El día 9 de febrero de 2020 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de Daniel Berzosa, en el cual el autor opina que si se deja de ser diputado autonómico, si se pierde este requisito previo y sustancial, no se puede seguir siendo presidente autonómico.

EL 152.1 DE LA CONSTITUCIÓN

La Junta Electoral Central, en aplicación de la ley, acordó retirar el acta de diputado al señor Torra el día 3 de enero. Ese mismo día, expuse que la condición de presidente del Consejo de Gobierno de una comunidad autónoma está vinculada de forma inseparable a la de ser diputado de su asamblea legislativa, en virtud del artículo 152.1 de la Constitución, y que la pérdida de la condición de diputado autonómico lleva aparejada ipso iure, es decir, “por ministerio de la ley”, de forma automática, objetiva, sin necesidad de interpretación jurídica y en ningún caso política, la pérdida de la cualidad objetiva para ser presidente del ejecutivo autonómico.

Desde entonces, han causado perplejidad muchos comentarios de profesionales. Naturalmente, me refiero a los juristas no viciados por la militancia o afinidad política, declarada o negada, pero evidente en favor de las tesis independentistas, nacionalistas, posterroristas o desigualitarias, que parten del constructo de que lo sucedido en Cataluña en septiembre y octubre de 2017, lo subsiguiente hasta el presente y lo que te rondaré, morena, fue, está siendo y será poco más que una chabacana recreación de la genial película “La kermesse heroica” (por cierto, del belga Feyder y, por cierto, una farsa sobre la dominación española en el Flandes del siglo XVI). De estos, se espera cualquier cosa y su contraria por lo que se refiere a la legalidad.

Y esta perplejidad ha ido en aumento al constatar que medios de información veraz se contagiaban y reverberaban el problema del alcance de la pérdida de la condición de diputado autonómico del señor Torra, refiriéndose solo a la aplicación de la Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Gobierno de Cataluña o al Reglamento del Parlamento catalán o a la praxis de esa asamblea autonómica -como se han descolgado los claudicantes letrados de dicho parlamento para maquillar su cambio de criterio-, con olvido pasmoso o seguidismo hipnotizado del derecho saduceo de esos independentistas, nacionalistas, posterroristas o desigualitarios patrios acerca, en primer lugar, del valor normativo de la Constitución y su carácter esencialmente jurídico, y, en segundo lugar, del citado artículo 152.1 y de las obvias consecuencias lógico-jurídicas -no deformadoras o ignorantes del Derecho- que se siguen de su vigencia.

En EE.UU. desde 1803, y, en Europa, tras la II Guerra Mundial, la comunidad científica y política aceptó que la consideración de la Constitución como norma suprema de un Estado democrático no es una simple aspiración, sino que se está ante una verdadera norma jurídica. El primer documento doctrinal europeo que lo recoge es La Costituzione come norma giuridica (Barile, 1947); y, en España, tras la aprobación de nuestra Constitución en 1978, fue el profesor García de Enterría quien lo recordara y subrayara en La Constitución como norma jurídica. Precisamente, para que no se dudara de su valor normativo y carácter jurídico, se declaró en la propia Constitución: “Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico” (artículo 9.1).

De ello se sigue que todo el ordenamiento jurídico de un Estado está sometido a la Constitución. Esto significa que no puede haber ninguna norma del rango y ámbito que sea (tratado internacional, ley, reglamento, costumbre, principio general del Derecho; estatal, autonómico, local) en el Estado que esté en contradicción con su Constitución. Y, si sucede, es anticonstitucional; y bien es declarada como tal; bien no se puede aplicar, porque la anula la superioridad jerárquica de la Constitución.

Como resulta que la Constitución se pronuncia sobre el particular, no tenemos que empezar estudiando las normas inferiores a ella y, menos, las prácticas que se hayan realizado en el desarrollo de tales leyes. Veamos lo que dice el artículo 152.1 de la Constitución sobre el particular: “() la organización institucional autonómica se basará en (); un Consejo de Gobierno con funciones ejecutivas y administrativas y un presidente, elegido por la Asamblea, de entre sus miembros”.

No se requiere de una exégesis extraordinaria, ni de unos conocimientos jurídicos superlativos para comprender que la cualidad de diputado autonómico se ha configurado en la Constitución como esencial no solo para poder optar, sino para mantenerse en el oficio de presidente autonómico. Véase de este modo: si un ciudadano no es diputado autonómico jamás podrá ser elegido jefe del Ejecutivo de una comunidad. Luego, no es lógico que, siendo esta la condición insalvable para serlo, si se pierde, se pueda seguir desempeñando dicha función; puesto que supondría derogar la exigencia constitucional de que los presidentes autonómicos tienen que ser diputados de su asamblea. Al igual que un parlamentario, elegido presidente de su Cámara, dejará de serlo, si pierde aquella condición. Por tanto, si se deja de ser diputado autonómico, si se pierde este requisito previo y sustancial, no se puede seguir siendo presidente autonómico. A la inversa sí es posible, es decir, un presidente autonómico puede dejar de serlo (moción de censura, dimisión); pero ello no implica que pierda la condición de diputado autonómico. Pero no es el caso.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Creo que el razonamiento de la nulidad sobrevenida para seguir ejerciendo la Presidencia derivada de la pérdida de la condicion de miemboro del Parlament se sositene en el art. 3.1 en relacion con el art. 6 y 7 del CC, que definen los criterios de interpretación de la norma, el fraude de ley y la obligación de impedir que prospere.
Discrepo, sin embargo, con toda la adjetivacion relativa a todo lo ocurrido en octubre, de cuyos polvosvienen estos lodos. Porque se confundieron de modo interesado unas actuaciones cuya esencia oscila entre la astracanada y el esperpento y, por tanto, debeiron ser consideradas como tal en lugar de "ennoblecrlas" por la vía judicial.
En ella se ha cometido, entre otros muchos, el error de no considerar que si el rt. 155.2 permite obligar a las autoriddes incumplidoras a cumplir la ley en todos los niveles de la administración y en su defecto, como se ha hecho ahora, a denunciarlas ante los tribunales y si procede imponerles la pena correspndiente a la desobediencia por vía judicil.
La decisión, con la connivencia delSenado de suspenderlas en sus funciones es algo incompatible con la competencia para obligarles a cumplir la ley A partir de ahì, en mi opinión, descarriló todo.

Escrito el 07/02/2020 6:33:57 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Tribunal Supremo: El TS reitera que el hecho de que un copropietario no haya manifestado su discrepancia en el plazo de treinta días siguientes a la notificación del acuerdo adoptado en la junta de propietarios, no le impide accionar contra el mismo
  2. Estudios y Comentarios: Limpieza poblacional; por Alejandro Nieto, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas
  3. Tribunal Supremo: Cuando en la liquidación del régimen de gananciales ninguno de los cónyuges desea la adjudicación de la vivienda familiar, por no poder hacer frente a la compensación en metálico a la otra parte, procede su venta en pública subasta
  4. Tribunal Supremo: El TS anula una sentencia que fue dictada limitando el derecho del acusado a la última palabra, ordenando la repetición del juicio ante un nuevo Tribunal
  5. Actualidad: Araceli Mangas Martín, galardonada con el XXVII Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio
  6. Estudios y Comentarios: Falsos culpables; por Javier Gómez de Liaño, abogado
  7. Actualidad: El Supremo confirma la condena de seis años y medio de prisión del juez Alba por confabular contra Victoria Rosell
  8. AN, TSJ, AAPP: El despido de una embarazada es nulo, pero no existe vulneración del derecho fundamental a la prohibición de discriminación por razón de género, si la empresa prueba el desconocimiento del embarazo
  9. Actualidad: La Audiencia Nacional acuerda abrir juicio oral a Josu Ternera por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza
  10. Actualidad: El Gobierno de Aragón impulsa una aplicación informática para apoyar a los profesionales de la justicia gratuita

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2021

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana