Diario del Derecho. Edición de 13/09/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 12/09/2019
 
 

El abuso de las minorías; por Daniel García-Pita Pemán, Miembro Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

12/09/2019
Compartir: 

El día 25 de enero de 2019 se ha publicado, en el diario ABC, un artículo de Daniel García-Pita Pemán en el cual el autor reflexiona sobre la actuación situación política y el papel que desempeñan las fuerzas políticas minoritarias

EL ABUSO DE LAS MINORÍAS

Ala vuelta del verano nada ha variado en cuanto a la incertidumbre sobre el nuevo gobierno; incertidumbre que abruma a unos más que a otros, y en este último grupo da la sensación que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tiene el propósito de militar todo el tiempo que pueda.

Estamos en presencia de un síndrome postelectoral de características muy similares al síndrome postvacacional al que, en el momento menos pensado, las televisiones le dedicarán, como de costumbre, el honor de primera noticia en los telediarios. A la izquierda, la incertidumbre le produce desazón; alegan que la afinidad ideológica les hace acreedores de una atención preferente que el presidente no les presta con la intensidad debida. Pero Sánchez tiene claro que una cosa son los militantes y otra los votantes del PSOE. En la derecha sienten gran inquietud, aunque no lo digan, los que saben que, por pasión momentánea, tienen hoy un número de escaños que difícilmente conservarían en unas nuevas elecciones.

A todos los que viven así, agobiados, les recomendaría que afronten la situación con estoicismo. Como ayuda me atrevo a sugerirles la lectura del poema en octavas reales, “Bias contra Fortuna”, que el marqués de Santillana dedicó a su primo el conde (entonces) de Alba, para que le sirviera de ayuda y consuelo en la prisión a la que le había llevado la perfidia de don Álvaro de Luna y del marqués de Villena. O, quizás, el “De profundis”, de Oscar Wilde, traicionado y encarcelado. En los casos más extremos, siempre tendrán sus señorías la posibilidad de acudir al servicio de los psicólogos que las comunidades autónomas más progresistas ofrecen a los trabajadores que sufren el temible síndrome postvacacional.

La legitimidad democrática es una cuestión abstrusa, que a veces plantea problemas confusos difíciles de resolver. La mayoría es el eje diamantino en torno al que gira la democracia. Legítima para todo salvo para contravenir los principios en los que se asienta el orden democrático. La moción de censura que llevó a Sánchez al poder, hizo bueno el principio que el sabio Bias formuló para que fuera grabado en Delfos: “Los muchos son malos”. La mayoría que endosó la moción, por mucho que respetara la letra de la Constitución, vulneraba su espíritu, porque la mezcla tan extravagante de apoyos arbitrada por Sánchez para conseguirla no se correspondía con el sentir mayoritario de los ciudadanos. Supuso una distorsión de los principios democráticos. Ahora nos encontramos ante el mismo riesgo: la formación de una mayoría a base de la suma de minorías radicales que, en su conjunto, se opone de nuevo a ese sentir mayoritario.

La convivencia entre el principio mayoritario y el respeto a las minorías es la esencia del buen funcionamiento de la democracia. En lo que atañe a los derechos de los ciudadanos las reglas que regulan esa convivencia están hoy totalmente distorsionadas; el respeto a las minorías se interpreta como equiparación e incluso prevalencia sobre la mayoría. La discriminación positiva ha dejado de ser la excepción para convertirse en la regla general. Estos excesos han irritado a muchos; algunos han reaccionado con otro exceso de consecuencias mucho más graves que las que se trata de remediar: la creación de un nuevo partido político que divide aun más al centroderecha.

En lo referente a los aspectos orgánicos de la democracia, nuestro sistema electoral nos aboca con frecuencia a un conflicto similar entre mayoría y minorías. Fue un error que debería ser urgentemente modificado. Los constituyentes adoptaron un sistema proporcional del que con razón desconfiaban. Por ello lo corrigieron de inmediato, pero de forma vergonzante e insuficiente. Se requiere un porcentaje mínimo de votos en cada circunscripción provincial, pero no un mínimo nacional que sería lo lógico tratándose de un órgano estatal como el Congreso. Con el sistema actual se otorga, vez tras vez, a los partidos nacionalistas de Cataluña y del País Vasco una ventaja que no tienen otras opciones minoritarias en el resto de las circunscripciones provinciales, y les convierte, habitualmente, en partidos bisagra necesarios para gobernar. El sistema proporcional hace también que reacciones de los electores que responden a razones coyunturales, refuercen o creen posiciones minoritarias a izquierda y derecha, que son claramente sobre-representadas y complican la formación de gobierno.

La gran mayoría de los españoles se mueve, alternativamente, entre un centro izquierda representado por el PSOE o un centro derecha cuyo liderazgo se disputan hoy -esa es otra cuestión- PP y Ciudadanos. Las formaciones minoritarias a izquierda y derecha no solo no complementan sino que se separan por su radicalismo -notoriamente más en la izquierda que en la derecha- de la vocación centrista de esa gran mayoría de españoles. Parece probable que, enfriada la pasión momentánea, unas nuevas elecciones disminuirían el peso de los partidos minoritarios, en cuyo caso bienvenidas serán. Pero a medio plazo no se revertirá la situación y no es esperable una mayoría absoluta de ninguno de los tres grandes partidos. La obligación de sus líderes es ajustarse al espíritu de la legitimidad democrática y no amparar con su letra pactos contrarios al sentir centrista mayoritario entre los ciudadanos españoles.

No estuve nunca próximo al PSOE, ni me gusta la actitud desdeñosa de Sánchez, ni me creo con autoridad para dar consejos. Pero en la actual situación creo que es legítimo recordar que a Ciudadanos muchos le votaron como bisagra alternativa de los partidos nacionalistas y no para competir con el PP; y que el poco sentido que tuvo el “no es no” no lo hace ahora justificado, sobre todo porque la investidura de Rajoy, en circunstancias análogas, contó finalmente con la abstención del PSOE.

Facilitar la investidura de Sánchez no garantiza la ausencia de cesiones posteriores de su Gobierno a nacionalistas y extremistas. Ciertamente. Pero si no está amparado, coaligado o endeudado con ellos, más fácil será reclamarle sensatez desde Europa y desde la oposición en el Congreso, que la investidura no excluye.

O puede ser que yo sufra síndrome de ingenuidad postvacacional.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Aclaremos que esto no es un democracia. Es un sistema heredero de la dictadura franquista que ha desembocado sólo en un sistema parlamentario electivo. Habrá democraci cuando sea verdad el art.1.2 "la soberanía reside en el pueblo español de donde emanan los poderes del Estado" y la podeamos ejercer periódicamente para elegir al Jefe del Estado.
Salvado este detalle, esto es un sisteema parlamentario en el que los ciudadanos eleigen a los electores los que ceden la gestión de la soberanía que reside en ellos. Sólo la gestión, no la soberanía, que sigue residiendo en ellos. La diferencia entre este sistema representativo y el asambleario es que aquel representante goza de la confianza del ciudadano y la gestiona como le parece más adecuado para el bien del país. En el sistema asambleario el "elector" no es tal sino un "correo del pueblo" al que obliga a decirle qué quiere que diga eludiendo así la respnsabilidad de tomar él la decisión y enajenar el voto si se equivoca. Así se cree que los electores van a asumir que ellos son los responsables. Pero se equivoca. Muchos electores no votarán a una elector que cuando hay que decidir algo importante no sabe asumir su propia resonsabilidad. Otros, aunque encantados de votar, también lo censurarán si el resultado del voto acaba produciendo perjuicios; y por la misma razón, por no saber asumir su propia resonsabilidad. La política son los pactos entre políticos capaces; el empecinamiento político no es política, es incapacidad política. Que se lo digan a Salvini. El resultado lo podemos anticipar: la derecha es desleal con España en su empecinamiento y la izquierda es tonta en su empecinamiento.

Escrito el 12/09/2019 23:30:01 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana