Diario del Derecho. Edición de 17/07/2019
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 01/02/2019
 
 

Constitucionalidad en Estrasburgo; por Enrique Guillén López, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada

01/02/2019
Compartir: 

El día 1 de febrero de 2019 se ha publicado, en el diario El País, un artículo Enrique Guillén López, en el cual el autor considera que los Estados de la UE ya no monopolizan la resolución de los conflictos jurídicos e incluso políticos.

CONSTITUCIONALIDAD EN ESTRASBURGO

Hubo un tiempo en el que la constitucionalidad era un coto, un coto vedado a quienes no formaran parte del entramado institucional y social del Esta donación en el que encontraron su origen las normas fundamentales. En este periodo, constitucionalidad y soberanía se confundían completamente y los derechos fundamentales, la organización territorial del poder y la forma de gobierno podían conjugarse por los tribunales constitucionales teniendo como único parámetro al Estado, esto es, al ordenamiento, encabezado por su constitución formal.

Luego esto cambió y Europa inició un nuevo camino: unos visionarios con los pies bien anclados en la tierra apreciaron que no cabía esperar mucho más de la soberanía estatal para la prosperidad y la justicia. Así nacieron el Consejo de Europa y las Comunidades Europeas, inaugurando un ciclo de grandeza para el pluralismo (territorial, ordinamental, institucional, social) reconducido a unidad gracias a una categoría, que es indiscutiblemente la seña de identidad de nuestra civilización: los derechos fundamentales.

No resulta, sin embargo, fácil, reunir a la humanidad. Ni siquiera la expresión “derechos fundamentales” tiene esta cualidad taumatúrgica. Pero esta ha sido la incesante tarea que comienza, en particular, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Su vocación, su ambición, no es otra que llevar a todos los confines del marco regional europeo una esperanza a quienes vean sus posiciones jurídicas básicas lesionadas. Es un actor principal en un escenario que protege a los sujetos frente al poder dando lugar a una jurisprudencia de casi 60 años que constituye el marco mínimo de la dignidad para los ciudadanos de los Estados miembros del Consejo de Europa. La libertad de expresión, la libertad personal o el derecho a elecciones libres, entre otros derechos y libertades, se acuñan cuidadosamente, con el propósito de resolver el caso concreto y evitar con la delimitación general de su sentido lesiones ulteriores, en el mismo ámbito geográfico o en otros.

Así pues, los Estados ya no monopolizan la resolución de los conflictos jurídicos e incluso políticos (porque ocasionalmente tras un conflicto jurídico hay una fractura política más o menos importante). Este es el camino que emprendió Europa hace prácticamente seis décadas y no nos está permitido añorar un tiempo que no puede volver. Además de injusto sería vano.

La Constitución Española advirtió esto con una naturalidad y normalidad pasmosa en el año 1978. Consiguió abrir nuestro ordenamiento a Europa; primero, al Consejo de Europa, y luego, a las Comunidades Europeas, abrazando ordenamientos y a sus garantes. Por lo que se refiere a los derechos no hubo reluctancia: la hipótesis de una condena del TEDH al Reino de España, que las ha habido (112, concretamente, lo que bien puede considerarse un número relativamente reducido cuando se repara en las 1.830 sentencias en las que se ha constatado una violación del Convenio por parte de Italia), se contempló siempre como una contingencia a evitar que, si, pese a todo, concurría, constituía un elemento objetivo que obligaba a la reconstrucción del derecho y sus elementos internos de garantía.

El Tribunal Constitucional se inscribió desde el primer momento en esta dinámica. Asumió que era el intérprete supremo de la Constitución en un país profunda y ejemplarmente comprometido en una lógica colectiva de definición del futuro; plenamente inmerso en procesos políticos y jurídicos en los que se decide el destino común de personas y colectividades; que admitía que nuestros Tribunales son también los de Luxemburgo y Estrasburgo. La constitucionalidad se ha ampliado, lo que supone que sus quiebras puedan venir determinadas por el Tribunal Constitucional, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en este caso solo cuando la sentencia verse sobre una cuestión materialmente constitucional).

Ahora, este renovado garante de la constitucionalidad tiene en su agenda inmediata la importante tarea de decidir acerca de la conformidad con el sistema europeo de derechos tan trabajosamente articulado de unas medidas cautelares de privación de libertad de líderes políticos a los que se imputan responsabilidades penales por delitos de carácter grave (rebelión, artículo 472 y concordantes del Código Penal) en el marco del proceso secesionista en el que tanto y tan brutalmente se han pervertido la lógica del principio democrático y el Estado de derecho por sus instigadores.

En concreto ha de aportar la solución jurídica una serie de demandas de amparo sobre este particular -la primera, la interpuesta por Oriol Junqueras- y cuenta desde hace muy poco con un nuevo elemento absolutamente determinante de la solución que adopte. Se trata de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Selahattin Demirta c. Turquía (número 2), de 8 de noviembre de 2018, en la que el Tribunal de Estrasburgo ha establecido una importante doctrina sobre la afectación de los derechos a la libertad personal (un derecho fundamentalmente subjetivo) y el derecho a elecciones libres (de todo punto nodal en una democracia), como consecuencia de la prisión provisional de un parlamentario y líder político kurdo que obtuvo 55 escaños en las elecciones legislativas de junio de 2017. A Selahattin Demirta se le retiró la inmunidad parlamentaria tras una reforma constitucional y está privado de libertad desde noviembre de 2016, a la espera del juicio en el que se determinará su responsabilidad penal por unos actos que concluyeron con la muerte de 50 personas, más de 660 heridos y una serie muy importante de daños materiales. En esta sentencia, finalmente condenatoria, el Tribunal de Estrasburgo ha realizado un conjunto de precisiones sobre los requisitos que se han de cumplir para admitir la limitación de la libertad personal a través de la prisión provisional, precisiones que abundan en su jurisprudencia anterior y que cabe reconocer en las sentencias de los tribunales españoles.

Pero, en mi opinión, lo que es más importante es que en los parágrafos 232-241 se abordan por primera vez, y así se dice explícitamente, las consecuencias de mantener en prisión provisional durante más de 23 meses a un parlamentario que es uno de los líderes de la oposición política del Estado demandado.

Nuestro Tribunal Constitucional tiene así que razonar, como ha venido haciendo desde antiguo. Recordemos, por ejemplo, la perfecta integración de la doctrina del Tribunal Europeo en el cuerpo de argumentos con los que la STC 48/2003 resolvió acerca de la constitucionalidad de la Ley Orgánica de Partidos Políticos. Las pretendidas lesiones del Convenio alegadas por los partidos políticos que a raíz de esta normativa fueron ilegalizados fueron la ocasión para un pronunciamiento muy relevante y de cruciales repercusiones prácticas. En efecto, cualquier historia reciente de España debería hacer una mención específica a la sentencia Batasuna c. España de 30 de junio de 2009, cuando señala: “El Tribunal estima que () los tribunales internos llegaron a conclusiones razonables tras un examen detallado de los elementos que obraban en su poder y no ve motivo alguno para apartarse del razonamiento del Tribunal Supremo cuando concluye que existía una relación entre los partidos demandantes y ETA. Además, () tal relación se puede objetivamente considerar una amenaza para la democracia” (89).

Esa dirección, que tan buenos resultados nos ha dado, ha de seguir siendo la dominante respuesta jurídica al proceso secesionista, una cuestión vital. Ningún cabo ha de dejarse sin atar. Hay que tratar de hacer imposible una eventual sentencia condenatoria que, además de dar un mínimo respiro que sus instigadores aventarían como una victoria, podría disparar hacia los extremos y la simpleza el complejo tablero político nacional. Esa es la forma de seguir persiguiendo sin desmayo la democracia y los derechos en Europa, que andan sobrados de enemigos prestos a coger el rábano por las hojas.

Comentarios - 1 Escribir comentario

#1

Nulo precedente es la conducta asesina de la banda terrorista ETA ante la astracanada o esperpento de Puigdemont y colaboradores entre ellos el gobierno del PP no dialogando y aplicando ilegalmente el art. 155.
Si es un precedente del atropello de los derechos humanos, TC incluido, que aporobó la aplicación retroactiva in peius de la doctrina Parot. El TJUE revocó esa sentencia y puso en evidencia la dependencia política del poder judicial. El mismo que califica de huído al Sr. Puigdemont cuando sólo ejerce su derecho a la libre circulacion por toda la UE en varios países. No demandar su entrega a la UE, vistas las sentencias de diversos países sobre el particular, revela el fundamentado temor a que la UE anticipe que no se le puede acusar de ciertos delitos de raiz política.
La sombra de esa sospecha se ve incrementada por una desmesurada prision cautelar que tiene poca, por no decir nula, justificación. Mayor es el riesgo de reiteracion delictiva. Los componentes de "la manda", que ya han sido sentenciados aunque no en firme, implican más riesgo de reiteracion delictiva que los políticos catalanes encarcelados. La sentencia será, en todo caso, un desastre político - y quiza también judicial. Si los absuelve aplicando el art 3.1 CC, alimentará el victimismo en Cataluña; su condena prolongará el procés hasta que el TJUE decida tres o cuatro años después. Este esperpento es fruto de la incompetencia política de un gobierno que no supo resolver al negarse al diálogo. Ésa es su ideología: la aniquilacion del que no piensa como él, que esta en sus raíces íntimas y a las que no renuncia. La justicia española será su víctima en todos los casos.

Escrito el 12/02/2019 9:06:46 por Alfonso J. Vázquez Responder Es ofensivo Me gusta (0)

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Tribunal Supremo: La carrera profesional forma parte de las condiciones de trabajo por lo que no se puede condicionar a los funcionarios interinos y personal laboral no fijo la previa adquisición de la condición de funcionario de carrera para su promoción
  2. Tribunal Supremo: Declara el TS que los trabajadores temporales del Principado de Asturias tienen derecho a percibir el complemento de carrera profesional en los mismos términos que el personal fijo
  3. Actualidad: Santiago Muñoz Machado: “Ni reformando la Constitución se podría aceptar un referéndum de secesión”
  4. Actualidad: El TS recuerda que los bienes adquiridos con fondos privativos durante el matrimonio no son gananciales
  5. Actualidad: El TC avala la 'lista Falciani' como prueba contra el delito fiscal: no vulnera la presunción de inocencia
  6. AN, TSJ, AAPP: Declara la AP de Barcelona que para que los mensajes de whatsapp puedan tener fuerza interruptiva de una reclamación de pago han de expresar de forma clara e inequívoca el reconocimiento de lo adeudado
  7. Estudios y Comentarios: Recordando las leyes del golpe; por Teresa Freixes, catedrática de Derecho Constitucional y Jean Monnet ad personam
  8. Tribunal Supremo: La Administración tributaria no puede dictar providencias de apremio para hacer efectivos créditos contra la masa hasta que no se levanten los efectos de la declaración del concurso
  9. Actualidad: La Presidenta del Consejo de la Abogacía lamenta que "no se avanza" en legislación de violencia de género
  10. Tribunal Constitucional: El Pleno del TC avala por unanimidad la aplicación del art. 155 CE en Cataluña que permite al estado la limitación de la autonomía en circunstancias extraordinarias

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2019

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana