Diario del Derecho. Edición de 21/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 13/08/2012
 
 

Contrapuntos; por Enrique López, Magistrado

13/08/2012
Compartir: 

El día 13 de agosto de 2012, se ha publicado en el diario La Razón, un artículo de Enrique López, en el cual el autor opina que en Europa y en concreto en España, la intervención del Estado en la economía a través del subsidio y la subvención ha sido exasperante, generando hábitos en la sociedad totalmente alejados de la actividad empresarial emprendedora, de la entrega del ciudadano a sus responsabilidades laborales, en definitiva generando una sociedad cada vez con menos iniciativa.

CONTRAPUNTOS

Este verano, lejos de ser una época de estío y ociosidad voluntarias, está resultando de lo más entretenido. España es un país de contrapuntos, en algunos aspectos armoniosos, pero en otros muy estridentes. Un día nos dan a conocer que un español, Amancio Ortega, representa la tercera fortuna del mundo, fortuna labrada no en mayorazgos heredados o en fortunas amasadas en momentos de máxima especulación, sino conseguida poco a poco, con tenacidad, entrega, esfuerzo y sobre todo ingenio, y por lo que luego diré, sin subvenciones. Será con el tiempo un español universal, nacido en Busdongo de Arbás( León), y criado en Galicia. Pero a los pocos días, presenciamos no sin cierta sorpresa y asombro, cómo un político, cargo electo de un parlamento autonómico, aparece relacionado con el asalto a un centro comercial (supermercado) perteneciente a un grupo empresarial netamente español, de notable éxito en su gestión, y que está generando una notable riqueza, y sobre todo puestos de trabajo. Es obvio, que no estamos en el bosque de Sherwood, ni los asaltantes son los hombres de Robin Hood, y que tampoco luchan contra el príncipe Juan para restablecer la justicia y acabar con la tiranía. Este cuento hoy ya sólo sirve para relajarnos en el cine o en la televisión. Sobre esta última acción ya se ha escrito bastante, sobre sus consecuencias penales ya hablarán los tribunales, porque por fortuna, aquí los jueces no son esbirros del príncipe Juan. Ahora bien, no deja de llamar la atención, causar sonrojo y hasta un punto de indignación, observar cómo responsables políticos dan tan mal ejemplo a la ciudadanía. Pero más allá de estos hechos, el primero para parangonar, y el segundo esperemos que no sea más que una triste y desgraciada anécdota, se puede hacer una reflexión más general. Reagan definía el socialismo afirmando que se basa en tres principios sencillos: “Si se mueve, ponle un impuesto. Si se sigue moviendo, regúlalo. Y si deja de moverse, dale un subsidio para que se vuelva a mover, y así le puedes poner otro impuesto”. Creo que se refería al socialismo soviético de su época, y a aquellos que lo defendían o predicaban las bonazas del sistema soviético, ya a punto de expirar por aquellos momentos. Pero más allá de las palabras de Ronald Reagan, es cierto que entre la economía norteamericana y la europea en general, hay notables diferencias, las cuales han sido ya muy analizadas. Pero hay una capital, la intervención del Estado en el mundo de la economía, la confusión de la solidaridad con el subsidio permanente, y la también confusión de la actividad económica con la subvención pública. En Europa y en concreto en España, la intervención del Estado en la economía a través del subsidio y la subvención ha sido exasperante, generando hábitos en la sociedad totalmente alejados de la actividad empresarial emprendedora, de la entrega del ciudadano a sus responsabilidades laborales, en definitiva generando una sociedad cada vez con menos iniciativa. El exceso y posterior crisis del Estado del Bienestar han generado una resignación y desmotivación colectiva, coincidiendo ello con la ineficacia, la elefantiasis burocrática, el síndrome de la subvención, la prodigalidad gubernamental en todos los ámbitos de la administración, la excesiva deuda pública, y ello unido a groseras intromisiones en la libertad del ciudadano. Resulta un milagro el caso empresarial antes citado, el cual ha crecido totalmente al margen de la subvención, y fuera de cualquier mercado regulado, insisto un milagro. Marco Tulio Cicerón en el año 55 a.C. y en una Roma aquejada de algunos de estos problemas actuales, dijo: “El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado”. Salvando distancias, y sobre todo lo de la arrogancia de los funcionarios, algunas de estas recetas hoy se están poniendo en práctica. Pero es que además la intensa intervención del Estado en la economía, y en especial la subvención, genera corrupción, una corrupción que a veces parece inescindible de ciertas decisiones de carácter político, sobre todo en la contratación pública y en la propia concesión de las subvenciones. De esto, en España, tenemos bastante, y si bien se está atajando, investigando y enjuiciando la que se logra destapar, tenemos que tomárnoslo muy en serio. La corrupción pública es un lastre democrático y económico para un país, no distingue, la encontramos en una adjudicación pública, en una concesión de una licencia, y a veces bajo una pretendida defensa de derechos fundamentales. Todo ello exige cambios, y muchos ya se han acometido, pero el más importante es un cambio general de actitud, mayor entrega y compromiso con nuestras responsabilidades.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana