Diario del Derecho. Edición de 23/10/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 19/09/2014
 
 

Lecciones aprendidas; por José M. de Areilza

19/09/2014
Compartir: 

El día 19 de septiembre de 2014, se ha publicado un artículo de José M. de Areilza, en el cual el autor opina que una secesión en un Estado miembro contradice de plano los valores cosmopolitas de la integración europea, incluso si responde a una fórmula negociada.

LECCIONES APRENDIDAS

La flema británica ha dado paso al nerviosismo ante el final de infarto del referéndum escocés. En Londres, tras presumir de “fair play”, se han hecho en el último minuto ofertas alocadas de autonomía a los separatistas.

En privado, el lamento de David Cameron, el atormentador de sí mismo, por haber llevado adelante una consulta mal diseñada. La diferencia de unos miles de votos puede mutilar para siempre al Reino Unido, uno de los países más exitosos del mundo y con una identidad plural más admirada.

Hace algunos meses se decía, quitándole importancia al tema, que la única forma de que ganase el “sí” a la independencia era permitir el voto a los ingleses en la consulta. La gran metrópoli de Londres puede arreglarse perfectamente sin Edimburgo, por su capacidad de jugar a ser una plataforma en la globalización económica, pero si se pierde Escocia el conjunto de la sociedad británica acusaría el golpe. Muchos ciudadanos se sentirían desconcertados, en especial porque el partido conservador juega la carta anti-europea.

Las lecciones aprendidas son varias: los referendos los carga el diablo, al final el placer de darle un susto al vecino poderoso y el momentáneo efecto liberador de la división hace que los partidarios del “sí” se crezcan. El “no” parece una postura fea y reactiva. En caso de perder, el “sí” puede seguir con la reclamación: desde su muralla escocesa, el habilidoso Alex Salmond sabe que un resultado ajustado en contra también es una victoria.

En el caso de ganar, la lista de europeos terceros perjudicados por el vaivén escocés va a ser impresionante. España por supuesto, esto sí que no son las distantes Malvinas.

Pero no todo es malo para los Estados con reivindicaciones separatistas. Todos aprenderíamos de un hipotético acuerdo de separación y quedarían claros los elevados costes así como el trasfondo ético: una secesión en un Estado miembro contradice de plano los valores cosmopolitas de la integración europea, incluso si responde a una fórmula negociada.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana