Diario del Derecho. Edición de 17/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 03/05/2013
 
 

Euroactivismo y europesimismo; Por por José M. de Areilza, Secretario General del Aspen Institute España y Profesor de Esade Law School

03/05/2013
Compartir: 

El día 2 de mayo se ha publicado en el diario ABC un artículo de José M. de Areilza, en el cual el autor opina que hoy, por primera vez desde el ingreso en la UE, el remedio a los fracasos españoles no llega de Europa.

EUROACTIVISMO Y EUROPESIMISMO

Por primera vez desde el ingreso en las Comunidades Europeas, el pesimismo es la lente a través de la cual la mayor parte de los españoles miran a Europa. La adhesión de 1985 despertó un altísimo consenso, como parte de un impulso modernizador en lo económico y también un remedio a recaídas autoritarias. El europeísmo de entonces tenía raíz orteguiana: España era el problema y Europa la solución, una visión compartida por varias generaciones.

Bajo los gobiernos de Felipe González y José María Aznar España no sólo se benefició de la integración europea sino que contribuyó a su desarrollo político y se convirtió en uno de los Estados miembros de referencia. Hoy por primera vez el remedio a los fracasos españoles no llega de Europa. El punto crucial es la montaña de parados españoles por una ortodoxia que no representa el consenso, sino la potencia de una mitad de la Unión que impone sus preferencias sobre la otra. El grupo de países acreedores apuesta por la austeridad y las reformas y entiende las alternativas como una manera muy costosa de hacerle pagar la mala gestión pública y los excesos de nuevos ricos en las sociedades del sur.

Por eso son muy reticentes a ensayar la transferencia de soberanía y nuevos recursos al nivel europeo y un Banco central con otras prioridades. Europa, mientras tanto, corre el riesgo de convertirse para muchos en un conjunto de reglas estrictas que generan desconfianza y populisimo. Una rápida salida a la crisis no la hay, pero sí unas pocas décimas de crecimiento que frenen el desempleo y la mortandad de empresas, gracias a una acción diplomática del país que, paradoja, menos preocupa de los tres grandes, el nuestro, si lo comparamos con Italia y Francia. Una iniciativa que no puede ser polémica, frentista o antigermánica, porque los gestos para la galería electoral terminarían por romper el espejo europeo en el que nos mirábamos.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana