Diario del Derecho. Edición de 17/11/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 16/07/2012
 
 

GRAPO

El TS ordena revisar a la baja una condena a una GRAPO porque la causa estuvo 5 años paralizada

16/07/2012
Compartir: 

El Tribunal Supremo ha ordenado a la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional que revise la condena a 13 años de cárcel que impuso el pasado mes de febrero a la a integrante de los GRAPO Gema Belén Rodríguez de Miguel por participar, junto a otros dos miembros de la organización terrorista, en dos atracos a sucursales de La Caixa en Madrid que se produjeron el 23 de abril y el 10 de mayo de 2002. La pena deberá ser rebajada al no haberse tenido en cuenta que la causa estuvo paralizada durante cinco años.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El alto tribunal rechaza absolver a Rodríguez y confirma los hechos probados por la Audiencia Nacional y la decisión de condenarla, si bien ordena al tribunal que la juzgo que dicte una nueva sentencia teniendo en cuenta "una eventual dilación del procedimiento".

La defensa de la terrorista había alegado que la Audiencia Nacional había omitido en su sentencia toda decisión respecto a la pretensión de concurrencia del supuesto de dilaciones indebidas que justificaría de la responsabilidad atenuando la pena pertinente.

Alegaba que la causa estuvo paralizada cinco años pese a que la acusada, que se encontraba en Francia, ya había sido entregada a España cuatro años antes de la reapertura de la misma.

La Audiencia Nacional, que condenó a Rodríguez de Miguel por dos delitos de robo con intimidación con fines terroristas, consideró probado que la acusada tomó parte en estas dos acciones delictivas con el objetivo de "obtener fondos económicos para financiar las actividades del grupo", que persigue "subvertir el orden constitucional mediante la táctica de infundir terror en los habitantes de una sociedad democrática".

El primer atraco, que tuvo lugar en la sucursal de La Caixa ubicada en el número 30 del Camino de Vinateros, la acusada acudió a la sucursal para pedir información sobre un plan de pensiones. Cuando se la estaban facilitando, su compañero Jesús Merino del Viejo irrumpió en la sucursal al grito de: "¡Esto es un atraco, levanta las manos!".

Rodríguez de Miguel, "presentando síntomas de nerviosismo", según la resolución judicial, repitió esta frase y advirtió a la empleada, que se encontraba sola en el local, que la iban a "matar" si intentaba hacer "cualquier tontería". La mujer entró en el búnker del banco en el que se guardaban los fondos y le entregó algo más de 7.000 euros en metálico.

RISA NERVIOSA DE LOS ATRACADORES

El segundo asalto se produjo en la sucursal de La Caixa situada en el número 126 de la calle Concejal Francisco Jiménez Martín y fue llevado a cabo por los dos miembros del GRAPO y la también terrorista Mónica Refojos Pérez. Esta última y Merino del Viejo preguntaron por la adquisición de una tarjeta joven pero, debido al "estado de nerviosismo" que sufrían, "prorrumpieron en risas", lo que sobresaltó a la trabajadora de la entidad.

Unos instantes después, según relata la sentencia, Merino del Viejo se subió el jersey y exhibió a la empleada "una pistola que portaba en su pantalón", tras lo cual ésta les entregó una suma total de 19.300 euros. Antes de emprender la huída, encerraron en el baño de la entidad a la empleada y a un cliente que había presenciado los hechos.

El tribunal, integrado por Ángela Murillo (presidenta y ponente), Teresa Palacios y Juan Francisco Martel, justificó su condena en el testimonio de las dos empleadas y el cliente de la segunda sucursal, que prestaron declaración en calidad de testigos protegidos y reconocieron "sin género de dudas" a la acusada. Cuando vio la fotografía de Rodríguez de Miguel una de ellas afirmó: "Me eché a temblar de arriba abajo".

"COHERENTES Y COINCIDENTES"

La resolución judicial destacaba que las declaraciones de las empleadas bancarias son "tan coherentes" y "tan coincidentes" entre sí que, al ser además reforzadas por la práctica de la prueba pericial, "se erigen en auténticas pruebas de signo incriminatorio de gran potencialidad".

Durante el juicio, que se celebró el pasado 21 de diciembre, el fiscal Miguel Ángel Carballo solicitó al tribunal que dedujera testimonio por un delito contra la Administración de Justicia a Refojos Pérez, quien se negó "abiertamente" a declarar durante la vista oral. "No voy a contestarle", dijo la integrante del GRAPO antes de añadir que así lo había hecho en otras ocasiones y no había "pasado nada".

La acusada, por su parte, negó haber participado en los atracos alegando que se encontraba en París en el momento de los hechos, después de que la "dirección" de los GRAPO le ordenara trasladarse a Francia. "La razón de mi clandestinidad era para que no me detuvieran", añadió.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana