Diario del Derecho. Edición de 17/10/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 19/11/2012
 
 

La crisis constitucional; por Juan Antonio Carrillo Donaire

19/11/2012
Compartir: 

El día 17 de noviembre de 2012, se ha publicado en los diarios del Grupo Joly, un artículo de Juan Antonio Carrillo Donaire, en el cual el autor opina que de todas las facetas de la crisis que soportamos (la económica, la de la descomposición del Estado de bienestar o la que provoca el ímpetu separatista de algunos nacionalismos periféricos), la más importante y severa es la crisis institucional y ética que se manifiesta en el deterioro y la pérdida de vigencia de los valores y compromisos que plasmó la Constitución de 1978. Para entender las claves de esa crisis constitucional el autor apunta como referencia imprescindible la última obra del profesor Santiago Muñoz Machado, Informe sobre España. Repensar el Estado o destruirlo.

LA CRISIS CONSTITUCIONAL

De todas las facetas de la crisis que soportamos (la económica, la de la descomposición del Estado de bienestar o la que provoca el ímpetu separatista de algunos nacionalismos periféricos), la más importante y severa es la crisis institucional y ética que se manifiesta en el deterioro y la pérdida de vigencia de los valores y compromisos que plasmó la Constitución de 1978. La crisis constitucional que vivimos es de enorme hondura y de muy difícil superación; mucho más duradera y lacerante -desde luego- que la crisis económica, aunque a nadie se le oculta que esta última le sirve de acicate.

La atención del día a día a la que nos empuja cada sobresalto económico, la concentración en lo coyuntural y en lo inmediato, impide que existan -o que se conozcan- programas serios para afrontar esa profunda crisis esencial subyacente. Hay, sin embargo, una sobreabundancia de opiniones de tertulia y de toma de posiciones políticas sobre las reformas que precisamos que nunca -o muy pocas veces- se sostienen en reflexiones de autoridad o en estudios reposados. La improvisación y la postergación de las cuestiones estructurales realmente importantes se han adueñado del presente. Al final el ciudadano tiene la impresión, como dijo Ezra Pound, de que gobernar es el arte de crear problemas cuya solución mantiene a la población permanentemente en vilo. Y también percibe atónito que vive en un Estado capturado por una clase política adocenada en el que en gran medida siguen presentes los problemas que arrastramos desde el siglo XIX; y, entre ellos, el de la articulación territorial del Estado.

Santiago Muñoz Machado, catedrático de la Universidad Complutense y miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, acaba de publicar un libro imprescindible para entender las claves de esa crisis constitucional: Informe sobre España. Repensar el Estado o destruirlo. El libro está escrito con un estilo claro y accesible a cualquier persona culta ajena al mundo del Derecho. Ha tratado el autor de proporcionar la información y los argumentos necesarios para provocar un debate más fundado.

La autoridad del profesor Muñoz Machado sobre el tema es indiscutible (basta recordar su capital Derecho Público de las Comunidades Autónomas o el tratamiento en perspectiva histórica de la división territorial del Estado en su libro El problema de la vertebración del Estado en España). Además, el autor no testimonia el compromiso con su tiempo desde una atalaya intelectual, sino que ha palpado y contribuido a forjar la realidad institucional desde la arena, en su labor como primer secretario de la Comisión mixta de transferencia de competencias o de ponente del Informe de la Comisión de Expertos de 1981 que contribuyó a definir el mapa autonómico español en la que probablemente fuera la primera ocasión -y hasta ahora última- en que la clase política ha perseguido apoyar la toma de decisiones trascendentes en un informe sopesado y riguroso que, lamentablemente, no fue debidamente atendido.

El libro repasa todos los frentes de la crisis constitucional y del declive generalizado de las instituciones, especialmente del modelo territorial. Indaga y aclara las razones históricas y técnicas del mal funcionamiento del Estado que se complementa con una exploración de remedios para superar los defectos que contiene la propia Constitución y los abusos interpretativos de los Estatutos de Autonomía, que el Tribunal Constitucional ha alimentado.

Consciente de las dificultades de reforma del "bloque de la constitucionalidad", Muñoz Machado apuesta por utilizar la legislación ordinaria y orgánica. Pero cualquiera de las soluciones propuestas pasa, a mi juicio, por un nuevo Pacto de Estado (constituyente o no) sin el que parece quimérico poder evitar la definitiva destrucción de las instituciones jurídicas y políticas que han permitido hasta ahora la convivencia pacífica bajo el texto constitucional de 1978; pacto por el que el propio Muñoz Machado ha clamado recientemente en nombre del Círculo Cívico de Opinión que alienta en su afán de dar voz y sitio a los intelectuales.

Apuntaba antes que la crisis económica y política tiene en su base una crisis ética y de valores que reclama una profunda reflexión sobre qué tipo de sociedad queremos: si apostamos por lo colectivo o por lo individual, por la solidaridad o por el egoísmo y la segregación de los que más tienen; por el principio de igualdad material o por la acentuación de las diferencias sociales y territoriales.

De la lectura del "epílogo para inmovilistas, reformistas y separatistas" saca el lector la impresión final de que cuando las convicciones se llevan a la ceguera del dogmatismo se convierten en un confín infranqueable, en una prisión para quien las sostiene. Pero, como dijo Thomas Jefferson, una opinión que imprima un rumbo iconoclasta o rupturista (una "deriva", como ahora se dice), por muy mayoritaria que sea, sólo puede ser tolerada cuando existe libertad intelectual para combatirla dialécticamente. Y si además se exponen las fórmulas técnicas y las distintas posibilidades para afrontar la reforma del sistema y poner las bases para vertebrar el Estado -en el sentido orteguiano del término-, podemos albergar la esperanza de que los errores políticos y técnicos que se han cometido no son irreversibles.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana