Diario del Derecho. Edición de 22/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 20/09/2012
 
 

Los mensajes de Oriol Pujol; por Jorge de Esteban, Catedrático de Derecho Constitucional

20/09/2012
Compartir: 

El día 20 de septiembre de 2012, se ha publicado en el diario El Mundo, un artículo de Jorge de Esteban, en el cual el autor opina que la Diada del pasado día 11 puede ser una fecha tan gloriosa como desastrosa para el futuro de los catalanes y españoles.

LOS MENSAJES DE ORIOL PUJOL

El día 10 de este mes, recibí a las 20.23 de la tarde, en mi móvil, este enigmático mensaje: “T'espero a les 17 hores, al passeig de Gràcia amb Consell de Cent”. Lo firmaba Oriol Pujol, esto es, debía ser, probablemente, el hijo del ex presidente Pujol, actual secretario general de CIU.

Evidentemente, este mensaje no era para mí, pues ni conozco a Oriol Pujol, ni hablo, aunque lo lea, el catalán, ni estaba en Barcelona, sino en Madrid. Como el mundo de la informática y de los móviles tiene sus propias reglas y sus propios duendes, no le di mayor importancia, pues pensé que se trataría de un error, uno más de los que se cometen diariamente en el ámbito de la tecnología moderna. Pero es una casualidad que lo enviase un personaje tan conocido de la política catalana y en vísperas de una fecha tan importante para Cataluña. Ahora bien, no contesté lógicamente a este mensaje, y me olvidé del asunto.

Sin embargo, pocos minutos después, volví a recibir otro mensaje misterioso, en el que se me decía lo siguiente: “Aquesta diada guanyem la llibertat”, firmado también por Oriol Pujol. La verdad es que me comenzó a intrigar esta curiosa casualidad, porque efectivamente al día siguiente se celebraba la Diada, es decir, la Fiesta Nacional de Cataluña, que parece iba a ser multitudinaria. Por lo demás, la afirmación de Oriol Pujol, al escribir que en esta fecha ganarían la libertad, me hizo sonreír, porque estaba claro que cuando hablaba de “libertad”, lo que quería decir es “independencia”. Si en alguna parte de la España actual, cabe afirmar que no existe realmente libertad, en su sentido más general, es precisamente en dos comunidades autónomas concretas. Por una parte, el País Vasco, en donde un miedo generalizado entre muchos ciudadanos, les impide expresar sus ideas. Y lo mismo ocurre en Cataluña, claro que con la evidente diferencia de que, en este caso, no se utiliza la violencia. Al menos, la violencia física, como en Euskadi, aunque sí existe una violencia institucional, que no permite que muchos ciudadanos, que se consideran españoles o, por igual, catalanes y españoles, puedan no sólo expresar sus ideas con libertad, sino que tampoco se les permite que sus hijos puedan estudiar en el idioma oficial de España. No cabía duda, por consiguiente, de que la “libertad” a la que se refería Pujol en su presunto mensaje equivocado, puesto que no sé a quién iba dirigido, se refería más bien a la independencia de Cataluña. Afirmar esto un día antes de celebrarse la multitudinaria manifestación independentista en Barcelona, precisamente por parte del secretario general de CIU, venía a demostrar algo claro. La Diada de este año se había preparado minuciosamente, orquestada por CiU, utilizando su arsenal cultural y mediático, que es enorme, con la idea de servirse del descontento general, que, como en todas las partes de España, existe igualmente en Cataluña, acerca de la política errática del Gobierno de Rajoy, así como aprovechar también su debilidad para demostrar la fuerza de los separatistas catalanes. Es más: de este modo, se trataba también, de desviar las críticas a la desastrosa política del endeudado Gobierno catalán, encauzándolas hacia una cabeza de turco, que no podía ser otra sino eso que en Cataluña denominan como “Madrid”. La táctica es vieja como el mundo, y se da hasta en el mundo animal: cuando el chimpancé-jefe es acosado por los suyos, simula haber visto un leopardo, logrando así que los miembros de su manada desvíen su atención, evitando así su posible derrota.

Sea como fuere, el hecho es, como se puede suponer, que al día siguiente me levanté con una enorme curiosidad para comprobar si la profecía de Pujol se produciría tal y como él había comunicado, no sé a quién, en el segundo mensaje que recibí. En efecto, la demostración de fuerza de los nacionalistas catalanes fue espectacular, pues se calcula en más de un millón las personas que acudieron a la cita, inundando las calles centrales de Barcelona con una marea de banderas independentistas. No podía dudar de que Oriol Pujol sabía mejor que nadie lo que iba a ocurrir, porque debía de haber colaborado activamente en su organización. Pero no sólo eso, sino que no en vano es hijo de Jordi Pujol, el veterano fundador de Convergència, que, como se sabe, literalmente significa “la acción de dirigir algo hacia un mismo punto”. Aunque Jordi Pujol haya disimulado siempre, en su fuero interno no deseaba más objetivo que la independencia de Cataluña. Mi colega y amigo, Francesc de Carreras, recuerda en un artículo reciente, que en los años de inicios de la Transición, los jóvenes de Convergència coreaban en las manifestaciones “avui paciencia, demà independencia”. El mañana ya ha llegado para ellos.

CON TODO, el enigma de los dos mensajes que había recibido en mi móvil, aumentaría aun más, cuando a las 22.23 de ese día, recibí otro más, que remachaba el clavo: “Hem escrit una pagina de la historia de Catalunya amb lletres majuscules. Gracies per ser-hi”. Supongo que nunca averiguaré quién era el sujeto al que dirigía Oriol Pujol sus mensajes, pero no cabe duda de que debía ser alguien importante, por el agradecimiento que demuestra en este último mensaje. Ahora bien, lo mismo que sucedió con el mensaje anterior, hay que matizar la afirmación de Pujol. Hablar de una “Historia de Cataluña”, es algo impreciso, por dos evidentes razones. Por una parte, porque la Historia de Cataluña hasta ahora ha estado siempre vinculada a la Historia de España, pues nunca fue un país independiente. Es más, no hace falta recordar que el Principado de Cataluña dependía de la Corona de Aragón, y tanto Cataluña como Aragón, se quiera o no, forman parte histórica y geográficamente de España. Pero, por otro lado, los nacionalistas, como Oriol Pujol, parece que tienen un poder que ni siquiera tiene Dios, esto es, el de poder cambiar la Historia según sus conveniencias. Si realmente Oriol Pujol conociese la historia verdadera de Cataluña, sin que neguemos que es una de las regiones más importantes de España, sabría que desde su héroe nacional Rafael Casanova, hasta, por ejemplo, los acontecimientos que jalonaron la contundente respuesta catalana a la invasión francesa en 1808, no hacen sino confirmar la españolidad indudable de Cataluña.

Por supuesto, un tema tan complicado, profundo e interesante como es el de las relaciones entre Cataluña y el resto de España no puede abordarse, como merece, en este corto comentario. Mi intención, escribiendo estas líneas, era simplemente señalar no solo esa misteriosa casualidad de convertirme en un falso interlocutor de Pujol, sino también el de reconocer que la Diada del pasado día 11 puede ser una fecha tan gloriosa como desastrosa para el futuro de los catalanes y españoles. Y, especialmente, para Artur Mas, quien al día siguiente de la Diada, reivindicaba en Madrid, unas “estructuras de Estado”. Lo cual, cuando menos, es sorprendente, porque esas estructuras de Estado ya las han adoptado hace tiempo. En efecto, han creado su Estadito, pero grande o pequeño, no es en absoluto un Estado de Derecho, sino más bien un aprendiz de Estado totalitario, en el que ya no rige nuestra Constitución. Por lo demás, sin contar con la “Cataluña silenciosa”, este anhelo a la independencia puede acabar como el “corazón de Macià”, que después de adorarlo como si fuese el brazo incorrupto de Santa Teresa -y no miro a nadie-, se demostró, cuando lo trajo el presidente Tarradellas, tras los años de exilio, que, como afirma Javier Barraycoa, era falso. Sea como sea, no volví a recibir más mensajes de Oriol Pujol, pero si me llega alguno nuevo, se lo comunicaré a ustedes.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana