Logo de Iustel

Cesta de la compra   Gastos de envío a España gratuitos a partir de 45€

 

II. LA CONSTITUCIÓN DE 1812

 
Autores:
MIGUEL ARTOLA
RAFAEL FLAQUER MONTEQUI
Referencia Iustel:91908002
ISBN978-84-9890-019-4
ColecciónLas Constituciones Españolas
Área:Constitucional
Formato y acabado:24 x 17 cms. – Tapa dura (Cartoné)
Páginas:456
PVP:54€ IVA incluido
Fecha de publicación:Noviembre de 2008
Comprar    Descargar Sumario PDF
 
Breve reseña de la obra:
Toda Constitución escrita es obra de un Poder constituyente, que puede ser soberano o tener un poder limitado a este único objeto. Las asambleas de los estados americanos que hicieron las primeras Constituciones eran Convenciones soberanas (Convention), en tanto la “Convención” de Filadelfia (1767) era una asamblea constituyente cuyo trabajo requería el refrendo de las asambleas de los estados de la Unión para su promulgación. La Asamblea Nacional francesa se declaró constituyente y actuó como una Convención al aprobar, sin esperar a la Constitución, un procedimiento para la sanción y publicación de las leyes y utilizaron la presión de la calle para obtener la sanción. Y Luis XVI se vio limitado a “aceptar” en lugar de sancionar la Constitución de 1791.

En España, la Junta Central asumió la soberanía y dividió el proceso constituyente en dos partes. Una Comisión de Cortes se ocupó de la creación del Poder constituyente: las Cortes generales y extraordinarias. Una Junta de legislación prepararía el proyecto constitucional que, una vez revisado por la Comisión y la Central sería sometido a la aprobación de las Cortes. Aquella, apenas había iniciado su trabajo cuando la invasión de Andalucía por los franceses, obligó a la Junta a renunciar su poder en un Consejo de Regencia, después de convocar las elecciones. En vez de aprobar el proyecto de la Central, las Cortes de Cádiz se proclamaron soberanas, asumieron el Poder constituyente e iniciaron de nuevo el proceso hasta la aprobación de la Constitución de 1812, que incorporaba las aportaciones constitucionales anteriores: el parlamentarismo británico, la división de poderes americana y la soberanía nacional francesa, secuencia a la que aportó la idea del Estado-Nación.
Compartir: meneame delicious  digg  technorati  yahoo  wikio

Publicaciones de Iustel en formato RSS

© PORTALDERECHO 2001-2016

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana