Diario del Derecho. Edición de 18/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 21/08/2015
 
 

Una crisis aplazada; por José M. de Areilza

21/08/2015
Compartir: 

El día 21 de agosto de 2015, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de José M. de Areilza, en el cual el autor opina que el reto sigue siendo que la justificación del euro responda a una visión política articulada de la UE.

Una vez conseguido el tercer rescate y antes de tener que cumplir con sus exigentes reformas, Alexis Tsipras ha dimitido y convocado elecciones. Un tercio de Syriza ya no votaba en el Parlamento griego con su primer ministro, una debilidad que ha contagiado a Ángela Merkel, sin el respaldo de sesenta y tres diputados demócrata-cristianos en el Bundestag. A pesar del triunfo del pragmatismo sobre el órdago populista, nadie piensa que la pertenencia de los helenos a la moneda común esté garantizada. La crisis solo se ha aplazado, por el conocido método de comprar tiempo con ingentes recursos, que otros europeos más pobres querrían para sí, como Rafael Atienza nos ha recordado hace poco. Para salir del laberinto griego deberían ocurrir dos milagros el próximo otoño. Por un lado, que el nuevo Gobierno de Atenas cumpliese los compromisos de reformas previstos (pensiones, mercado laboral, recaudación de impuestos), la economía remontase y se acordase una fórmula para poder pagar a más largo plazo lo debido. Se haría con el concurso del FMI, ausente en la financiación del rescate en curso por la insostenibilidad de la deuda. Este intercambio de credibilidad por solidaridad es del todo improbable. Pero incluso no sería suficiente sin una segunda condición, que la zona euro avanzase más rápido en su integración, respaldada por mejores instituciones y políticas, un verdadero banco central y una política económica continental. En el fondo, el reto sigue siendo que la justificación del euro responda a una visión política articulada de la UE y no se posponga el debate en una huida hacia delante.

La empresa es ardua y no conviene hacerse ilusiones. Por ahora Berlín prefiere limitar los poderes de la Comisión, para que quede claro quien manda y París aboga por una zona euro con parlamento propio, blindada al resto de la UE, en la que resucitar la relación franco-alemana y neutralizar las reformas. Con estos planteamientos, en otoño volveremos a exaltar la conllevancia y los pequeños pasos cuyas huellas dibujan círculos.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana