Diario del Derecho. Edición de 17/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 17/06/2015
 
 

Bush III busca su trono; por Rafael Navarro-Valls, Catedrático y Secretario General de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

17/06/2015
Compartir: 

El día 16 de junio de 2015, se ha publicado en el diario El Mundo, un artículo de Rafael Navarro-Valls, en el cual el autor opina sobre la candidatura a la Casa Blanca de John Ellis Bush.

BUSH III BUSCA SU TRONO

Jeb (iniciales de John Ellis Bush), hermano e hijo de presidentes, acaba de presentar su candidatura a la Casa Blanca. Lo ha hecho en un lugar significativo: el Miami Dade College, la Universidad más grande de Florida y la que produce el mayor número de graduados hispanos y afroamericanos de todo el país. Un claro mensaje a las minorías étnicas, cuyo voto necesita desesperadamente. Desde luego le ayudará su matrimonio con una mexicana (Columba Garnica, nacida en León, Guanajuato), su dominio del español, y su posición política moderadamente favorable a una reforma de la normativa sobre inmigración, que permita la regularización de los ilegales.

La presentación de Jeb (Bush III) coincide con un momento interesante en torno a su persona. La Universidad Christopher Newport de Virginia acaba de adelantar un sorprendente resultado en una encuesta sobre las elecciones a la Casa Blanca de 2016. En ella, Jeb Bush supera por 48% a 46% en ese importante estado a Hillary Clinton. Digo sorprendente, porque en la anterior encuesta de febrero, la ex Secretaría de Estado aventajaba -siempre en Virginia- en 5 puntos al ex gobernador de Florida ( 48 a 43%). Lo cual coincide con otro dato interesante. Por primera vez desde que dejó la presidencia, su hermano George (Bush II) -cuya figura planea sobre Jeb- supera en popularidad a su sucesor Obama. Según un sondeo de CNN/ORC el 52% de los americanos interrogados tienen una opinión favorable de Bush II contra el 49% del actual ocupante de la Casa Blanca, Barack Obama. Esto ha llevado a que algunos consejeros de Jeb Bush opinen algo que está por comprobar : que el americano medio tiene una memoria corta, y que los sentimientos anti-Obama serán más fuertes que los recuerdos de la discutida presidencia del hermano George.

¿De acuerdo en todo con su hermano George?

Efectivamente, un tema que se cierne sobre la candidatura de Bush III es la influencia -para bien o para mal- de la azarosa presidencia de su hermano George (Bush II), que por cierto se decidió en Florida, con Jeb como gobernador, y por dos diezmilésimas del 1% de los votos de Bush II sobre Al Gore, después de la suspensión por el Tribunal Supremo del recuento de los votos.

Si la presidencia del discutido hermano mayor comenzó con problemas legales, su final fue dramático. Atrapado en Irak y Afganistán, con medio mundo en las calles maldiciendo sus guerras, y con un Congreso copado por los demócratas paralizando sus proyectos, Bush II acabó su segundo mandato con el índice de aprobación más bajo de la historia de la Presidencia. No ha habido presidente reelegido que se haya desplomado desde altas cotas de popularidad como George W. Bush (casi un 90 % después de la caída de las Torres) a niveles tan bajos ( 35 %). En mi opinión, no tuvo presente en su política exterior que a las dictaduras contra las que se enfrentó no le preocupaban las elecciones: solo las revoluciones.

Pero no olvidemos que junto a la mayoría demócrata y liberal que opina que Bush II “todo lo hizo mal”, existe un reducido núcleo de seguidores que consideran “que todo lo hizo bien”. Estos últimos son muy activos, y poco a poco van logrando que los americanos vuelvan a mirar al 44.º presidente con mayor benevolencia. Lo que explica su actual popularidad frente a Obama.

El peso del apellido Bush

Así las cosas, el apellido “Bush” tiene un doble peso sobre el joven Jeb. Por un lado, la dinastía con ese apellido -con las sombras y luces de Bush I (padre) y Bush II (hermano) - le ayuda a impulsar su candidatura. Es sintomático que cuando Mitt Romney intentó resucitar hace unos meses su antigua pretensión presidencial, importantes contribuyentes republicanos discretamente hicieron llegar al candidato mormón que se hiciese a un lado : preferían la candidatura de Bush III. Pero cuando comienza a hurgarse en la política del Gran Hermano en Irak, el apellido Bush es como una losa que tira hacia abajo del más joven de los hermanos. Jeb aquí oscila entre dos polos : su admiración por su hermano George- sobre todo su visión geopolítica - y el hecho de que un 60% de republicanos opina que aquella guerra no valió la pena, si se tienen en cuenta los muertos americanos e iraquíes producidos. Por eso Bush III, después de una época de defensa de la política de Bush II en Medio Oriente, ha dado marcha atrás : “Sabiendo lo que hoy sabemos, hubiera obrado de modo diverso al de mi hermano”. Y un tanto exasperado suele añadir : “Yo obro autónomamente. Tengo derecho a ser juzgado por lo que hago y no por mi apellido”.

Su candidatura ha sido precedida de una visita de cinco días a Europa, donde ha sido calurosamente acogido, aunque no “elevado a los altares” como lo fue Obama en su viaje a lo rock star en 2008. En Alemania - con la presencia de Merkel-, abandonando su fama de centrista moderado, hizo un guiño a los republicanos conservadores. En efecto lanzó una dura advertencia a Putin : “ Estados Unidos debe responder con una vigorosa acción a las acciones agresivas de Rusia contra su vecino Ucrania”. Y en Polonia añadió que los Estados Unidos deben “ampliar la presencia de su ejército en Europa Central ”, es decir, mostrar músculo frente a Rusia, que es lo que pretendía durante el viaje. El mensaje es: política enérgica frente a la débil y contradictoria de Obama.

Naturalmente, todavía tiene que superar unas durísimas primarias contra los numerosos candidatos republicanos que compiten con él para conquistar la candidatura del partido republicano al Despacho Oval. Los primeros datos son cautamente alentadores. La última encuesta (junio) de Real Clear Politics, sobre 11 candidatos potenciales, muestra en primera posición a Bush III(11.3 %), seguido de Scott Walker y Marco Rubio (10.8/10./3%). Los otros ocho se quedan bastante lejos Pero no hay que fiarse : son datos que cambian de día en día.

Un conservador moderado

La premisa original de la candidatura de Bush III fue ahuyentar a posibles rivales, esgrimiendo su apellido como una maza y mostrando su capacidad de recolectar fondos como una verdadera máquina de guerra. Esta estrategia falló, pues, salvo en el caso de Mitt Romney, una nube de candidatos republicanos corren ya hacia las primarias. El error consistió en retrasar su presentación, en un ejercicio de dudas y ambigüedades que ha durado un año. Cuando lo ha hecho, los candidatos le habían perdido el respeto.

Ed O'Keefe y Robert Costa, analistas políticos expertos en el partido republicano, acaban de publicar un demoledor artículo en el Washington Post sosteniendo que la campaña de Bush III está en un punto muerto antes de iniciarla. Razón : una serie de errores estratégicos, unidos a luchas internas dentro de su equipo, con un desenlace inesperado al cambiar recientemente todo su equipo de colaboradores, comenzando con el jefe de la campaña. Jeb pide paciencia y no duda de que su “conservadurismo moderado” agrupará en torno a su candidatura a los independientes y a los republicanos distantes del Tea Party. Desde Berlín pide confianza a sus seguidores: “Por el amor de Dios, tened paciencia. Estamos solamente en junio. Queda un largo camino a recorrer. Voy a competir en todas partes y voy a ganar”.

¿Qué es ese “conservadurismo moderado” del que hace gala Bush III? Algunos candidatos republicanos se han presentado en las primarias con planteamientos conservadores “duros”; luego, ganadas las primarias, en la elección a Presidente contra el candidato demócrata, han girado hacia el centro. La peculiaridad del centrismo del tercer Bush parte de la experiencia de las elecciones anteriores. Mitt Romney intentó esa duplicidad y fracasó. Jeb, sin haber comenzado las primarias, está mandando mensajes claros a los republicanos moderados, menos gritones que los del Tea Party, pero prácticamente la mitad del electorado del GOP. Quiere superar el dilema republicano : “quien gana en la convención, pierde en la nación”. Tanto en materia fiscal, como en inmigración o cuestiones sociales está jugando la carta de la moderación. Hasta el punto de que dos analistas “duros “ republicanos (Rush Limbaugh y Laura Ingraham) han escrito que “Hillary y Jeb deberían correr en el mismo ticket”.

Lo cual nos lleva a una posible lucha entre dinastías: dos Clinton contra tres Bush. Primero Bush III debe ganar las primarias, venciendo a esa miríada de candidatos republicanos (12 ya oficiales y cuatro más probables) que “calientan las bandas” antes de comenzar el gran partido. Un combate lleno de propuestas, votaciones, errores, luchas en la televisión, en los medios, en la red. Una verdadera locura solamente apta para corredores de fondo.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana