Diario del Derecho. Edición de 18/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 30/07/2014
 
 

¡Corre, Hillary, corre!; por Rafael Navarro-Valls, Secretario General de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y Catedrático de la UCM

30/07/2014
Compartir: 

El día 30 de julio de 2014, se ha publicado en el diario El Mundo, un artículo de Rafael Navarro-Valls, en el cual el autor analiza la situación de Hillary Clinton de cara a las próximas presidenciales en EEUU.

¡CORRE, HILLARY, CORRE!

La cantante Katy Perry, número uno de ventas en EEUU, escribe una canción sobre Hillary Rodham Clinton; dos musicales se estrenan en Broadway sobre la saga Clinton, con la ex primera dama como protagonista (A Woman on Top); un biopic a gran escala titulado Rodham se está gestando en Hollywood, probablemente con Meryl Streep en la figura de Hillary; el libro Hard Choices (Decisiones difíciles) de la antigua secretaria de Estado ha lanzado una primera edición de un millón de copias. Si uno lee Ready for Hillary (Listos para Hillary) -web del macrogrupo que postula su candidatura al Despacho Oval- sólo le “faltaría andar sobre las aguas para ser perfecta”. No lo dice así, pero es lo que se deduce.

Algo tiene esta mujer para protagonizar tal explosión mediática. No sólo su condición de ex primera dama, ex senadora por New York y ex secretaria de Estado. A eso se suman las expectativas que genera su posible candidatura a la Casa Blanca. No es que sea “posible”, es que a la pregunta ¿se presentará? se puede contestar “ya se ha presentado”. Veamos. Hillary, acaba de concluir una gira europea por Alemania, Francia y Reino Unido presentando el libro que recoge los años que ha estado al frente de la diplomacia americana. Ha sido una reedición de la triunfal tournée europea de 2008 del entonces candidato Obama. El protocolo y las medidas de seguridad que han acogido a Hillary han sido dignas de una futura presidenta. Su objetivo era claro: demostrar que en ella se dan todas las condiciones para ocupar con éxito el Despacho Oval. Aunque seis de cada diez americanos están decepcionados con Obama, más del 80 % de demócratas parecen suspirar por Hillary Clinton, la candidata humillada en 2008 por el actual presidente afroamericano.

Tiene a su favor varios factores. El primero, que el partido demócrata aparece unido en torno a su candidatura, mientras que el republicano está dividido entre varios posibles candidatos: Jeb Bush, el más joven de la dinastía Bush; Chris Christie, moderado gobernador de New Jersey; Marco Rubio, senador cubano americano; Paul Ryan, antiguo candidato a la vicepresidencia con Romney, etcétera.

Está en marcha una gigantesca campaña digital centrada en varios super PAC (órganos para financiar electoralmente líneas políticas): Friends of Hillary y Ready for Hillary, que aparte de recoger cientos de miles de dólares están comenzando a adquirir millones de direcciones de mail, aliados con Priorities Usa, el órgano de financiación de Obama. La de 2016 será la campaña presidencial más tecnológica de toda la Historia. Hillary va muy por delante de todos los posibles candidatos.

Los millones de dólares entran aceleradamente en sus depósitos. Alice Walton -hija de una familia real árabe, con un patrimonio cercano a los 20 mil millones de euros- acaba de anunciar su apoyo, igualmente los grandes de Hollywood, George Soros (unos 15 mil millones) o el núcleo duro de Wall Street. A eso hay que añadir sus ingresos propios, en los que accede a chorros el dinero. Por ejemplo, cobra por un solo discurso cinco veces el salario medio nacional. Lo cual -todo hay que decirlo - es un preocupante dato para quien aparece como la heroína de la igualdad. Parece tenerlo todo: gran parte del voto hispano, el afroamericano, el de las mujeres solteras...

¿Significa esto que todo está decidido? No exactamente. Cuando en enero de 2007 Hillary lanzó oficialmente su campaña para las elecciones de 2008, los analistas políticos auguraron su victoria. No fue así. Acabó ganando Obama.Y aunque en política, la última elección después de unos meses es “historia remota” y la elección próxima -casi a tres años vista- en realidad está a la vuelta de la esquina, ambas acaban entrelazándose.

Hay un factor importante que preocupa a los analistas políticos. Me refiero al cansancio que acaba produciendo entre los votantes la continuada presencia en la vida pública. Hillary está desde los años 80, cuando era la esposa del gobernador de Arkansas. Luego, durante ocho años, la first lady de la Casa Blanca se ha asomado a las televisiones americanas más que ninguna otra. En el 2000 se lanzó a la aventura del Senado, y siete años más tarde -sin un momento de respiro- la senadora Clinton lanza su campaña electoral a la presidencia, que acaba en fracaso. Acepta enseguida el cargo de Secretaria de Estado y, cuando cesa en 2012, comienza una “campaña permamente” hacia las elecciones de 2016, aunque formalmente no se haya postulado como candidata. En medio de esta tormenta mediática la cuestión será superar la sensación de déjà vu, el cansancio que puede producir la sobreexposición mediática de la “madura dama”, cercana a los 70 en 2016. ¿De veras podrá postularse como el cambio frente a la continuidad?

Otro obstáculo formidable es el alto nivel de toxicidad de las elecciones presidenciales, que pueden acabar con el equilibrio de cualquiera. El esfuerzo de las pasadas elecciones se acumula, como se acumula el factor solar tomado en dosis masiva para la producción del cáncer de piel. Es curioso que Tina Brown -antigua directora de Vanity Fair y The New Yorker- acabe de aconsejar a Hillary que no se presente a las elecciones presidenciales. Razón : la dura presión de la campaña electoral. Las campañas para la presidencia tienden a ser ejercicios de degeneración progresiva. Los candidatos, conforme pasa el tiempo, suelen hacerse vulnerables a la presión. Pasan del optimismo al catastrofismo con excesiva rapidez. El protagonista de Colores primarios (novela que describe a ritmo trepidante una campaña presidencial), en medio del stress de la carrera electoral, llega a decir: “tanto camino recorrido para no llegar a ninguna parte. Siempre acabábamos en el mismo aeropuerto, a la misma hora, para ser recibidos por la misma caravana que esperaba para llevarnos a los mismos sitios, en los que ya habíamos estado muchas veces”. Esta especie de locura hace que la campaña pueda acabar estallándole en las narices al aspirante. Y eso lo sabe bien Hillary, después de vivir de cerca o como protagonista tres campañas presidenciales. Con cierta sabiduría política el argumento de Tina Brown es que la única razón para presentar la candidatura al cargo político más importante del mundo no es la presidencia, sino la post-presidencia. Hillary conoce la experiencia de su marido y también la de los ex presidentes, que parecen resucitar una vez dejado el cargo.

Dos factores conviene tener en cuenta ante el esfuerzo que se le avecina: la edad y la salud. Sobre la primera baste reseñar que cuando sea elegida tendrá 69 años y 77 al final de su segundo mandato, si es reelegida. El segundo factor es lo que se ha llamado el “secreto mortal de Hillary”. Lo que el analista Edward Klein denomina sus “ocultos problemas de salud”. Su tendencia a padecer coágulos en la sangre, con peligro de apoplejía. 30 días pasó en el hospital cuando padeció en diciembre de 2012 una primera trombosis. La espada de Damocles sobre la luchadora Hillary.

Los “fantasmas del pasado” están al acecho. A Hillary la siguen llamando Billary (Bill & Hillary), apuntando a la sombra omnipresente del ex presidente Bill Clinton. La posible vuelta a la Casa Blanca del dúo presidencial está reavivando los escándalos y deficiencias de la era Clinton, desde el Sexgate (episodio con la becaria Lewinsky) hasta el fracaso de la reforma sanitaria. Sin embargo, la reciente reaparición de Monica Lewinsky con un artículo en Vanity Fair puede ser positiva a largo plazo. Algunos analistas la han llamado una “operación preventiva”, que sofoca el problema antes de que comience la verdadera campaña electoral. Por lo demás, la reacción de Hillary ha sido serena, al desearle “buena suerte” a su antigua adversaria. Más preocupantes son la serie de documentos aparecidos en la web conservadora Free Beacon bajo el título de Los papeles de Hillary, declarados auténticos por la CNN. Una serie de anotaciones de Diane Blair, amiga personal de Hillary y profesora de Ciencia Política, que muestran a la primera dama como una mujer ambiciosa, fría y despótica. En esos papeles Hillary califica de “infernal” su primer año en la Casa Blanca, describiendo los continuos encontronazos con su marido y los asesores del Presidente. Desde luego Hillary es todo un carácter, lo que no es malo en sí, salvo que se dispare en momentos en que se requiere prudencia y equilibrio. Tampoco ayuda a su candidatura la publicación del libro de Daniel Halper sobre pasadas y actuales aventuras sentimentales de Bill Clinton.

Tres cuestiones de su paso por el departamento de Estado se han reavivado por los adversarios políticos de Hillary: Libia, Boko Haram( grupo terrorista nigeriano) e Irak. La cloaca libia es el agujero negro de la gestión de Hillary como Secretaria de Estado. La muerte del embajador y de cuatro paramilitares de la CIA fue una increíble negligencia por parte del Gobierno Obama, al no proteger adecuadamente en Bengazhi lo que era en realidad no un consulado sino un puesto avanzado de la CIA. Por su parte, el grupo terrorista Boko Haram se ha hecho tristemente célebre por el rapto masivo de chicas de un colegio nigeriano. Se acusa a Hillary de no haberlo incluido preventivamente entre las organizaciones terroristas, lo que ha debido hacer su sucesor, John Kerry. El voto de la senadora Clinton a favor de la intervención del ejército americano en Irak, vuelve una y otra vez sobre su responsabilidad en esa penosa guerra de Bush.

Estas dificultades -y otras que la dura campaña electoral sacará a la luz- explican lo que comienza a ser el grito de guerra de la precampaña: “Run, Hillary, Run”, ¡Corre, Hillary, corre!

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana