Diario del Derecho. Edición de 23/08/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 22/05/2014
 
 

¡Votemos!; por Luis María Cazorla, Académico de Número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

22/05/2014
Compartir: 

El día 22 de mayo de 2014, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de Luis María Cazorla, en el cual el autor opina que las elecciones del 25 de mayo son muy importantes, o, al menos, bastante más que las precedentes, por lo que espera al nuevo Parlamento europeo.

¡VOTEMOS!

La indiferencia ante las elecciones al Parlamento Europeo suele prevalecer en los países integrantes de la Unión Europea. En España, por ejemplo, la participación ha descendido desde el 62 por ciento en 1979 hasta el 43 por ciento de hace cinco años. Si estas elecciones normalmente han suscitado interés no ha sido tanto por las cuestiones europeas que se planteaban en ellas, sino por la oportunidad que brindaban de castigar a los partidos a la sazón gobernantes anunciando cambios políticos en la esfera nacional. Seamos conscientes, sin embargo, de que en la cita electoral del próximo 25 de mayo concurren características distintas a las anteriores, que multiplican su importancia y posterior influencia en la vida diaria de los ciudadanos de los estados miembros de la Unión Europea.

Ante todo, es importante subrayar que por primera vez concurren en estas elecciones fuerzas políticas con programas y candidatos comunes a escala europea. Los principales son Juncker, que encarna el centro-derecha, y Schulz, el centro-izquierda. Ambos presentan programas que, si se examinan con detalle, tienen más del 50 por ciento en común, aunque también los separan matices importantes. En el del primero, la austeridad en el gasto público y las reformas estructurales prevalecen; en el del segundo, junto a esto último, en cuya esencia coinciden ambos, se presta más atención a las políticas de crecimiento basadas en el gasto público selectivo, como el destinado a la lucha contra el paro juvenil.

Pero la mayor novedad que, a mi juicio, las elecciones del 25 de mayo traen consigo es que se votará para formar un organismo, el Parlamento europeo, muy distinto al anterior, con más competencias y mayor capacidad de tomar decisiones que pueden afectar mucho a nuestra existencia. Me detengo por su importancia en las competencias económicas y en su intervención en los nombramientos cruciales dentro de la Comisión Europea.

En el campo económico, al futuro Parlamento europeo le incumbirá continuar el proceso de dotar a la Unión de instituciones e instrumentos que ahonden en la integración económica que, entre otros extremos, respalde al euro como moneda cuajada. En conexión con lo cual son trascendentales sus nuevas competencias presupuestarias. Hasta ahora solo tenía capacidad de decisión sobre los llamados “gastos no obligatorios”; los también llamados “gastos obligatorios”, aproximadamente el 45 por ciento del total, quedaban fuera de su aprobación. Frente a esto, el Parlamento europeo que llama a la puerta tendrá que aprobar todo el presupuesto de la Unión, lo que le convierte en un eje fundamental de la política económica europea en los años cruciales que nos aguardan.

Se ha acusado con bastante razón a la Unión Europea de falta de liderazgo tanto en la esfera interna europea como en la internacional. Es cierto que la generación de políticos que ahora manda en Europa no es la mejor de las habidas, a lo que se agrega el llamado déficit democrático o falta de legitimidad democrática que hasta hoy acompaña a los nombramientos de los cargos principales de la Comisión Europea. Esta doble realidad es importante para entender algunas de las deficiencias europeas a la hora de afrontar la crisis económica y los graves problemas de política internacional de estos últimos años. Al paso de esta lamentable situación salen los siguientes nuevos cometidos del Parlamento europeo. Su pleno elegirá por mayoría absoluta al presidente de la Comisión, nombramiento hoy solo en manos de los estados miembros. Es cierto que lo tendrá que hacer a partir de la propuesta que le plantee el Consejo Europeo, es decir, los jefes de Estado y Gobierno de los Estados, pero, para formularla, estos deberán tener en cuenta los resultados de las elecciones europeas. En teoría podrían apartarse de lo que arrojen las urnas, pero es difícil pensar que el nombramiento que propongan se aleje del impulso democrático de las elecciones que tenemos encima, sobre todo si aspira a que sea aprobado parlamentariamente.

A esto hay que añadir que al nuevo Parlamento corresponderá también aprobar el nombramiento del Alto Representante de la Unión para la Política Exterior y de Seguridad Común, pieza fundamental en el proceso de mejora de la renqueante política exterior europea. Cabe esperar que el nuevo Alto Representante, al contar con el respaldo democrático y la fuerza que le depare su nombramiento parlamentario, consiga avanzar más en favor de una política exterior europea común que su antecesora, cuyas aportaciones a esta tarea se pueden contar con los dedos de la mano.

En apretadas palabras, las elecciones del 25 de mayo son muy importantes, o, al menos, bastante más que las precedentes, por lo que espera al nuevo Parlamento europeo. Al margen de razones de salud democrática, votemos ese día, pues en el resultado de ellas nos va bastante de lo que nos pueden deparar los cinco próximos años.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana