Diario del Derecho. Edición de 14/12/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 05/08/2013
 
 

Se trata del quinto imputado en el proceso

La juez imputa al ex presidente del Club Voleibol Murcia en la causa que investiga la muerte de la pareja holandesa

05/08/2013
Compartir: 

Lifante ratificó en sede judicial las declaraciones que había hecho anteriormente y se declaró "completamente inocente"

MURCIA, 2 (EUROPA PRESS)

El ex prseidente del Club Voleibol Murcia y actual alcalde pedáneo de Barinas, en Abanilla (Murcia), Evedasto Lifante, acudió este jueves a declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Molina de Segura, imputado en el proceso que investiga la muerte violenta de los ciudadanos holandeses Ingrid Visser y Lodewjik Severein.

Lifante fue propietario y presidente del Club Voleibol Murcia 2005, del que era gerente y delegado otro de los imputados, Juan Cuenca, y equipo en el que jugó la fallecida Ingrid Visser.

Al parecer, la razón por la que Lifante ha sido llamado a declarar en calidad de imputado se debe a que Cuenca acusó expresamente al empresario de Abanilla de participar en el presunto asesinato, según ha podido saber Europa Press de fuentes cercanas a la investigación.

MEDIA HORA DE DECLARACIÓN

La declaración en el juzgado se extendió cerca de 30 minutos y Lifante salió en libertad. La jueza no le impuso ningún tipo de medida cautelar, de forma que no tuvo que pagar una fianza, no se le retiró el pasaporte ni tiene la obligación de acudir periódicamente ante el juzgado, según ha explicado Lifante a Europa Press.

El empresario ha rehusado dar información sobre las preguntas que le hizo la magistrada y sobre su declaración, puesto que el proceso se encuentra bajo secreto de sumario y no quiere "perjudicar la investigación".

Su abogado, Fidel Pérez, ha explicado que Lifante ratificó ante la jueza las declaraciones que había hecho anteriormente, y se declaró "completamente inocente". En concreto, dijo a la magistrada que él no tuvo ninguna relación con lo que "hayan podido hacer el resto de implicados".

En cualquier caso, Lifante ha insistido en dar las gracias a la Policía y a la Justicia por su actuación, y ha mostrado su deseo de que el proceso se esclarezca "cuanto antes".

Lifante se convierte así en el quinto imputado por este caso. La jueza mandó a prisión provisional a mediados del pasado mes de julio al cuarto imputado, S.A.L. dentro de las diligencias previas número 864/13 por la muerte violenta de los ciudadanos holandeses, Ingrid Visser y Lodewjik Severein.

Por este mismo procedimiento, anteriormente, se ordenó también la prisión cautelar de J.C.L., V.I. y C.S., medida que fue ratificada el pasado 28 de junio por la juez encargada de dirigir la instrucción del caso.

RELATO DE LOS HECHOS

Los hechos se remontan al 13 de mayo, cuando la pareja desembarcó en el aeropuerto de El Altet (Alicante) con la intención de pasar tres días en Murcia. Solo un día después, ambos tenían una cita médica en una clínica de la capital murciana, aunque los motivos de ésta fueron mantenidos en secreto por la familia en todo momento, al entender que no era "relevante" para la investigación.

Ingrid Visser, con 1,90 metros de altura, delgada, rubia y con ojos azul claro, era muy conocida en su país porque había sido una jugadora profesional de voleibol y había representado a Holanda en más de 500 ocasiones en campeonatos, al tiempo que había sido integrante de varios equipos españoles. De hecho, de 2009 a 2011 formó parte del equipo CAV Murcia 2005.

Durante el tiempo que formó parte de la plantilla del CAV Murcia 2005 residió en Murcia con su pareja Lodewijk hasta que, en 2011, ella decidió poner punto y final a su carrera profesional. Después decidieron regresar a Holanda, pero en los últimos dos años han vuelto en varias ocasiones a Murcia para pasar unos días, porque les gustaba la Región y le tienen "cariño".

El lunes, 13 de mayo, comenzó su última visita. La pareja alquiló un coche en el aeropuerto, un Fiat Panda de color negro con matrícula 9254 GTC, con el que se desplazó hasta Murcia, donde se hospedaron en el hotel Churra-Vistalegre. Ese mismo lunes fue el último día en el que se les vio con vida: tras registrarse en la recepción del hotel, volvieron a coger el coche por la tarde y desaparecieron.

La directora de la clínica avisó a la Policía de que la pareja había acudido en otras ocasiones al centro médico y eran "serios" porque siempre cumplían con las citas.

A partir de ese momento, la Policía Nacional entendió que había un motivo para investigar una desaparición y abrió los cauces y protocolos apropiados para su búsqueda.

La Policía abrió varias vías de investigación, y una de ellas condujo a los agentes hasta una vivienda en el municipio murciano de Molina de Segura. Al llegar al lugar, la Policía Científica confirmó que ahí se había cometido un acto violento.

En base a estas pruebas, la Policía continuó con las líneas de investigación y procedió a la detención de una persona de nacionalidad española en Valencia, Juan Cuenca. En base a los datos recabados en todas las actuaciones, la Policía averiguó que en una finca de la pedanía murciana de Alquerías podían encontrar más pruebas respecto a la investigación.

Los agentes excavaron la tierra y las primeras pruebas aparecieron a 50 centímetros de profundidad. Más tarde, y a más profundidad, encontraron los restos de dos personas que, según certificaron los investigadores, correspondían a un hombre y a una mujer. Fueron detenidos tres individuos en relación al crimen.

El juzgado de Instrucción número 17 de Valencia ordenó prisión provisional, comunicada y sin fianza para los tres detenidos. Los análisis de AND confirmaron que los restos mortales se correspondían con los dos holandeses fallecidos, y los estudios forenses determinaron una muerte violenta, idéntica en ambos casos, motivada por traumatismo craneoencefálico.

A finales de junio, los tres detenidos por su presunta implicación en el crimen de la pareja holandesa, volvieron a acogerse a su derecho a no declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Molina de Segura, Olga Reverte, quien ratificó la prisión decretada sobre ellos.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana