Diario del Derecho. Edición de 14/12/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 01/02/2013
 
 

Lincoln en el Ala Oeste; por José M. de Areilza

01/02/2013
Compartir: 

El día 1 de febrero de 2013, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de José M. de Areilza, en el cual el autor afirma que Lincoln fue capaz de ver lo esencial en medio de una situación caótica, nada menos que la secesión de la mitad de los Estados, seguida de una guerra fratricida.

LINCOLN EN EL ALA OESTE

Lincoln vuelve. La película de Spielberg trae al siglo XXI su lección de liderazgo. En rigor, nunca había bajado de la cumbre de los presidentes americanos. Obama lo invocaba el primer día de su segundo mandato, pero el gran biopic de Daniel Day-Lewis convence a todos de su genio político, en una encrucijada como solo Roosevelt viviría ya en el XX. Lincoln fue capaz de ver lo esencial en medio de una situación caótica, nada menos que la secesión de la mitad de los Estados, seguida de una guerra fratricida. Era un modesto abogado y un advenedizo de la gran política, que llegó bajo continuas amenazas de muerte a una destartalada Casa Blanca. De inmediato comprendió que debía ir a la guerra y dar sentido a la victoria de los abolicionistas consagrando una prohibición constitucional de la esclavitud. Este inesperado presidente formuló una visión que actualizaba el credo de los padres fundadores, encapsulada en el discurso movilizador de Gettysburg. El partido republicano tenía pocos años de existencia pero él lo dotó de alma inmortal. En 1963 Lyndon B. Johnson apeló “al partido de Lincoln” para aprobar la ley de derechos civiles como homenaje al asesinado Kennedy. En nuestros días los republicanos enmiendan sus torpezas respecto a la política de inmigración y a los hispanos gracias a ese mismo legado espiritual.

Por si fuera poco, Lincoln hizo política, no solo tuvo ideales. Se manchó las manos, intercambió favores, peleó, se contradijo -había defendido el derecho de cualquier Estado a la secesión- y se dejó la vida en el empeño. En vez de asimilarse al sistema, puso en valor su condición de “outsider”, de recién llegado desde Illinois, un Estado poco importante de la frontera, y jugó su baza de presidente inesperado y casi accidental. Se protegió de la dureza de la realidad a través del sentido del humor y ciento cincuenta años después, su éxito de taquilla aquí lo es también en la vieja Europa.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana