Diario del Derecho. Edición de 26/09/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 28/01/2013
 
 

El nuevo leviatán; por Enrique López, Magistrado

28/01/2013
Compartir: 

El día 28 de enero de 2013, se ha publicado en el diario La Razón, un artículo de Enrique López, en el cual el autor considera que hay que cambiar el funcionamiento y cometido del Tribunal de Cuentas, transformándolo en una auténtica comisión reguladora del funcionamiento de los partidos políticos, la cual tendría que recabar y obtener información periódica de la actuación de aquéllos, como si se tratara de corporaciones empresariales cotizadas.

EL NUEVO LEVIATÁN

Las recientes y constantes noticias sobre casos de corrupción están generando en la sociedad una sensación de intensidad de este fenómeno en España, a la vez que una gran preocupación. Creo que el hecho de que se conozcan y se investiguen casos, lo que nos tiene es que reconfortar con nuestro sistema; entiendo que a veces se produce un efecto contrario, el que se investiguen genera una mayor percepción de la misma. De la fortaleza de las instituciones democráticas, de su independencia, y del grado de respeto que a este funcionamiento interno tengan el resto de poderes instituidos o no, dependerá el éxito de la lucha contra la corrupción. Ahora bien, la corrupción siempre será una amenaza, y obedece a una lógica perversa del propio ser humano; la corrupción en sí misma, es lo más opuesto que hay a los principios virtuosos que deben regir el ejercicio del poder en los estados democráticos, puesto que los autoritarios son corruptos en esencia. La globalización, la facilidad para la trasferencia de fondos y las vías trasnacionales de evasión, han reforzado el virus de la corrupción, pero como he adelantado, el lógico tratamiento mediático aumenta su onda expansiva. Este tratamiento mediático, siendo necesario, tiene un riesgo que hay que conjurar también; cuando esto sucede, los adversarios políticos, los propios rivales intrapartidarios y el periodismo sensacionalista se precipitan a ganar ventajas cortoplacistas, interfiriendo en muchos casos en la determinación de las responsabilidades jurídicas, políticas y también morales. Esto sólo se combate con un ejercicio responsable y profesional del tratamiento periodístico de los temas, así como político, buscando como fin el ayudar a la justicia y al debido esclarecimiento de los hechos, así como colaborando a la erradicación de los hechos corruptos. Ante los casos de desviación del ejercicio del poder, lo que se debe intentar por parte de todos, es construir un debate profundo y constructivo sobre el origen del fenómeno pernicioso, sus síntomas y su adecuado tratamiento y prevención. El sistema de partidos está en la misma esencia del sistema democrático, y resulta muy difícil, por no decir imposible, imaginar un sistema democrático, sin que las diferentes opciones e ideologías no se encauzaran a través de partidos políticos; sin los mismos, sería muy difícil expresar la opinión y voluntades colectivas, siendo sustituidos en tal caso, por predicadores, rapsodas y demagogos que habrían monopolizando el debate social, a través del dominio de los medios de comunicación. Ahora bien, los partidos no pueden perder su esencia democrática, plasmada en nuestro caso en el art. 6 de la Constitución -”Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política”- por contra, los partidos no pueden convertirse en unas empresas profesionalizadas de ejercicio del poder en régimen de absoluto monopolio, que acaban colonizando el Estado en su conjunto, y en definitiva a la propia sociedad. La forma de combatir este riesgo, además de generando un real funcionamiento interno democrático, es apostar por la absoluta transparencia en su gestión interna y en su financiación; el convertirse en gigantescas estructuras de poder y grandes empresas, obliga a sus responsables a procurar medios económicos de cualquier forma o modo, lo cual además se ve agudizado por los cuantiosos costes de las modernas campañas electorales. Al ser esto una nota permanente en todas las formaciones políticas, en la que las de nuevo cuño van poco a poco sucumbiendo, lo que se impone es una regeneración democrática, reforzado valores morales e introduciendo mayores controles jurídicos. Para ello, además de trasparencia, se impone en su funcionamiento y organización, la implantación de una adecuada política de prevención de riesgos de corrupción, tanto moral como jurídica, para lo cual se deben establecer específicos planes de prevención de riesgos, identificando el origen de los mismos y sobre todo estableciendo controles en la toma de decisiones que generan aquéllos. Por ello, una vez que se han identificado las fuentes del riesgo, que no es muy difícil, se deben establecer los controles necesarios para su evitación, lo cual exige la aprobación de estrictos códigos de conducta, la constitución de órganos específicos de control y exigencia de responsabilidad permanentes, esto es, que ejerzan su labor de una forma organizada, a modo de auditorías profesionales. Hay que cambiar el funcionamiento y cometido del Tribunal de Cuentas, transformándolo en una auténtica comisión reguladora del funcionamiento de los partidos políticos, la cual tendría que recabar y obtener información periódica de la actuación de aquéllos, como si se tratara de corporaciones empresariales cotizadas. Por último, se debe hacer una tipificación de genuinos delitos, cuyo bien jurídico no sólo sea el funcionamiento de la Administración Pública, sino y también el debido funcionamiento y comportamiento de los propios partidos políticos y de sus responsables, esto es, se debe identificar la conducta debida como un pauta de comportamiento exigible.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

  1. Estudios y Comentarios: ¿Hasta dónde podemos llegar los jueces?; por José Luis Requero, magistrado
  2. Actualidad: El TS confirma la indemnización para los dueños de la última casa de verano con mirador de la playa de Las Canteras
  3. Tribunal Supremo: El plazo de prescripción de la acción de responsabilidad contractual derivada de contrato de transporte de mercancías por carretera por los daños sufridos por la carga se suspende con el envío de e-mails comunicando el siniestro y los daños
  4. Tribunal Supremo: El TS cambia el criterio sobre el cálculo de la prestación por desempleo en supuestos de contrato y cotización a tiempo parcial, como consecuencia de la redacción dada al art. 211.3 de la LGSS por el RDLey 20/2012
  5. Tribunal Supremo: No cabe alegar error judicial frente a resoluciones dictadas por los Letrados de la Administración de Justicia
  6. Estudios y Comentarios: Paisaje alemán; por Francisco Sosa Wagner, catedrático de Derecho Administrativo e Igor Sosa Mayor, doctor por el Instituto Europeo de Florencia
  7. Actualidad: El Supremo rechaza que los magistrados del TC prevaricaran al avalar su propia reforma
  8. AN, TSJ, AAPP: El TSJ de Andalucía deniega el permiso de residencia de larga duración a un condenado por violencia de género
  9. Actualidad: El Supremo obliga a cargar al sistema eléctrico la indemnización a las eléctricas por el bono social
  10. Actualidad: Condenada a dos años de cárcel una empleada de una agencia de viajes de Sevilla por apropiarse de 60.000 euros

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana