Diario del Derecho. Edición de 22/09/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 11/01/2013
 
 

El triángulo virtuoso; por José M. de Areilza

11/01/2013
Compartir: 

El día 11 de enero de 2013, se ha publicado en el diario ABC, un artículo de José M. de Areilza, en el que el autor afirma que la Unión Europea de 2013 responde a las ideas británicas sobre integración europea y resultaría paradójico que el Gobierno de Londres en vez de declarar victoria se replegase y perdiera su batalla europea.

EL TRIÁNGULO VIRTUOSO

La reforma en curso sobre el euro ha desconcertado a Cameron, que se ha situado al margen del debate Estados Unidos no ha dejado de ser una potencia europea, a pesar de que su atención preferente se dirija cada vez más hacia el Pacífico. Prueba de ello ha sido la seria advertencia al Reino Unido hecha por Philip Gordon, responsable de asuntos europeos en el Departamento de Estado, de que cometería un error saliendo de la Unión Europea. Este experimentado altlantista no se anda por las ramas: hace unos años fue el primero en criticar el Tratado de Lisboa por la profusión de presidencias y el torpe diseño institucional con el que se pretendía el relanzamiento de la acción exterior de la Unión. Gordon opina casi como un europeísta, preocupado por conseguir que el proyecto de integración se refuerce y que exista una voz europea en los asuntos globales, eso sí, en asociación con Estados Unidos. Ante las dudas hamletianas de los británicos, presiona ahora al Gobierno Cameron para que evite la trampa de un referéndum de salida de la Unión Europea, que ensimismaría al país y simplificaría los términos de un debate mucho más complejo.

El enviado del presidente Obama va incluso más allá: propone que el Reino Unido se quede en la Unión para hacerla más abierta al mundo y convertirla en un actor global. De modo implícito, subraya que esa es la condición para seguir hablando de una relación especial entre los primos ingleses y norteamericanos. El problema es que la reforma en curso de la moneda común ha desconcertado a David Cameron, que se ha situado al margen del debate sobre el gobierno económico europeo e intenta competir en euroescepticismo con el cada vez más popular alcalde de Londres.

En muchos sentidos, la Unión Europea de 2013 responde a las ideas británicas sobre integración europea (número de países, centralidad del mercado interior, peso de los grandes Estados miembros). Resultaría paradójico que el Gobierno de Londres en vez de declarar victoria se replegase y perdiera su batalla europea.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana