Diario del Derecho. Edición de 23/10/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 10/12/2012
 
 

Elogio de la usura; por José Antonio Martín Pallín, abogado, Magistrado emérito del Tribunal Supremo y Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas

10/12/2012
Compartir: 

El día 8 de diciembre de 2012, se ha publicado en el diario El País, un artículo de José Antonio Martín Pallín, en el cual el autor considera que la hipoteca no es ya una garantía, se ha transmutado en un negocio disfrazado de producto financiero que actúa sobre un sector económico que fue el motor de muchas economías.

ELOGIO DE LA USURA

En el año 1787 el gran filósofo y humanista Jeremías Bentham se pronunciaba, de forma categórica, en defensa de la usura como motor de la economía. Como buen liberal utilitario sostenía que poner límites a los préstamos era un atentado contra la libertad. Reflexivo y autocrítico se propuso indagar sobre cuáles podrían ser las causas que justificarían reducir los tipos de interés en los préstamos. Manejaba varias claves: la prevención de la usura, la prevención de la prodigalidad, la protección de la indigencia contra la extorsión, la contención de la temeridad de los promotores y la protección de la simpleza contra el engaño.

Las reflexiones de Jeremías Bentham, que tan valiosas aportaciones han hecho a las ciencias sociales y jurídicas, se producían en el contexto social de su época. Es una lástima que no pueda proyectar su pensamiento sobre las reglas económicas que rigen nuestro mundo globalizado.

El que presta dinero quiere obtener una rentabilidad en forma de intereses y una garantía que cubra los perjuicios que se derivan de su impago. En España los Montes de Piedad nacieron para atender las demandas de las clases sociales más necesitadas concediéndoles préstamos gratuitos sin interés, garantizados con joyas y ropas para suavizar los abusos de la usura. La no devolución del préstamo otorga a la entidad la propiedad del collar o del anillo, liberando al que lo empeñó de cualquier otra responsabilidad.

Los préstamos garantizados con bienes inmuebles debieran haber seguido la misma tónica, pero el rendimiento económico del suelo destinado a la construcción de viviendas en régimen de propiedad horizontal ha roto todas las reglas y pautas legales. La hipoteca no es ya una garantía, se ha transmutado en un negocio disfrazado de producto financiero que actúa sobre un sector económico que fue el motor de muchas economías. El bien hipotecado es hoy mercancía muy tóxica para la economía real

Cuando las cosas se mutan el riesgo de cáncer está garantizado. Las últimas ramificaciones las estamos viviendo de forma dramática en los desahucios de cada día. Las consecuencias se aceleraron cuando el mundo de las finanzas comprendió que tenía un maná entre sus manos. Pero no carguemos exclusivamente las culpas sobre los banqueros, también el suelo era rentable para los municipios, las viviendas, para las haciendas públicas y los contratos, un artilugio para hacer circular dinero negro o para blanquear capitales procedentes del delito.

Tanto atractivo no podía dejar a nadie indiferente. Los bancos, en realidad, no prestaban dinero a los que querían adquirir una vivienda, les vendían hipotecas y otros productos adosados como seguros de vida y cantidades adicionales.

Para llegar a este escenario ficticio se comienza por desligar la hipoteca de su función originaria. Deja de utilizarse para cubrir la deuda mediante la dación en pago. Las leyes la convierten en un instrumento dinamizador del mercado inmobiliario. Cuando se llega a este nivel de ficción, las metástasis invaden el sistema financiero de forma masiva. Para sobrevivir acuden a una terapia agresiva e ineficaz, crean productos milagrosos (subprimes), cuando los efectos del tumor eran ya prácticamente inevitables. Una vez sentadas las bases de la metamorfosis el resultado es el previsible. Los bienes hipotecados se transforman en mercancías de un alto contenido tóxico para la economía real.

El comprador que necesita la vivienda no adquiere un piso sino una carga económica casi de por vida. Pero la vida casi nunca responde a las expectativas y si, por desgracia, un día le llega la notificación del desahucio le habrán despojado de su vivienda y le seguirán exprimiendo con intereses de demora que alcanzan cotas inadmisibles, ética y jurídicamente.

La mutación ha hecho crisis y los jueces se han dado cuenta de que lo que tienen entre manos no es una ejecución por impago de hipoteca sino un conglomerado de relaciones jurídicas que deben someter a los principios de la buena fe y de la equidad. Las cláusulas abusivas que deben ser expulsadas del mundo de los contratos.

La adaptación legal de las hipotecas era una necesidad urgente para amoldarla a las circunstancias económicas que surgían de las prodigiosas promociones inmobiliarias. Ya en 1855 los legisladores recordaban que las reformas en el orden civil y económico eran de más interés y urgencia que las leyes hipotecarias.

Todo lo que se estaba tejiendo alrededor de un llamado préstamo hipotecario era tan irreal, imaginario, gravoso e ineficiente que los restos del naufragio han tenido que pasar a una entidad artificiosa, conocida como banco malo, para refugio de las basuras que ha generado el sistema. El reciclaje de los residuos puede ser un buen negocio para unos pocos.

Las consecuencias personales más dramáticas las estamos contemplando en estos días. Las económicas nos han llevado, aquí y en otros países, a la crisis que los poderes políticos y financieros endosan a los pródigos y disolutos ciudadanos que, según sus infalibles diagnósticos, han vivido por encima de sus posibilidades. Pretenden transportarnos resignados hacia la ensoñación de un mundo al revés como el que describe la poesía de José Agustín Goytisolo: érase una vez un lobito bueno al que maltrataban todos los corderos.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana