Diario del Derecho. Edición de 14/12/2017
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 03/09/2012
 
 

Juan Ginés de Sepúlveda rescatado; por José Eugenio Soriano García, Catedrático de Derecho Administrativo, Ex Vocal del Tribunal de Defensa de la Competencia

03/09/2012
Compartir: 

El día 22 de agosto de 2012, se ha publicado en el diario El Imparcial, un artículo de José Eugenio Soriano García en el cual el autor reflexiona sobre la obra “Sepúlveda, cronista del Emperador” del profesor Muñoz Machado.

JUAN GINÉS DE SEPÚLVEDA RESCATADO

He acabado de leer el libro de Santiago Muñoz Machado sobre Juan Ginés de Sepúlveda, un compatriota suyo de patria chica, el pueblo cordobés de nacimiento, Pozoblanco. Tantos y tantos años denostado por un pensamiento política e históricamente correcto, que tenía su base en la acción directa de Fray Bartolomé de las Casas quien en su paroxismo y vida exagerada acalló en lo que pudo - y pudo mucho - a la obra del pozoalbense (“otra parte de la obra de Juan Ginés no fue publicada en su tiempo a causa de los enfrentamientos que tuvo con un dominico tan pendenciero como influyente” dice el autor).

Juan Ginés, formado en Alcalá y en el Real Colegio de España en Bolonia - ese monumento a la historia, increíblemente todavía vivo y feraz donde siguen fecundándose tesis doctorales de los mejores alumnos de España y Portugal- que fundó Don Gil de Albornoz en 1364, logró así una cultura académica y política italiana, la mejor de la época, (con una Italia existente solo como ideal no como país, lo que obliga a diferenciar entre las distintas aportaciones que cada ciudad, cada comarca, tenía, permitiendo una visión compleja de la política y de la milicia). Y largos años vivió en Italia tras los que estuvo en el Colegio, conociendo al dedillo las políticas internas de las cortes cardenalicias, bien relatadas en este libro. Libro, del que por cierto, resulta difícil decidir si está mejor escrito el relato con el que se compone la parte narrada o las inmensas notas que de por sí constituyen un mecanismo esencial para entender y aprehender bien lo que supuso el siglo XVI (Juan Ginés, nace en 1490 y fallece a finales de 1573). Aprovecho para recomendar al posible lector que maneje también las notas, ya que le resultarán extraordinarias para aprender y retener mucho de lo que allí se cuenta.

Aunque no le fue mal económicamente al cordobés, como lo demuestra el testamento con el que el profesor Muñoz Machado concluye su extensa - e intensa - relación, lo cierto es que cobra toda su fuerza las palabras introductorias del autor, cuando tremendamente dice: “...o el destino o la conducta que siguió mientras vivía forjaron para él y su obra las mayores ofensas que pueden infligirse a un creador, que son la tergiversación y el olvido”.

¡Tantos siglos atrás y descubrimos la enorme fuerza de la corrección política! Aunque es verdad que ha cobrado fuerza especial en nuestro siglo, hasta el punto de hacerse una relectura y rescritura de la historia, de la literatura, en fin de las propias actitudes, no es menos cierto que comprobamos como lo que sería correcto o no, tiene una fuerza inmensa, especialmente una fuerza negativa inmensa. El librito escrito sin licencia por Las Casas “Brevísima relación de la destrucción de las Indias por los españoles”, ha hecho más daño que todo un ejército junto a quienes hubieran querido comparar en sus exactos y justos términos la acción hispana en comparación con cualquier otra. Resulta increíble, para empezar y como primera pieza de descargo, que pudiera publicarse y además sin licencia alguna. Esto difícilmente habría sido posible en otro Reino, en otro lugar. Lo cual, demuestra más bien, que en el plano político aquellos hombres fueron unos formidables ingenuos. Una vez causado el daño, con las exageraciones, falta de veracidad, en fin, la réplica que a Las Casas hizo precisamente Sepúlveda, ese daño se perpetúa hasta nuestros mismos días. Cualquiera que tenga experiencia en América Hispana lo sabe bien.

Y contrasta totalmente con la felicidad y sorprendente seguridad que tienen sin embargo quienes colonizaron el norte de América. Su problema, desde hace dos siglos, es la raza y en concreto la raza negra, pero en modo alguno han tenido conciencia de problema con los indígenas que allí encontraron a principios del siglo XVI, pese a que ocurrieron las mismas cosas que en el sur: enfermedades- la hepatitis vírica extinguió a la población de los Massachusetts y en 1616 prácticamente ya no existían - tribus como los Abenaki y los Narragansett en conflicto continuo se apoyaron en los europeos hasta quedar todos extinguidos y a merced de estos últimos - en fin, costas bien pobladas fueron exterminadas a sangre, alcohol y fuego también, sin la menor conciencia del holocausto ni entonces ni en nuestros días. Ni leyes de Indias, ni frailes denunciadores, ni polémica en la misma Corona. Nada. Tampoco mezcla alguna entre los británicos - y demás nórdicos - con las poblaciones nativas. Y el resultado ya se sabe: del Rio Bravo o Grande (según quien lo llame) para arriba no queda un indio, apenas en una reserva unos pocos descendientes de los desgraciados casi extintos. Pero no existe leyenda negra. No hay mala conciencia. Todo es aceptado, ya que el instinto brutal y criminal lo monopolizábamos los españoles gracias a la labor de Las Casas. Muñoz Machado, que tiene un buen apunte en su libro sobre el tema del norte y la colonización británica, quizás alumbre con el tiempo, solo o en equipo, estas diferencias, con estudios concretos y con apoyo en Universidades del Sur de Estados Unidos donde quizás pueda encontrarse alguna alianza aunque fuera para un tema local y concreto.

Y exactamente en esa polémica, dentro del ámbito intrahispano solo, entró Ginés de Sepúlveda, para mostrar los argumentos racionales y no solamente pasionales, que tenían que acompañar a cualquier análisis, a cualquier estudio y no dejarse llevar por la hipérbole, a veces descrita como paranoica, del dominico.

Con el enorme conocimiento de lenguas clásicas y su literatura, filosofía, pensamiento, Ginés utiliza, como muestra el autor, argumentos racionales de todo orden, apoyándose singularmente en Aristóteles. Pero pese a su enorme lucha y argumentación, resultó perdedor en tales enfrentamientos.

Son muchas las reflexiones que sugiere la obra de Muñoz Machado. Para empezar, la propia idea de nuestro país, ya con algunas conformaciones claras en el siglo XVI. Una historia impresionante, que en concreto en relación con América, sigue despertando pasiones e incluso celos (todos los años surge alguno, sea Danés, Turco o Inglés, que afirma haberse descubierto América por sus respectivos nacionales, mucho antes que Colón). Y una historia también de la soledad del intelectual puro, encerrado en su despacho, entre legajos y libros, sin la astucia política de quien siendo muy inferior en categoría intelectual y en preparación, dispone sin embargo de las relaciones necesarias para ganar. Y ganar definitivamente.

Recomiendo vivamente al lector que este verano disfrute del espléndido volumen “Sepúlveda, cronista del Emperador”, donde encontrará de la mano del autor, Santiago Muñoz Machado, una briosa y bien dispuesta narrativa en la que la prosa le llevará directamente a la imaginación, al conocimiento y sobre todo a la reflexión de cómo hacer las cosas, si con la pura verdad y raciocinio o con los instrumentos que el poder exige y facilita también para el logro de los objetivos propuestos.

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2017

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana