Diario del Derecho. Edición de 31/10/2014
  • Diario del Derecho en formato RSS
  • ISSN 2254-1438
  • EDICIÓN DE 31/03/2011
 
 

Clasificación de la categoría de los establecimientos de alojamiento turístico en hotel, hotel apartamento y apartamento turístico

31/03/2011
Compartir: 

Decreto 20/2011, de 18 de marzo, por el cual se establecen las disposiciones generales de clasificación de la categoría de los establecimientos de alojamiento turístico en hotel, hotel apartamento y apartamento turístico de las Illes Balears (BOCAIB de 30 de marzo de 2011). Texto completo.

El Decreto 20/2011 desarrolla la Ley 2/1999 Vínculo a legislación, de 24 de marzo, general turística de las Illes Balears, en relación a las condiciones mínimas exigibles para establecer la clasificación, en las diversas categorías, de los establecimientos de alojamiento turístico de las Illes Balears de los grupos previstos en el artículo 15 de esta Ley, denominados establecimientos hoteleros y apartamentos turísticos.

La Ley 2/1999, de 24 de marzo, general turística de las Illes Balears puede consultarse en el Libro Séptimo del Repertorio de Legislación Vigente de Iustel.

DECRETO 20/2011, DE 18 DE MARZO, POR EL CUAL SE ESTABLECEN LAS DISPOSICIONES GENERALES DE CLASIFICACIÓN DE LA CATEGORÍA DE LOS ESTABLECIMIENTOS DE ALOJAMIENTO TURÍSTICO EN HOTEL, HOTEL APARTAMENTO Y APARTAMENTO TURÍSTICO DE LAS ILLES BALEARS

Los artículos 20 Vínculo a legislación y 22 Vínculo a legislación de la Ley 2/1999, de 24 de marzo, general turística de las Illes Balears, establecen la clasificación de los establecimientos de alojamiento.

Al efecto, los establecimientos hoteleros se clasifican en cinco categorías, identificadas con el símbolo de una estrella y los apartamentos turísticos en cuatro categorías, identificadas con el símbolo de una llave. El artículo 15.3 establece la obligación de los establecimientos turísticos de exhibir las placas identificadoras correspondientes a cada grupo y categoría y el artículo 2 de la misma Ley establece que las actividades turísticas se tienen que clasificar y regular mediante reglamento. De acuerdo con el artículo 28 de la Ley 2/1999, los requisitos, las características y las condiciones se tienen que establecer reglamentariamente.

A pesar de tener las competencias, la Comunidad Autónoma de las Illes Balears no reguló la clasificación, por lo tanto, se aplicó, de forma supletoria, la normativa aprobada por el Estado: el Real decreto 1634/1983 Vínculo a legislación, de 15 de junio, por el cual se establecen las normas de clasificación de los establecimientos hoteleros, el Real decreto 2877/1982 Vínculo a legislación, de 15 de octubre, sobre ordenación de apartamentos y viviendas de vacaciones, y la Orden de 17 de Vínculo a legislación enero de 1967 por la cual se aprueba la ordenación de los apartamentos bungalows y otros alojamientos similares de carácter turístico.

Desde el año 2009, la legislación relacionada con la transposición de la Directiva 2006/123/CE Vínculo a legislación, relativa a los servicios en el mercado interior, ha generado la modificación de la regulación que afecta, entre otros, a las empresas turísticas. Dentro de esta coyuntura normativa, el Estado ha derogado las normas reglamentarias en materia de turismo que estaban vigentes, pero sobre las cuales no podía hacer ninguna modificación, dado que las competencias pertenecen a las comunidades autónomas. Así el Real decreto 39/2010, de 15 de enero, por el cual se derogan diversas normas estatales sobre el acceso a las actividades turísticas y el ejercicio de éstas, derogó, entre otros, el Real decreto 1634/1983 Vínculo a legislación, el Real decreto 2877/1982 Vínculo a legislación y la Orden de 17 de Vínculo a legislación enero de 1967. En consecuencia, en el ámbito territorial de las Illes Balears, se ha producido un vacío en la regulación reglamentaria con respecto a la clasificación de los establecimientos, que afecta al derecho a la información de los consumidores y la relación de calidad exigible, de acuerdo con el artículo 40 de la Ley 2/1999, y dificulta la necesaria clasificación de los establecimientos a efectos de la declaración responsable y la inscripción de las empresas en los registros turísticos correspondientes.

Con anterioridad al Real decreto 39/2010, la Comunidad Autónoma de las Illes Balears aprobó el Decreto 60/2009 Vínculo a legislación, de 25 de septiembre, por el cual se establecen la unificación de los procedimientos y la simplificación de los trámites en materia turística, como también la declaración responsable del inicio de las actividades turísticas. Esta norma también derogó un amplio número de reglamentos autonómicos.

El Decreto 13/2011 Vínculo a legislación, de 25 de febrero, por el cual se establecen las disposiciones generales necesarias para facilitar la libertad de establecimiento y de prestación de servicios turísticos, la regulación de la declaración responsable y la simplificación de los procedimientos administrativos en materia turística, que derogó el Decreto 60/2009, no regula específicamente la clasificación, vista la importancia de establecer los requisitos mínimos que darán la categoría a los establecimientos, y que pide una norma específica de desarrollo, al amparo del artículo 2 de la Ley 2/1999.

De acuerdo con el artículo 24 Vínculo a legislación de Ley orgánica 1/2007, de 28 de febrero, de reforma del Estatuto de autonomía de las Illes Balears, ‘los poderes públicos de la comunidad autónoma tienen que reconocer la actividad turística como elemento económico estratégico de las Illes Balears. El fomento y la ordenación de la actividad turística se tienen que llevar a cabo con el objetivo de hacerla compatible con el respeto al medio ambiente, al patrimonio cultural y al territorio, y también con el impulso de políticas generales y sectoriales de fomento y ordenación económica que tengan como finalidad favorecer el crecimiento económico a medio y a largo plazo.’ En este sentido, en el presente Decreto se ha considerando trascendente la participación de las organizaciones más representativas del sector a efectos de considerar sus aportaciones y la valoración del sistema establecido como adecuado para la consecución de estos objetivos vinculados a la modernización y la competitividad.

Atendiendo a todas las circunstancias anteriores y de acuerdo con la Ley 2/1999, este Decreto establece el sistema de calificación de los establecimientos de alojamiento en hotel, hotel apartamento o apartamento turístico, a efectos de establecer la categoría que les corresponde. Además, se aprovecha para establecer un sistema de calificación nuevo que permite tener en cuenta, por una parte, las infraestructuras y el cumplimiento de unos mínimos, obligatorios para todos los establecimientos de la misma categoría y, por otra parte, los servicios prestados por los establecimientos, ofrecidos a libre elección de los titulares de los establecimientos. En este nuevo sistema se han valorado la importancia de la percepción de la calidad que tienen los consumidores y usuarios y los requisitos mínimos que se tienen que cumplir en todo el territorio de las Illes Balears adecuados a los estándares generales del sector, y la posibilidad de mejorar la competitividad del sector mediante un sistema flexible de la clasificación, con un espacio que permita la innovación empresarial en las Illes Balears.

La Ley orgánica 1/2007 Vínculo a legislación, de 28 de febrero, de reforma del Estatuto de autonomía de las Illes Balears, establece en el artículo 30.11 la competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma en materia de ‘Turismo. Ordenación y planificación del sector turístico. Promoción turística. Información turística. Oficinas de promoción turística en el exterior. Regulación y clasificación de las empresas y de los establecimientos turísticos. Regulación de las líneas públicas propias de apoyo y promoción del turismo’. En este sentido, la competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma en relación con ‘regulación y clasificación de las empresas y de los establecimientos turísticos’, además de la competencia en materia de ‘Defensa del consumidor y usuario’ prevista en el artículo 30.47, son el fundamento de la habilitación competencial de la Comunidad Autónoma respecto de la materia regulada en este Decreto, tal como recoge la disposición adicional única, sin perjuicio de las competencias de los consejos insulares con relación a su capacidad de autoorganización, tal como establece la misma disposición.

Por todo lo anterior, a propuesta de la consejera de Turismo y Trabajo, visto el dictamen del Consejo Económico y Social de las Illes Balears. Oído el Consejo Consultivo de las Illes Balears, y habiéndolo considerado el Consejo de Gobierno en la sesión de 18 de marzo de 2011, DECRETO

Capítulo I

Disposiciones generales

Artículo 1 Objeto

El presente Decreto tiene por objeto desarrollar la Ley 2/1999 Vínculo a legislación, de 24 de marzo, general turística de las Illes Balears, en relación a las condiciones mínimas exigibles para establecer la clasificación, en las diversas categorías, de los establecimientos de alojamiento turístico de las Illes Balears de los grupos previstos en el artículo 15 de esta Ley, denominados establecimientos hoteleros y apartamentos turísticos.

Artículo 2 Ámbito de aplicación

1. Las disposiciones del presente Decreto se aplican a los establecimientos de alojamiento turístico que desarrollan o ejercen la actividad en relación a los grupos a y b establecidos en el artículo 15 de la Ley 2/1999, es decir, en hotel, hotel apartamento y apartamento turístico.

2. Con el fin de establecer la categoría y la clasificación correspondiente, los establecimientos previstos en el apartado anterior y los servicios que presten tienen que cumplir las obligaciones o los requisitos derivados de la Ley 2/1999 Vínculo a legislación, de 24 de marzo, general turística de las Illes Balears, y del Decreto 13/2011 Vínculo a legislación, de 25 de febrero, por el cual se establecen las disposiciones generales necesarias para facilitar la libertad de establecimiento y de prestación de servicios turísticos, la regulación de la declaración responsable y la simplificación de los procedimientos administrativos en materia turística. Asimismo, tienen que cumplir las obligaciones o los requisitos establecidos en las normas de habitabilidad, accesibilidad, higiene, seguridad y en el resto de normas de protección del consumidor y usuario.

3. El presente Decreto se aplica a la Administración turística de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears y al resto de las administraciones competentes en materia turística, sin perjuicio de las competencias propias de los consejos insulares con relación a la ordenación turística.

Artículo 3 Principios generales

Las administraciones públicas competentes en materia de turismo tienen que adecuar la actividad a los principios siguientes:

a) La clasificación, como elemento esencial de la información al consumidor y usuario, en relación con las condiciones que presenta el establecimiento y los servicios que presta, se tiene que ajustar a unos mínimos alcanzados por la tradición y la costumbre con respecto a la prestación de servicios del sector turístico de las Illes Balears y la percepción del consumidor y usuario en relación con las categorías de los establecimientos.

b) La búsqueda de la mejora de las prestaciones del sector turístico de las Illes Balears, mediante la mejora de la categoría de los establecimientos como elemento de modernización, en un mercado competitivo y en constante innovación, que da libertad a las empresas para establecer nuevos productos y signos de identidad.

c) La libre elección de los titulares de los establecimientos de la categoría en la cual incluir el establecimiento, dentro de la escala de categorías respecto de las cuales tiene las condiciones y los requisitos mínimos de homogeneización del sistema de clasificación establecido en el presente Decreto.

d) La clasificación del establecimiento de acuerdo con lo establecido en la legislación turística es compatible con el acceso a otras calificaciones del establecimiento de entidades públicas o privadas que reconozcan la calidad, como valor añadido a la responsabilidad empresarial, en relación a los servicios turísticos.

e) En ningún caso el acceso a una categoría del establecimiento requiere la autorización de las administraciones turísticas, siendo suficiente una declaración responsable y una comunicación en los términos previstos en este Decreto.

f) La obligación del titular o responsable de efectuar la autoevaluación del establecimiento, de acuerdo con el sistema establecido en el presente Decreto, así como dar publicidad a efectos de informar al consumidor y usuario.

Al efecto, las administraciones tienen que poner a disposición de las empresas los cuestionarios de autoevaluación correspondientes.

g) La consideración de la correcta autoevaluación y su publicidad por parte de la empresa, y la comprobación de los datos y la publicidad en los registros por parte de la administración competente, como elemento esencial de la transparencia del mercado turístico, que facilita el impulso de la contratación tanto por los operadores turísticos, las agencias de viajes y otros intermediarios, como por el consumidor final.

Artículo 4 Categorías

1. De acuerdo con el artículo 20 de la Ley 2/1999, los establecimientos hoteleros se clasifican en dos grupos: hoteles y hotel apartamentos y, éstos, en cinco categorías identificadas por una, dos, tres, cuatro y cinco estrellas.

Las categorías de tres y cuatro estrellas pueden tener, además, la calificación de ‘superior’ y la categoría de cinco estrellas la calificación de ‘gran lujo’.

2. De acuerdo con el artículo 22 de la Ley 2/1999, los apartamentos turísticos se clasifican en cuatro categorías, identificadas con una, dos, tres y cuatro llaves.

Las categorías de tres y cuatro llaves pueden tener, además, la calificación de ‘superior’.

Artículo 5 Obligación de clasificación de los establecimientos

1. La clasificación en una de las categorías establecidas es obligatoria para todos los establecimientos mencionados en el artículo anterior y, de acuerdo con el principio establecido en el apartado c del artículo 3, es de libre elección por el titular del establecimiento, en las diversas categorías respecto de las cuales tiene las condiciones y los requisitos mínimos.

2. La adecuación de los establecimientos autorizados y en funcionamiento a alguna de las categorías establecidas en el presente Decreto requiere la calificación suficiente prevista en los anexos 1 y 2.

3. En el supuesto de nuevos establecimientos, de acuerdo con la disposición adicional quinta de la Ley 2/1999, los hoteles y los hoteles apartamentos tienen que tener la calificación mínima de cuatro o cinco estrellas, o de tres estrellas, si se trata de hoteles de ciudad, y, si se trata de apartamentos turísticos, tienen que tener una calificación mínima de tres o cuatro llaves.

Capítulo II

Normas sobre el sistema de calificación de la categoría

Artículo 6 Sistema de calificación

1. A efectos de obtener la categoría correspondiente, los establecimientos tienen que tener los requisitos mínimos de carácter común para todos los establecimientos de la misma categoría y, si procede, de otras condiciones o servicios de libre elección por los titulares de los establecimientos, hasta llegar al conjunto de condiciones de infraestructuras y de servicios que obtengan una calificación suficiente para acceder a la categoría.

2. Los requisitos, condiciones o servicios que se pueden tener en cuenta a efectos de la calificación de los hoteles y los apartamentos turísticos son los establecidos en los anexos 1 y 2, respectivamente.

Artículo 7 Normas de aplicación del sistema

Para aplicar el sistema de calificación, en relación a las prescripciones de los anexos 1 y 2, se tienen que tener en cuenta las normas siguientes:

1. Los requisitos mínimos -señalados con la letra M en cada categoría y las condiciones o los servicios de libre elección se indican con la denominación de criterios.

2. Los criterios se agrupan en diversas secciones: áreas comunes, mobiliario y equipamientos de las habitaciones o apartamentos, restauración, medioambiental, ocio y tiempo libre, entre otros.

3. Cada criterio tiene asignada una puntuación determinada y única, a excepción de unos supuestos determinados en que los criterios son alternativos (señalados con letras alfabéticamente correlativas) y, en consecuencia, la puntuación no se puede acumular.

4. La puntuación final resulta de la suma de la puntuación de todos los criterios alcanzados por el establecimiento y los servicios y determina la categoría que le corresponde.

5. A Efectos de acceder a una categoría, se tiene que obtener la puntuación mínima siguiente:

a) Hoteles:

1 estrella: 120 puntos 2 estrellas: 200 puntos 3 estrellas: 300 puntos 3 estrellas ‘superior’: 450 puntos 4 estrellas: 500 puntos 4 estrellas ‘superior’: 650 puntos 5 estrellas: 700 puntos 5 estrellas ‘gran lujo’: 950 puntos b) Hoteles apartamentos: se añade a la puntuación correspondiente de los hoteles aquello que es propio de la tipología de apartamentos:

1 estrella: 120 +21 = 141 puntos 2 estrellas: 200 +25 = 225 puntos 3 estrellas: 300 + 30 = 330 puntos 3 estrellas ‘superior’: 450 + 30 = 480 puntos 4 estrellas: 500 + 35 = 535 puntos 4 estrellas ‘superior’: 650 +35 = 685 puntos 5 estrellas: 700 +40 = 740 puntos 5 estrellas ‘gran lujo’: 950 + 40 = 990 puntos c) Apartamentos turísticos:

1 llave: 90 puntos EXT. 30-03-2011 35 2 llaves: 150 puntos 3 llaves: 230 puntos 3 llaves ‘superior’: 340 puntos 4 llaves: 380 puntos 4 llaves ‘superior’: 500 puntos

Artículo 8 Autoevaluación

Para facilitar a las personas interesadas un modelo de autoevaluación en lo referente a la calificación de las categorías establecidas en este Decreto, las administraciones competentes en materia de turismo tienen que publicar en sus portales informáticos los cuestionarios adecuados que recojan los criterios y la puntuación de los anexos 1 y 2.

Capítulo III

Normas sobre los derechos de los consumidores y usuarios respecto de la calidad y los servicios de los establecimientos

Artículo 9 Derechos del consumidor y usuario en cuanto a la categoría del establecimiento

1. De acuerdo con el artículo 40 de la Ley 2/1999, cualquier usuario de servicios turísticos tiene derechos a que los bienes y los servicios que adquiera sean de la categoría y los requisitos legales contratados o, si no hay pacto, de la calidad que tenga proporción directa con la categoría de la empresa o del establecimiento turístico. Al efecto, cumplir las condiciones establecidas para el acceso a la categoría, tanto de mínimos como de criterios de libre elección por el establecimiento, que consten en la autoevaluación y alcancen la calificación correspondiente a la categoría, se consideran los mínimos requeridos a efectos de la proporción exigible prevista en el artículo mencionado.

2. De acuerdo con el artículo 15 Vínculo a legislación de la Ley 1/1998, de 10 de marzo, del Estatuto de los consumidores y usuarios de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears, las empresas turísticas tienen que cumplir las exigencias determinadas en la normativa sobre presentación y publicidad de los productos y servicios, a efectos de ofrecer una información correcta con respecto a la calidad y a la categoría de los establecimientos y servicios, además de la información prevista en el artículo siguiente.

Artículo 10 Información al consumidor en cuanto a los establecimientos de alojamiento turístico

Sin perjuicio de lo establecido en los artículos 22 Vínculo a legislación y 23 Vínculo a legislación de la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre libre acceso a las actividades de servicios y el ejercicio de éstas, y de los derechos establecidos en la legislación en materia de protección del consumidor y usuario, a efectos de facilitar el derecho a la información previa de los servicios turísticos de los consumidores y usuarios:

1. Los establecimientos de alojamiento turístico tienen que exhibir en la entrada principal del establecimiento, en un lugar destacado y visible, la placa distintiva donde tiene que constar la modalidad y la categoría, de acuerdo con el modelo del anexo 3.

2. El reconocimiento de cualidades o de especialidades de los establecimientos por parte de las entidades oficiales o de reconocido prestigio permite colocar el distintivo correspondiente cerca de la placa distintiva.

Recíprocamente, si en la documentación o en la publicidad del establecimiento constan estos reconocimientos, se tiene que indicar el grupo y la categoría del establecimiento previsto en el presente Decreto, lo cual no tiene que dar lugar a confusión sobre el origen de las diferentes calificaciones.

3. Las empresas turísticas de alojamiento tienen que informar a través de la página web o documentalmente de la autoevaluación realizada para obtener la categoría alcanzada. En todo caso, la información al consumidor tiene que ser actualizada por el responsable del establecimiento, aunque, sin disminuir la categoría, pueda tener alguna diferencia en relación a la declarada inicialmente ante la administración competente, de acuerdo con lo que establece el apartado 3 del artículo 12.

4. Las empresas turísticas de alojamiento tienen que proporcionar a los consumidores información clara, correcta y completa de las características de los servicios incluidos. En cualquier caso, se tiene que proporcionar al consumidor información sobre el servicio completo.

Capítulo IV

Procedimiento de declaración de la categoría, la inscripción en los registros y la comprobación

Artículo 11 Declaración y comunicación de la categoría

A fin de que los consejos insulares inscriban la categoría en el Registro de Empresas, Actividades y Establecimientos Turísticos insular correspondiente, los titulares de los establecimientos tienen que indicar la categoría en la declaración responsable de inicio de la actividad (DRIAT) establecida en el artículo 18 del 13/2011, de 25 de febrero, por el cual se establecen las disposiciones generales necesarias para facilitar la libertad de establecimiento y de prestación de servicios turísticos, la regulación de la declaración responsable, y la simplificación de los procedimientos administrativos en materia turística.

A Efectos de la declaración de la categoría, los interesados tienen que hacer la clasificación de los establecimientos mediante una autoevaluación y hacer el cuestionario mencionado en el artículo 8, para adjuntarlo a la declaración.

Respecto a la declaración de la categoría, conjuntamente con la DRIAT o las comunicaciones de la modificación de categoría, es de aplicación el procedimiento de inscripción en los registros previsto en el Decreto mencionado.

Artículo 12 Mantenimiento y modificación de la categoría o de las prestaciones

1. La categoría declarada ante la administración turística se mantiene siempre que se cumplan las condiciones establecidas en los apartados 1 y 2 del artículo 5.

2. Todas las dependencias, las unidades de alojamiento, las instalaciones, el mobiliario y el equipamiento tienen que estar en todo momento en las condiciones de calidad establecidas en los criterios que se han tenido en cuenta a efectos de obtener la categoría, en perfectas condiciones de limpieza y funcionamiento, y arreglando inmediatamente cualquier desperfecto o avería que haya.

3. La modificación de las condiciones o los servicios del establecimiento obliga a los titulares a hacer la autoevaluación otra vez y, si procede, a modificar la categoría. Si las modificaciones sólo afectan a las condiciones o a los servicios de libre elección de los titulares de los establecimientos, sin efecto de rebaja de la categoría registrada, no es obligatorio comunicarlo al consejo insular competente, y es suficiente informar a los consumidores de la nueva autoevaluación en la forma prevista en el artículo 11.3.

4. En todo caso, de acuerdo con el apartado anterior y el artículo 11.3, las comprobaciones y las inspecciones que se hagan en los establecimientos tienen que tener en cuenta las autoevaluaciones informadas, mediante la página web o de otros, del día de la inspección. En el supuesto de que falte esta información, sin perjuicio de las consecuencias sancionadoras de este hecho, se tiene que tener en cuenta la categoría del establecimiento que conste en el registro correspondiente.

Artículo 13 Comprobación e inspección

1. El régimen de comprobación de la declaración y la veracidad de ésta, así como de la comprobación del establecimiento y los servicios declarados, es el que establece el capítulo V del 13/2011, de 25 de febrero, por el cual se establecen las disposiciones generales necesarias para facilitar la libertad de establecimiento y de prestación de servicios turísticos, la regulación de la declaración responsable y la simplificación de los procedimientos administrativos en materia turística.

2. La administración turística competente puede en cualquier momento revisar de oficio o a instancia de la persona interesada la clasificación de los establecimientos, a efectos de comprobar la veracidad de los datos indicados en la autoevaluación prevista en el artículo 8. No obstante, sólo puede instar la modificación de la categoría declarada cuando ésta sea superior a la calificación mínima que se obtiene, de acuerdo con los requisitos, las condiciones o los servicios realmente prestados por el establecimiento. En el supuesto contrario, se tiene que aplicar el principio de libre elección de la categoría por el titular del establecimiento, de acuerdo con el apartado c del artículo 3.

3. Las administraciones turísticas tienen que velar para que los establecimientos de alojamiento cumplan los requisitos, las condiciones y los servicios de su categoría. Por eso, además de la visita de inspección como consecuencia de la DRIAT, prevista en el Decreto mencionado, los consejos insulares pueden establecer planes de inspección específicos con respecto a la categoría de los establecimientos, así como la obligación de la renovación periódica de la categoría, mediante la autoevaluación de los establecimientos y la presentación de ésta a la administración turística competente.

Disposición adicional única Habilitación competencial 1. Lo dispuesto en el presente Decreto se dicta en virtud de la competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma en materia de regulación y clasificación de las empresas y de los establecimientos turísticos, prevista en el artículo 30.10 Vínculo a legislación de la Ley orgánica 1/2007, de 28 de febrero, de reforma del Estatuto de autonomía de las Illes Balears; con la excepción de los preceptos del capítulo III de este Decreto, que se dictan en virtud de la competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma en materia de defensa de los consumidores y de los usuarios, prevista en el artículo 30.47 Vínculo a legislación de la Ley orgánica 1/2007.

2. A efectos del ejercicio de las competencias propias en materia de procedimiento administrativo, los consejos insulares pueden establecer las disposiciones que consideren adecuadas en relación a lo que establecen el apartado 3 del artículo 13 y la disposición transitoria primera.

Disposición transitoria primera Expedientes en tramitación

1. En los expedientes que se encuentren en tramitación a la entrada en vigor de este Decreto, los solicitantes, en el plazo de dos meses desde la entrada en vigor, tienen que aportar la documentación que establece el Decreto, según la categoría que desarrolle.

2. La administración competente tiene que informar de esta circunstancia a los solicitantes que se encuentren en la situación del apartado anterior.

Disposición transitoria segunda Competencias del Consejo Insular de Mallorca Hasta que el Consejo Insular de Mallorca no asuma las funciones y los servicios en relación a las competencias en materia de ordenación del turismo que le corresponden, de acuerdo con la Ley orgánica 1/2007 Vínculo a legislación, el Gobierno y la Administración de las Illes Balears tienen que continuar ejerciendo las funciones a que se refiere el presente Decreto.

Disposición transitoria tercera Adaptación de los establecimientos con categoría registrada a la entrada en vigor del Decreto

1. En un plazo de un año, desde la entrada en vigor del presente Decreto, los establecimientos de alojamiento turístico inscritos en el Registro de Empresas, Actividades y Establecimientos Turísticos tienen que hacer la autoevaluación de acuerdo con el presente Decreto. Si la calificación de la autoevaluación no coincide con la categoría que tienen asignada actualmente, tienen que adaptarse a los nuevos criterios, hacer la autoevaluación otra vez y presentarla a la administración competente. El plazo de un año empezará el día de la publicación en el Boletín Oficial de las Illes Balears de la resolución establecida en el apartado 3 de la disposición final primera de este Decreto.

2. En el supuesto de que la adaptación no pueda hacerse en el plazo del apartado anterior, tienen que informar a la administración competente. En este supuesto, tienen un plazo de un máximo de 6 años para adaptarse al cumplimiento de los requisitos y las condiciones del presente Decreto.

3. Hasta que el establecimiento no se adapte al presente Decreto, se tiene que cumplir los requisitos y las condiciones aplicables de la legislación vigente en el momento de la inscripción en el registro correspondiente y, si procede, en los plazos de la autorización. En este supuesto, y hasta que no se adapte, no puede ni tiene que informar al consumidor en los términos específicos del artículo 10.3, sin perjuicio de la aplicación del artículo 22.4 Vínculo a legislación de la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre libre acceso a las actividades de servicios y el ejercicio de éstas, y del resto de la legislación en materia de derechos de información al consumidor y usuario.

Disposición derogatoria

Quedan derogadas todas las disposiciones de rango igual o inferior que contradigan lo que dispone este Decreto.

Disposición final primera Aplicación y desarrollo

1. Periódicamente, el Gobierno de las Illes Balears tiene que revisar los criterios establecidos en el presente Decreto para adaptarlos, si procede, a la modernización y mejora de la competitividad del sector turístico y, especialmente, actualizar los anexos 1 y 2. Para esta tarea tiene que contar con las entidades empresariales y sociales más representativas del sector y los consejos insulares.

2. Se faculta a las consejerías de Turismo y Trabajo y de Salud y Consumo para que dicten las disposiciones necesarias para aplicar y desarrollar el presente Decreto, en el ámbito de sus competencias.

3. En un plazo no superior a un mes, desde la entrada en vigor de este Decreto, la consejera de Turismo y Trabajo tiene que aprobar un modelo de cuestionario de autoevaluación, de acuerdo con el artículo 8 de este Decreto.

Este cuestionario, junto con la aplicación o el programa informático adecuado que facilite la autoevaluación y calificación de las puntuaciones y la conversión en el documento resultante adecuado, se facilitará a los consejos insulares a efectos del cumplimiento por los responsables de los establecimientos de lo que establecen el apartado 3 del artículo 10 y el artículo 11. En todo caso, la resolución de aprobación del modelo se tiene que publicar en el Boletín Oficial de las Illes Balears y, además, el modelo de cuestionario mencionado y el acceso a la aplicación o el programa informático de autoevaluación se tiene que facilitar a las personas interesadas mediante el portal informático de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears y de los consejos insulares.

Disposición final segunda Entrada en vigor

Este Decreto entrará en vigor al día siguiente de haberse publicado en el Boletín Oficial de las Illes Balears.

Anexos

Omitidos.

Noticias Relacionadas

  • Currículo del ciclo formativo de grado superior de gestión de alojamientos turísticos
    Decreto 126/2013, de 5 de marzo, por el que se establece el currículo del ciclo formativo de grado superior de gestión de alojamientos turísticos (DOGC de 7 de marzo de 2013). Texto completo. 08/03/2013
  • Guía de Turismo
    Decreto 9/2013, de 19 de febrero, del Presidente, por el que se modifica el Decreto 212/2011, de 10 de noviembre, del Presidente, de desarrollo del Decreto 13/2010, de 11 de febrero, sobre acceso y ejercicio de la profesión de Guía de Turismo en la Comunidad Autónoma de Canarias (BOC de 28 de febrero de 2013). Texto completo. 01/03/2013
  • Distintivos de identificación en el exterior de los locales de hostelería
    Orden de 1 de febrero de 2013, de la Consejera de Seguridad, por la que se amplía el plazo para la instalación de los distintivos de identificación en el exterior de los locales de hostelería y de espectáculos públicos a que se refiere la Orden de 25 de junio de 2012 (BOPV de 13 de febrero de 2013). Texto completo. 14/02/2013
  • Actividad turística de restauración
    Decreto 29/2013, de 31 de enero, que modifica el Decreto 90/2010, de 22 de julio, por el que se regula la actividad turística de restauración y los establecimientos donde se desarrolla (BOC de 11 de febrero de 2013). Texto completo. 12/02/2013
  • Ayudas al sector turístico
    Orden de 10 de enero de 2013 por la que se convocan ayudas al sector turístico, al amparo de lo establecido en el Decreto 78/2012, de 11 de mayo, modificado mediante Decreto 245/2012, de 18 de diciembre (DOE de 28 de enero de 2013). Texto completo. 29/01/2013
  • Agencias de Viajes
    Decreto 2/2013, de 4 de enero, del Consell, de modificación del Decreto 20/1997, de 11 de febrero, del Consell, por el que se aprobó el Reglamento de Agencias de Viajes de la Comunitat Valenciana (DOCV de 7 de enero de 2013). Texto completo. 09/01/2013
  • Viviendas Rurales Sostenibles
    Ley 5/2012, de 20 de diciembre, de Viviendas Rurales Sostenibles (BOCAM de 27 de diciembre de 2012) Texto completo. 28/12/2012
  • Albergues Turísticos
    Decreto 244/2012, de 18 de diciembre, por el que se establece la ordenación de los Albergues Turísticos de la Comunidad Autónoma de Extremadura (DOE de 21 de diciembre de 2012). Texto completo. 24/12/2012
  • Subvenciones para el fomento de la calidad del sector turístico de Extremadura
    Decreto 245/2012, de 18 de diciembre, por el que se modifica el Decreto 78/2012, de 11 de mayo, por el que se establecen las bases reguladoras de las subvenciones para el fomento de la calidad del sector turístico de Extremadura (DOE de 21 de diciembre de 2012). Texto completo. 24/12/2012
  • Reforma del Régimen Transitorio en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo
    Ley de Cantabria 5/2012, de 11 de diciembre, de Reforma del Régimen Transitorio en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo (BOCA de 19 de diciembre de 2012). Texto completo. 20/12/2012

Comentarios

Escribir un comentario

Para poder opinar es necesario el registro. Si ya es usuario registrado, escriba su nombre de usuario y contraseña:

 

Si desea registrase en www.iustel.com y poder escribir un comentario, puede hacerlo a través el siguiente enlace: Registrarme en www.iustel.com.

  • Iustel no es responsable de los comentarios escritos por los usuarios.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad:

Revista El Cronista:

Revista El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho

Lo más leído:

Secciones:

Boletines Oficiales:

 

© PORTALDERECHO 2001-2014

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI: abre una nueva ventana